Practicopedia

Setas venenosas que te puedes encontrar en los campos españoles

Marco Herrera

Foto: BigStock

Martes 5 de noviembre de 2019

4 minutos

Es crucial conocer las setas antes de salir a cogerlas, ya que pueden poner nuestra vida en peligro

Setas venenosas que te puedes encontrar en los campos españoles; Amanita verna

Recolectar setas es una de las aficiones preferidas para un día de campo de los españoles, especialmente en edades avanzadas. La geografía española cuenta con una amplia gama de setas por sus campos. Entre ellas, varios tipos de setas venenosas que es importante conocer antes de salir a recolectarlas, ya que muchas de ellas pueden incluso poner en peligro nuestra vida.

Aunque a continuación repasaremos este tipo de níscalos para ayudarte a distinguirlos con cuidado, es aconsejable que si no tienes conocimientos muy avanzados en esta materia, salgas a recogerlas con alguien de cierta experiencia que pueda guiarte especialmente sobre dónde encontrarlas y cuáles no debes coger para no poner en riesgo tu salud.

Amanita phalloides

Comúnmente es conocida como el hongo de la muerte, uno de los muchos en el género Amanita. Crece durante la temporada de setas (de septiembre a febrero) y por todo el territorio peninsular y forma ectomicorrizas con varios árboles de hoja ancha. En algunos casos, este hongo se ha introducido en nuevas regiones con el cultivo de especies no nativas de roble, castaño y pino. Los grandes cuerpos de fructíficación aparecen en verano y otoño; los sombreros son generalmente de color verdoso con un estípite blanco y branquias. El color del sombrero es variable e incluye formas blancas, y por lo tanto, no es un identificador confiable.

Estos hongos tóxicos se asemejan a varias especies comestibles, especialmente el hongo César y el hongo de paja, comúnmente consumidos por los humanos, lo que aumenta el riesgo de envenenamiento accidental. Las amatoxinas, la clase de toxinas que se encuentran en estos hongos, son termoestables. Esto quiere decir que resisten los cambios debidos al calor, por lo que sus efectos tóxicos no se reducen al cocinarlos.

Amanita phalloides

Amanita verna

Otra amanita tóxica es la verna, que nace exclusivamente en primavera y en dehesas y pinares. El sombrero, que mide de 4 a 8 centímetros, es convexo y extendido, blanco liso o ligeramente fibrilado y adornado con fragmentos raros de volve. Su margen es delgado, esponjoso y posiblemente agrietado, pero sin rayas. Las estipes son bastante apretadas, desiguales y blancas; las esporas son blanquecinas y el estípite mide de 7 a 13 centímetros, es de color blanco sedoso, relleno y hueco.

Su carne es delgada y tierna, su sabor es dulce (cruda, tan solo unos pocos gramos son suficientes para ser mortal) y su olor es viril. No es aconsejable manipularla sin guantes. Esta especie bastante rara viene sola o en pequeños grupos, en suelos ácidos, arenosos, maleza de árboles claros de hojas anchas, robles y castaños en particular. La amanita de primavera es letal, incluidas pequeñas cantidades. Los agentes activos y los síntomas son los mismos que los de la amanita faloide.

Amanita verna

Amanita muscaria

Conocida como matamoscas, aparece en toda la geografía española entre finales del verano y principios del otoño. Se asocia con varios árboles de hoja caduca y coníferas. Posiblemente es la especie de seta más icónica, con un sombrero grande de agallas blancas y generalmente rojo. Es uno de los más reconocibles y ampliamente encontrados en la cultura popular.

Aunque está clasificada como venenosa, no se considera mortal, aunque tiene grandes efectos neurotóxicos, así como también en el sistema gastrointestinal. Después de hervir dos veces con drenaje de agua, lo que debilita su toxicidad y descompone las sustancias psicoactivas del hongo, se come en algunas partes de Europa, Asia y América del Norte. Destaca por sus propiedades alucinógenas.

Seta de la familia Amanita

Cortinarius orellanus

Es una especie de hongo mortal de la familia Cortinariaceae, menos común en España que las anteriormente citadas. Dentro del género pertenece a un grupo conocido como Orellani, cuyos miembros son altamente tóxicos. Comerlos da como resultado insuficiencia renal, que a menudo es irreversible. El hongo es generalmente de color canela a marrón por todas partes. Crecen en verano y otoño en bosques de hoja ancha y sus efectos, que pueden tardar días en aparecer, pueden resultar mortales. Los principales síntomas de intoxicación son cansancio, sed intensa y sequedad de boca, pérdida de apetito, dolor de cabeza y alteraciones renales y hepáticas.

Cortinarius orellanus

Boletus satanas

Se encuentra en bosques de hoja ancha y mixtos en las regiones más cálidas y está clasificado como un hongo venenoso, conocido por causar síntomas gastrointestinales como diarrea y vómitos. Sin embargo, los informes de intoxicación son raros, debido a su aspecto llamativo y, a veces, a un olor pútrido, lo que desalienta su recolección.

Los cuerpos de fructificación son rechonchos y de colores brillantes, y a menudo macizos e imponentes, con una tapa aterciopelada y pálida y de color opaco de hasta 30 centímetros de ancho, poros de color amarillo a rojo anaranjado y un tallo bulboso con dibujos rojos. La carne se vuelve azul cuando se corta o se magulla y los cuerpos frutales demasiado maduros a menudo emiten un olor desagradable que recuerda a la carroña. Es posiblemente la seta más grande encontrada en España y Europa, pesando hasta 2 kilos.

Boletus satanas

Gyromitra esculenta

Normalmente fructifica en suelos arenosos bajo árboles coníferos en primavera y principios de verano. El cuerpo de fructificación tiene un sombrero irregular con forma de cerebro de color marrón oscuro que puede alcanzar los 10 centímetros de alto y los 15 centímetros de ancho, encaramado a un estípide de hasta 6 centímetros. Aunque es potencialmente mortal si se come cruda, se considera un manjar en Escandinavia y Europa del Este. Es popular en algunos distritos de los Pirineos orientales, pero está prohibida su venta al público en España.

Todavía se sancocha antes de la preparación, pero la evidencia sugiere que este procedimiento puede no hacer que sea completamente segura para el consumo. Cuando se ingiere, el principal agente activo, la giromitrina, se hidroliza en el compuesto tóxico monometilhidrazina. La toxina afecta el hígado, el sistema nervioso central y, a veces, los riñones. Los síntomas de intoxicación incluyen vómitos y diarrea varias horas después del consumo, seguidos de mareos, letargo y dolor de cabeza. Los casos graves pueden conducir a delirio, coma y muerte después de cinco a siete días.

Gyromitra esculenta
0

No hay comentarios ¿Te animas?