Porqué

¿Por qué hay que subir las ventanillas de los aviones al despegar y aterrizar?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 27 de julio de 2019

1 minuto

Son muchas las personas que prefieren mantener la ventanilla bajada cuando el avión despega

Ventanilla del avión

Los viajes en avión, sobre todo a la hora de despegar y aterrizar, requieren una serie de medidas de seguridad que la tripulación recuerda en cada trayecto. Hablamos de abrocharse el cinturón de seguridad, cerrar correctamente la bandeja, colocar tu bolso o mochila debajo del asiento o conocer la ubicación exacta del chaleco salvavidas. Sin embargo, las azafatas también suelen cuidar una serie de detalles que a veces pasan inadvertidos para la mayoría de pasajeros como, por ejemplo, que las ventanillas siempre estén abiertas durante la llegada o la salida del aeropuerto. ¿Cuál es el motivo?

No es obligatorio, pero sí recomendable

Aunque en la mayoría de aerolíneas te "obliguen" a subir las ventanillas antes de despeguar o aterrizar en la pista, lo cierto es que es una ley no escrita y cada compañía decide si aplicarla o no. No obstante, los motivos que hay detrás tienen todo el sentido.

Esta práctica está muy vinculada a otra que también suele ocurrir en la mayoría de vuelos y que consiste en atenuar las luces del interior del avión, sobre todo si se trata de un trayecto nocturno. La combinación de ambas pautas supone una medida de seguridad en el caso de enfrentarse a un accidente improvisado o un aterrizaje de emergencia.

Mirando por la ventanilla del avión

Subiendo las ventanillas y apagando las luces se consigue que, si fuera necesaria una evacuación, los equipos de rescate pudieran visualizar mejor el interior de la nave, confirmando así el estado de los pasajeros y la tripulación, así como las condiciones en las que se encuentra el avión.

Asimismo, estas medidas también ayudarían a la tripulación a conocer el exterior para determinar qué salida de emergencia es más conveniente utilizar, evitando así posibles obstáculos, zonas de fuego o caídas más pronunciadas. En cuanto a las luces, algunos expertos también apuntan a la facilidad de los pasajeros para adaptarse a la falta de luz que puede haber en el exterior si tiene lugar una evacuación nocturna, lo que aumentaría la velocidad a la hora de abandonar el avión. Por lo tanto, a partir de ahora, sigue a rajatabla todos los consejos de la tripulación, aunque no conozcas los motivos para ello, podrían salvarte la vida.

0

No hay comentarios ¿Te animas?