Practicopedia

¿Qué ventajas tiene la tecnología flex inducción de las nuevas placas de cocina?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 17 de octubre de 2019

2 minutos

Preparar los alimentos en recipientes con formas y tamaños muy diversos es una de sus ventajas

Placas flex inducción

Son varios los sistemas que tienes a tu alcance a la hora de elegir el método de cocción que quieres instalar en tu cocina. Desde los tradicionales fuegos que funcionan con gas, hasta las modernas vitrocerámicas o las placas de inducción. Cada uno presenta sus pros y sus contras y, en la mayoría de ocasiones, es el gusto y las preferencias personales las que se acaban imponiendo.

Si finalmente te has decido por una placa de inducción, debes saber que, al igual que las vitrocerámicas han ido incorporando nuevos avances, también estas sorprenden con la llamada tecnología flex inducción, cuya principal ventaja radica en aprovechar al máximo la superficie de cocción. Además, dependiendo de los distintos modelos, incluyen algunos detalles que nos hacen pensar que estamos ante la cocina “del futuro”.

¿Qué es una zona de flex inducción?

La idea es que las placas de inducción dejen de tener los típicos círculos pensados para ollas y sartenes de tamaño estándar y se conviertan en una amplia zona de trabajo, absolutamente versátil, para que prepares distintas recetas a la vez en el recipiente que quieras (redondo, alargado, grande, pequeño…) y ofreciéndote un control total de las temperaturas en cada zona y en todo momento.

cocina flexi inducción

Las distintas marcas ofrecen modelos variados. Algunos mantienen el área convencional con uno o dos fuegos y una única zona de flex inducción. En otros, toda la placa lleva incorporada la nueva tecnología. Cada zona de inducción flexible funciona como una placa independiente y, a su vez, está dividida en varios segmentos que también podrás utilizar a tu conveniencia. Cada "mini sección" lleva un inductor independiente. En la mayoría de los casos, traen temperaturas preestablecidas, aunque tú las puedes modificar.

Por ejemplo, un área de flex inducción puede tener tres franjas en las que puedes colocar el recipiente: la zona 1, que suele estar pensada para calentar rápidamente cualquier alimento; la central, que se destina a la cocción a temperatura media, y la zona 3, que normalmente sirve para mantener el alimento caliente o para hacer una elaboración que requiera un fuego a mínima potencia.

Otros modelos tienen dos zonas flex inducción rectangulares y una redonda central para darte aún más opciones de cocinado.

Como ventaja, cada una de ellas se activa únicamente si detecta un recipiente encima, lo que supone un ahorro de energía, y solo con deslizar la olla de un punto a otro de la superficie, la nueva ubicación se pondrá en funcionamiento de manera inmediata (no tienes que encender y apagar, ni subir o bajar los "fuegos").

Según el modelo, tienes varias funciones que también pueden resultar de tu interés. Detener la cocción unos segundos para limpiar un líquido que se haya derramado, una función extra rápida para cuando necesites llevar a ebullición cualquier preparación en un tiempo récord, un sistema de aviso de temperatura óptima del aceite, la posibilidad de programar tiempos de cocción o un apagado automático, por ejemplo. Sin duda, estas placas de aires “futuristas” ya son una realidad. Eso sí, como no todo podía ser tan perfecto, su precio es muy elevado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?