Porqué

El motivo por el que no deberías reparar las grietas en la pared rápidamente

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Lunes 14 de junio de 2021

3 minutos

Observarlas durante un tiempo aporta información valiosa sobre sus causas y su gravedad

El motivo por el que no deberías reparar las grietas en la pared rápidamente (Foto Bigstock)
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Lunes 14 de junio de 2021

3 minutos

Con el paso del tiempo pueden aparecer en nuestras paredes desconchados, grietas y otros desperfectos. En ocasiones los puedes reparar tu mismo porque se deben simplemente al envejecimiento natural de la pintura, la radiación solar, la falta de ventilación o las humedades. Sin embargo, en el caso de las grietas, algunas pueden no deberse a un simple deterioro de partes estéticas del interior de nuestro hogar y, por tanto, resultar peligrosas.

Porqué no deberías reparar las grietas en la pared rápidamente (Foto Bigstock) 2

No es el caso de las que se producen como consecuencia de los asentamientos de los edificios de nueva construcción o los cambios de temperaturas. En este sentido, es normal que durante los primeros años de la vida de un edificio aparezcan fisuras o microfisuras en diversas partes del mismo, debidas a su asentamiento en el terreno. De hecho, esas mismas fisuras pueden aparecer en cualquier espacio común de la finca (escalera, fachadas, muros) debido a la dilatación de materiales, sin que eso signifique necesariamente que los que se hayan utilizado en su construcción sean de mala calidad. Si eres un manitas y adquieres los materiales adecuados (básicamente masilla, espátula y lija), este tipo de grietas las podrías arreglar tu.

No tan rápido

Si lo que tenemos en la pared es una fisura o una pequeña grieta, será suficiente con introducir el filo de la espátula y agrandar un poco la grieta en forma de ‘V’. A continuación, se trata de introducir simplemente masilla en su interior y, una vez que esté seca, aplicar de nuevo masilla de acabado y lijar todo el material sobrante. No obstante, los expertos aconsejan no tener demasiada prisa a la hora de reparar las grietas que aparecen en las paredes, porque determinar las causas reales de su aparición no siempre resulta sencillo.

El consejo en estos casos es anotar la fecha en la que se detectan las grietas y pasar a observarlas durante un determinado periodo de tiempo. Si lo haces de este modo, podrás averiguar, por ejemplo, si se mantienen estáticas o son dinámicas (se van alargando, ensanchando, cambiando de dirección, etc.). Así, se sabe que las más peligrosas son las que tienen una inclinación de 45 grados con respecto al suelo, especialmente si van subiendo en diagonal por la pared en forma de escalera.

Además, si no estamos hablando de grandes grietas que de entrada puedan ser peligrosas, observarlas con el paso del tiempo nos dará más información sobre en qué épocas del año y en qué condiciones meteorológicas se agravan o si, por el contrario, su apertura coincide con la realización de obras puntuales en parcelas o edificios colindantes. En este sentido, también recomendable comentar la situación con el resto de los vecinos para comprobar si es un problema generalizado de la finca o solo un problema puntual de nuestra vivienda.

Sobre el autor:

Toni Esteve

Toni Esteve es redactor especializado en temas de economía y consumo.

… saber más sobre el autor