Porqué

¿Por qué los nazarenos llevan capirote en las procesiones de Semana Santa?

Rosa María Torres

Martes 16 de abril de 2019

3 minutos

El capirote siempre ha estado asociado a una finalidad penitencial

Procesión de Semana Santa (Bigstock)
Rosa María Torres

Martes 16 de abril de 2019

3 minutos

Con la llegada de la Semana Santa las calles de todas las ciudades españolas se inundan de nazarenos vestidos con las típicas túnicas sobre el cuerpo y el capirote para cubrir la cabeza. Pero ¿de dónde viene esta tradición?

El origen del capirote o capuchón que llevan los nazaremos nace en los comienzos de la Inquisición, en el siglo XV aproximadamente. En esta época las personas que tenían que cumplir condena, por delitos religiosos, debían usar una prenda de tela que les cubriera el pecho y la espalda y un cucurucho de cartón u otro material que simbolizara la penitencia que se les había impuesto.

Además, su forma cónica ascendente, hace referencia a la cercanía entre el penitente y el cielo. Por supuesto, el rostro debía ir tapado, para salvaguardar la identidad del penitente. Por su parte, la tela con la que cubrían su pecho era conocida como "sanbenito" (de aquí nació la popular frase "colgar a uno el sanbenito").

Llega a Sevilla

A partir del siglo XVII, dado su significado penitencial y teniendo en cuenta que es el mismo significado que rige una procesión, esta costumbre fue adoptada por las hermandades religiosas de Sevilla para sus procesiones. De forma rápida se extendió por toda España y acabó siendo una parte básica, fundamental y distintiva del atuendo de los nazarenos.

Eso sí, cada hermandad ha elegido los colores que mejor le simbolizan. El color rojo suele estar ligado a la sangre y pasión de Cristo, el blanco a la pureza y el negro al luto.

Semana Santa Cáceres (bigstock)

Curiosidades del capirote

En función de la localidad en la que te encuentres se le conoce como capirote, capuz, capuchón o, incluso, cucurucho. Tan peculiar es su nombre, como la forma de colocarlo. Y es que cada Comunidad Autónoma, tiene su propia forma. Por ejemplo, en Murcia se coloca sin cubrir la cabeza con el antifaz. En Castilla-La Mancha, por el contrario, sí se cubre el rostro. Los tipos también son diversos: capuz de habichuela, capirote caído, etc.

El capuz es un "accesorio" que siempre va ligado a un significado dependiendo de la hermandad. La cofradía de San Juan Evangelista y la de las Siete Palabras, en Zaragoza, son las que llevan el capirote más alto. En Sevilla, las agrupaciones del Silencio y del Gran Poder cuentan con cucuruchos de hasta 1,15 metros de alto.

Una de las grandes ventajas es que, gracias a los avances del tiempo, los materiales con los que se confeccionan y las forman que ayudan a mantenerlo sobre la cabeza y mejor la ventilación, cada vez son mejores. Además, en algunas comunidades como Sevilla no se permite la entrada a la catedral durante la procesión sin el capirote.