Practicopedia

La alergia a los ácaros del polvo y las medidas para evitarla

Olga Selma

Foto: BigStock

Sábado 13 de marzo de 2021

3 minutos

Los sofás y sobre todo los colchones son el hábitat por excelencia para los ácaros domésticos

La alergia a los ácaros y las medidas para evitarla
Olga Selma

Foto: BigStock

Sábado 13 de marzo de 2021

3 minutos

El término alergia se refiere a una especial de respuesta inmunológica o defensiva frente a sustancias que normalmente no inducen a reacciones, en la mayoría de las personas. Los agentes que producen la alergica son los alérgenos, que en realidad son sustancias inocuas que producen reacciones de hipersensibilidad en personas susceptibles. Entre los más comunes encontramos los pólenes, las esporas de hongos, los ácaros y los animales domésticos.

En el caso de los ácaros, éstos son artrópodos de muy pequeño tamaño, tanto que no visibles a simple vista, y que aunque pertenecen a la clase de los arácnidos, no pican ni transmiten enfermedades. Pero a las personas alérgicas les producen taponamiento nasal, secreción, estornudos y picor, episodios de asma bronquial. picor de ojos y lagrimeo.

Los ácaros del polvo doméstico son muy comunes en las hogares y constituyen una de las causas más frecuentes de alergia respiratoria. En general crecen en ambientes con una humedad superior al 70% y a una temperatura óptima en torno a los 25ºC y se alimentan de residuos orgánicos, sobre todo restos de piel muerta, por lo que se encuentran fundamentalmente en colchones, mantas, almohadas, alfombras, moquetas y muebles tapizados. 

El Libro de las enfermedades alérgicas de la Fundación BBVA explica que dentro de las casas, los sofás y sobre todo los colchones son el microhábitat por excelencia para la fauna acarina ya que, dada la profundidad de su relleno, retienen mucha humedad, proporcionándoles los factores que necesitan para su óptimo desarrollo: calor (procedente de la transpiración del que duerme) y comida (escamas de piel humana).

Tengo alergia a los ácaros Foto: bigstock

Cómo evitar los ácaros

Por ello, las personas que alérgicas a los ácaros deben tener en cuenta una serie de medidas preventivas para controlar la aparición de los síntomas en la vivienda habitual como retirar alfombras y/o moquetas, además de evitar la acumulación de mantas, peluches y libros en exceso

También es recomendable prescindir del uso de colchones y almohadas de lana o cubrirlas con un protector impermeable a los ácaros y lavar las sábanas y mantas semanalmente en agua caliente. Además deben mantener una humedad relativa por debajo del 60%, evitando el uso de humidificadores ambientales y no estar en lugares que hayan permanecido cerrados durante largo tiempo (sótanos, bodegas, trasteros, etc.) tal y como nos indica la Sociedad española de alergología y inmunología clínica.

Otra medida de eficacia contra los ácaros son el uso de filtros de aire para retener alérgenos y la utilización de acaricidas para el hogar. Aunque en la actualidad disponemos de un buen número de medicamentos que alivian y controlan los molestos síntomas que provoca este tipo de alergia.