Medicina general

La alergia a los ácaros se agudiza en primavera y otoño

Teresa Rey

Lunes 13 de mayo de 2019

2 minutos

El 50% de las personas con asma son alérgicas a los ácaros, unos arácnidos que anidan en los hogares

La alergia a los ácaros se agudiza en primavera y otoño (Bigstock)

Los ácaros del polvo son unos arácnidos de la familia Pyroglyphidae que se encuentran en los hogares durante todo el año. No obstante, en primavera, cuando se alcanzan los picos más altos de alergia al polen, también es cuando más se manifiestan provocando un aumento de los síntomas en las personas que sufren rinitis o asma por alergia a estos insectos. Lo mismo sucede en otoño. El 50% de las personas con asma son alérgicas a los ácaros del polvo, indican desde el laboratorio farmacéutico ALK-Abelló, que para concienciar sobre este trastorno ha puesto en marcha la campaña Paciente A+A+A (Asma Alérgica por Ácaros).

Dónde hay más casos

En las Comunidades Autónomas próximas al mar o con salidas a este, presentan unos índices más elevados de alergias a estos arácnidos. Según datos del estudio Alergológica 2015, Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Galicia y País Vasco son las más castigadas por el asma producida por alergia a ácaros. En primer lugar se sitúa Baleares, donde hasta un 88% de los pacientes asmáticos por alergia respiratoria son sensibles a estos, le sigue Canarias (85%) y Galicia (74%).

La alergia a los ácaros en cifras mundiales afecta a 90 millones de personas en Europa, Norteamérica y Japón, y a 100 millones solo en China.

Qué hacen y síntomas

Estos pequeños parásitos no pican a los seres humanos, pero se alimentan de las escamas de su piel. Lo que genera las reacciones alérgicas son sus heces (cada ácaro produce hasta 20 partículas fecales al día susceptibles de producir alergias) y su exoesqueleto. Otro dato curioso, es que las hembras ponen un huevo al día, lo que significa que en tres meses pueden llegar a tener 90 crías.

Los síntomas de esta alergia son varios y se puede manifestar uno solo o varios a la vez. Así se suelen presentar estornudos, goteo o congestión nasal, picor de garganta, en los oídos o los ojos, párpados inflamados, tos, sibilancias o falta de respiración, es decir, manifestaciones muy similares a otras alergias respiratorias, explican en la Universidad Americana de Alergología e Inmunología.

Cómo se trata y se previene

Para prevenir estas alergias es importante saber que los ácaros se concentran sobre todo en los colchones y almohadas, muebles tapizados, alfombras y juguetes de peluches. Es por ello, que a la hora de limpiar el hogar deberemos de concentrarnos en estos puntos para tratar de eliminarlos.

Existen condiciones que favorecen su aparición como las temperaturas entre 25º C y 35º C, la humedad entre el 50 y 75% o la oscuridad.

En cuanto a los tratamientos, es nuestro alergólogo el que nos debe pautar las opciones farmacológicas, pero generalmente emplean antihistamínicos, descongestionantes, productos nasales o gotas oculares.

1
National Allergy Hace 2 meses
Tal como indica el articulo, los ácaros se acumulan en el colchón y almohadas, ya que allí se pueden alimentar de las células de piel muerta que desprendemos durante la noche. La mejor solución es el uso de cobertores anti ácaros, como los que ofrece la línea National Allergy, que puede ser conocida aquí: www.nationalallergyperu.com