Banca

Patricia Suárez (ASUFIN): "Contratar un producto bancario para no pagar comisión es una trampa"

Pepa Montero

Foto: Pablo Recio

Domingo 31 de octubre de 2021

7 minutos

"El seguro que vende el banco es hasta un 50% más caro", alerta la presidenta de ASUFIN

Patricia Suárez (ASUFIN): "Contratar un producto bancario para no pagar comisión es una trampa" (FOTO: Pablo Recio)
Pepa Montero

Foto: Pablo Recio

Domingo 31 de octubre de 2021

7 minutos

Un microcrédito de 300 euros puede llegar a costar hasta 100 euros de intereses

Toque de atención del Banco de España por la subida “agresiva” de las comisiones bancarias

¿Son evitables las comisiones bancarias? Sí, pero todas las escapatorias pasan por la banca online

Comisiones altas y depósitos con nula rentabilidad, los motivos para cambiar de banco

 

 

Patricia Suárez (@WonderWomanPSR), fundadora y presidenta de la asociación de usuarios financieros ASUFIN (@asufin_), lo tiene claro: “Si un banco se empeña en colocar un producto a un cliente, lo consigue, aunque sea dando información sesgada e incompleta”. Ella misma se vio afectada por un producto abusivo, los swaps, y a partir de ahí su vida dio un giro de 180 grados. "Me puse al frente de un nutrido grupo de afectados y en julio de 2009 nació ASUFIN. En una primera etapa éramos unos 400 asociados, nos dedicábamos a las cláusulas suelo y los swaps, pero después comenzamos a lidiar también con hipotecas multidivisa, preferentes, IRP, etc.".

Hoy ASUFIN cuenta con 20.000 socios y gestiona todo tipo de reclamaciones bancarias, desde las comisiones, a problemas graves que puedan suponer incluso peligro de pérdida de la vivienda. Están muy volcados en educación financiera (la asociación acaba de ganar el Premio Finanzas para Todos del Banco de España y la CNMV) e impulsan el lobby normativo con el propósito de influir para que la legislación proteja al consumidor.

Suárez insta a los clientes a reclamar siempre que se sientan perjudicados, así como acudir a los tribunales si es preciso. Además, advierte contra la tentación de dejarse convencer por los bancos y contratar uno o varios productos adicionales para no pagar comisiones, lo que puede ser una trampa.

 

 

“Si un banco se empeña en colocar un producto a un cliente, lo acaba consiguiendo"

P.- Los clientes de la banca, ¿están realmente indefensos frente a las comisiones y el endurecimiento de condiciones que están imponiendo las entidades? 

R.- Estamos en una situación muy compleja, porque los tipos de interés están muy bajos, los depósitos de particulares cuestan dinero a los bancos, y no se atreven a imponer comisiones a los minoristas (la Administración, grandes empresas y patrimonios sí están pagando ya por tener el dinero depositado en el banco), de forma que las entidades están incrementado las comisiones por mantenimiento, aunque se tenga la nómina o se use la tarjeta.

P.- Todos los bancos ofrecen quitar la comisión de mantenimiento si se contrata otros productos, ¿es una buena opción?

R.- Hay que ser muy prudentes. En efecto, la mayoría de los bancos ofrecen no cobrar la comisión si el cliente contrata un seguro, un fondo de pensiones, etc. Y esto es una trampa, ya que normalmente la comisión es menor que lo que nos va a costar ese producto o servicio que no necesitamos y que además tiene unas características habitualmente más caras que el resto del mercado. Por ejemplo, los seguros son notablemente más caros, hasta un 30%, 40% y 50% más caros que en el mercado, y encima con menos coberturas. Casi siempre es preferible pagar la comisión y no contratar el seguro.

 

 

"Reclamar e ir a los tribunales es la única manera de modificar la conducta de los bancos"

P.- ¿Cómo se puede reclamar por comisiones¿ ¿Y por asuntos más graves, como seguros o productos engañosos?

R.- En el caso de las entidades financieras, cuando se trata de comisiones, la vía extrajudicial funciona bastante bien. Donde empiezan los problemas es cuando se trata de cantidades grandes, como con las cláusulas suelo, las preferentes, las hipotecas multidivisa, donde hablamos de pérdidas de 20.000, 30.000 o 40.000 euros, que ya el consumidor no se puede conformar. En ASUFIN pensamos que hay que reclamar e ir a tribunales, porque es la única manera de modificar las conductas de los bancos. Las entidades saben que de cada 100 afectados, tan solo reclaman 10, 15, a lo sumo 20, es decir, el 80% restante está pagando la factura. Incluso llegan a hablar del concepto de litigiosidad abusiva, cuando el abuso parte de la propia entidad que le ha colocado al cliente una cláusula abusiva o un producto que no necesitaba ni quería.

P.- La publicidad engañosa es un problema recurrente en los productos y servicios que ofrecen la banca, las empresas energéticas, las de telefonía... 

R.- Sí. Muchas veces accedemos a ofertas durante seis meses y luego se encarecen, o nos llaman para ofrecernos un cambio en la factura de la luz, y cuando tenemos un problema, nos encontramos con que nos atiende una máquina... Es una desesperación para todos, jóvenes, maduros, mayores. Pero hay que seguir dando la batalla. En ASUFIN hemos hecho una campaña para que se eliminen los números 902, que están prohibidos pero siguen existiendo. Siempre es un problema el saber diferenciar si un producto es bueno o no.

 

 

P- Hay entidades que ofrecen préstamos rápidos, tarjetas revolving... y muchos clientes no saben a qué se arriesgan cuando los contratan.

R.- Es un gran problema. Desde ASUFIN ya hemos advertido de que numerosas familias corren el riesgo de caer en las garras, no de las entidades financieras, sino de otro tipo de prestamistas, los que ofrecen préstamos rápidos, minicréditos con tipos de interés usureros, y este peligro ha aumentado durante la pandemia, puesto que muchísimos hogares han empeorado su situación financiera, han perdido el trabajo, o no han podido encontrar un nuevo empleo. 

"Un minicrédito se contrata con un clic, y cuando te quieres dar cuenta, tienes una bola de deuda"

P.- ¿Cómo se puede proteger a esos consumidores más vulnerables?

R.- El legislador posee margen para ayudar a los consumidores. Por ejemplo, los minicréditos deberían estar mejor regulados y limitados, porque el acceso es muy fácil, bastan unos pocos clics, y cuando te quieres dar cuenta, tienes una bola de deuda. Con respecto a las personas mayores, insisto en que la transición digital debe ser justa con ellos, porque si no, van a sufrir mucho. Y confío en que aprovechemos los fondos europeos y los Presupuestos expansivos, de modo que estos fondos lleguen a las personas. 

Sobre el autor:

Pepa Montero

Pepa Montero

Pepa Montero es redactora especializada en temas de economía. Ha trabajado en medios como El Economista y La Gaceta de los Negocios. Es autora del libro de relatos La casa de las palmeras (Azul como la Naranja, 2013).

… saber más sobre el autor