Practicopedia

¿Qué es el "slow cooking", el "slow shopping" y esa moda de hacer las cosas con calma?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Martes 30 de julio de 2019

2 minutos

Esta tendencia huye de las prisas y supone una vuelta a retomar buenas costumbres

¿Qué es el slow cooking y el slow shopping?

No cabe duda de que todo se mueve a una velocidad cada vez mayor. La sociedad está inmersa en una vorágine que muchas veces resulta excesiva. Y esto se ve en cada una de las facetas de la vida: desde lo que comemos, hasta lo que compramos o incluso cómo nos movemos.

Nadie como los lectores de 65ymás sabe tanto de esta evolución pues la han vivido en sus propias carnes y, de un modo u otro, se han visto arrastrados para adaptarse a tiempos más “rápidos”. Sin embargo, parece que para muchos este ritmo de vida y consumismo debe racionalizarse y por ello han surgido diversos movimientos que utilizan el adjetivo lento (slow en inglés) para proponer una filosofía que calme esas actividades, volviendo a tener un mayor control sobre el tiempo. Es decir, retomar costumbres muy saludables que hace solo tres décadas eran habituales.

Recuperando lo “slow”

Es posible que hayas leído sobre tendencias como slow cooking, slow shopping o slow travel. Todas ellas forman parte de esta “nueva” manera de vida que probablemente te resulte muy familiar. Pero vayamos una por una:

  • Slow cooking (cocinar lento). Consiste en cocinar a fuego lento, preparando platos que sean más saludables y con mejores texturas. Es decir, hacer guisos “de toda la vida” que aporten nutrientes, huyan de las grasas saturadas y nos hagan abandonar la comida rápida.
  • Slow shopping (comprar lentamente). La razón de esta tendencia es entender el proceso de compra de un modo diferente a como se viene realizando. Su objetivo es huir del consumismo exacerbado y pensar más que se compra. Además, busca promover las pequeñas tiendas y los comercios de proximidad, devolviendo la importancia a las relaciones personales entre cliente y proveedor. También apuesta por la compra de productos duraderos y por la reparación de los mismos. Es decir, de algún modo consiste en volver al modo en que se compraba hace unas décadas y que muchas personas mayores siguen manteniendo.
Si te gustan las aves, la naturaleza y viajar puedes apuntarte al turismo ornitológico (Bigstock)
  • Slow travel (viajar con más “lentitud”). No quiere decir que los viajes deban ser mucho más lentos, sino que se disfruten desde que se organizan hasta que se llevan a cabo. Y por supuesto, se han de eliminar las prisas, ya que durante el resto del año ya están presentes.
  • Slow fashion (moda lenta). Este concepto se centra en promover la transparencia de los procesos de producción y que se sepa en todo momento cómo ha sido la fabricación y distribución. Está muy relacionado con las prendas de ropa de comercio justo. Al igual que los anteriores, propone alejarse del consumismo y de la continua e innecesaria compra de prendas.
0

No hay comentarios ¿Te animas?