Practicopedia

Consejos para que tus cazuelas y sartenes luzcan como el primer día

Manuela Martín

Lunes 14 de diciembre de 2020

1 minuto

Consejos para que tus cazuelas y sartenes luzcan como el primer día
Manuela Martín

Lunes 14 de diciembre de 2020

1 minuto

Te ha salido un arroz delicioso, pero ¿el fondo de tu cazuela da miedo? Seguro que en más de una ocasión se te ha quedado gran parte de la comida pegada en tu cazuela o sartén y ello es debido a un mal uso. Lo importante es que conozcas de qué tipo de sartén o cazuela se trata para darle un uso u otro. Te animamos a que sigas nuestros consejos para que tus cazuelas y sartenes luzcan como el primer día.

Lo primero que debes evitar cuando te pongas a cocinar es poner la sartén en el fuego vacía. Lo ideal es que siempre la calientes con algún ingrediente en su interior para evitar un sobrecalentamiento y que por lo tanto se queme o deteriore el revestimiento. Un truco es poner siempre algo de aceite en el fondo y si además añades sal, tu sartén te lo agradecerá. Pero eso sí, no te excedas si no quieres que tus platos estén salados.

Una vez que ya estés manos a la obra con el guiso a pleno rendimiento, evita utilizar espátulas metálicas, cuchillos o tenedores para no rayar el fondo. Lo mejor es optar siempre por instrumentos de madera o plásticos resistentes al calor.

Trucos para no rayar sartenes y que no huela a frito

Otro grave error que solemos cometer con nuestras cazuelas y sartenes es lavarlas justo después de cocinar, sin dejar que se enfríen. Con estos cambios bruscos de temperatura lo único que conseguiremos es estropear la adherencia y el metal.

Para un correcto lavado, lo ideal es que lo hagamos a mano y evitemos el lavavajillas y los estropajos metálicos que arrancan la superficie antiadherente y rayan el material. Lo recomendable es utilizar la parte suave y blanda de las esponjas.

Trucos caseros

No obstante, hay trucos caseros que nos ayudarán a quitar esos restos de comida que parecen imposible. Para las sartenes antiadherentes, te aconsejamos preparar una pasta de bicarbonato de sodio, agua y vinagre. A continuación, untaremos la mezcla a la sartén y la dejaremos reposar durante unos 30 minutos. Finalmente, lo aclararemos con agua y una esponja suave. Si tus sartenes son de acero inoxidable, nuestro truco es espolvorear bicarbonato de soda y agregar suficiente agua. Dejar reposar durante dos horas y luego rascar los restos quemados con una espátula. Y un truco que no falla y que sirve para todo tipo de sartenes es a base de agua y jabón. Simplemente tienes que volver a poner la sartén o la cazuela al fuego con un poco de agua y jabón. Después de un par de minutos hirviendo, retíralo y limpia con abundante agua y un estropajo suave.

Toca guardarlas. Nuestro consejo es que no las coloques unas encima de otras directamente, sino que pongas algo de papel o cartón entre ellas para evitar que se dañen.

Con todo ello, les darás larga vida a tus cazuelas y sartenes y simplemente tendrás que preocuparte de disfrutar de tus guisos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?