Deporte para mayores

Seis ejercicios para que el cuerpo se sienta de 10

Rosa Roch

Foto: BigStock

Martes 7 de septiembre de 2021

5 minutos

Con estos simples ejercicios podrás hacer que tu cuerpo mejore la respiración y gane elasticidad

6 ejercicios antienvejecimiento para que el cuerpo se sienta de 10
Rosa Roch

Foto: BigStock

Martes 7 de septiembre de 2021

5 minutos

Para sentirnos bien es necesario que nuestro cuerpo esté en pleno equilibrio, tanto en el plano físico, emocional y espiritual. Mantenernos en armonía es complejo, más en los tiempo que corren, pero existen algunas técnicas que nos ayudan a encontrar ese equilibrio.

Es el caso del Qigong, también conoció como Chi Kung, una técnica de origen chino que busca conocer, utilizar y optimizar la energía del cuerpo combinando los ejercicios físicos, la respiración y la meditación de manera muy particular.

Te muestro algunos ejercicios sencillos de realizar que pueden ayudarte a mejorar tu estado físico y mental y, también, a mantener un estilo de vida activo.

 

6 ejercicios antienvejecimiento para que el cuerpo se sienta de 10

 

1. Respiración

Lo primero de todo es centrarse en la respiración, pero no como solemos hacer, sino tomando consciencia de ella y haciéndolo con una técnica particular que nos dará bienestar.

  • Inhalamos lentamente por la nariz y aguantamos la respiración durante 1 o 2 segundos.
  • Sin soltar el aire, haremos otra inhalación hasta llenar por completo los pulmones.
  • Aguantamos todo el aire durante 1 o 2 segundos más y exhalamos por la boca todo el aire lentamente y hasta vaciar por completo los pulmones.

Con esta técnica lo que hacemos es equilibrar el cuerpo.

 

2. Calentamiento

Calentar la musculatura es muy importante y no debemos olvidarlo nunca a la hora de iniciar la práctica de cualquier ejercicio, es una manera de minimizar el riesgo de sufrir una lesión.

  • Relajamos el cuerpo completamente.
  • Doblamos levemente las rodillas distribuyendo el peso del cuerpo de manera uniforme entre las dos piernas.
  • Balanceamos los brazos hacia adelante y hacia atrás, lentamente y estirando bien los brazos, como intentando coger algo frente a nosotros y después intentando dejarlo detrás, lo más lejos posible.

Los movimiento han de ser lentos y seguros.

 

3. Refuerzo de espalda y zona lumbar

Con este ejercicio podrás reforzar la musculatura de la espalda y además estimular la función renal.

  • Nos ponemos de pie, con los pies juntos o alineados con el ancho de los hombros, la espalda recta.
  • Nos inclinamos hacia delante y hacia abajo sin doblar las rodillas.
  • Levantamos la cabeza manteniendo la espalda recta sin curvarla e intentamos tocar el suelo con la punta de los dedos. Notaremos que la musculatura de la espalda, en concreto la zona lumbar, se estira.
  • Mantendremos esta postura durante 10 segundos y volveremos, poco a poco, a la posición inicial.
  • Repetimos el ejercicio 5 veces.

Es posible que no alcances a tocar el suelo con la punta de los dedos. No pasa nada, poco a poco y a medida que vayas haciendo este ejercicio ganarás elasticidad. Es importante que no fuerces más de la cuenta para no dañar el músculo.

 

4. Corregir la postura de la espalda

A lo largo del día (y de los años) vamos cogiendo malas posturas que acaban cargando diferentes zonas del cuerpo, en especial el cuello, hombros y espalda. Este ejercicio te ayudará a corregir tu postura, a enderezar la espalda, fortalecer estas zonas y mejorar el riego sanguíneo lo que a su vez harás que la musculatura también esté más oxigenada.

  • Nos ponemos de pie, derechos, y lentamente tiramos la cabeza hacia atrás.
  • Mantenemos esta posición durante 15 segundos y respiramos profundamente, con la técnica anterior.
  • Recuperamos la posición inicial de la cabeza, muy lentamente.
  • Repetimos el ejercicio 5 veces y alguna vez más durante el día.

Si no tienes buena estabilidad, a la hora de hacer este ejercicio busca un punto de apoyo seguro.

 

5. Aliviar el estrés

Una manera de apartar el estrés es relajando todo el cuerpo. Para ello:

  • En pie, separamos los pies más allá del ancho de los hombros.
  • Levantamos los brazos a la altura del pecho, con las palmas de las manos mirando hacia el pecho.
  • Extendemos completamente los brazos hacia un lado y hacia el otro, siempre a la altura del pecho y rotando las manos al cambiar de lado para que queden mirando hacia el interior.
  • Regresamos las manos a la posición inicial y repetimos 5 veces más.

Igual que en los ejercicios anteriores, los movimientos han de ser lentos.

 

6. Estirar la espalda

Con este ejercicio, además de estirar la espalda, conseguiremos aumentar la capacidad pulmonar, obtener energía y mejorar la función hepática, renal y digestiva.

  • Sentados, con la espalda recta, llevamos las manos al frente.
  • Inhalamos a la vez que nos ponemos de pie y, lentamente, levantamos las manos por encima de la cabeza con las palmas de la manos juntas mirando hacia arriba, como si quisiéramos empujar el cielo.
  • Expulsamos el aire a la vez que bajamos las manos a la posición inicial y nos sentamos.
  • Repetimos el ejercicio 5 veces.

 

 

Sobre el autor:

Rosa Roch

Rosa Roch es redactora especializada en temas de salud, alimentación y gastronomía.

… saber más sobre el autor