Consumo

Cómo hacer el mejor café a la italiana

Agus Calvet

Sábado 12 de septiembre de 2020

2 minutos

El gran secreto está en la tradicional y conocida cafetera ‘moka’

cafetera moka 01

Las cafeteras se han convertido desde hace unos años en un simple apretar un botón, introducir una cápsula y apretar otro botón. Se ha perdido, quizás, uno de los actos sociales más habituales en las cocinas españolas: preparar un café de forma pausada.

Las antiguas cafeteras de aluminio descansan en algún cajón, esperando su turno en el banquillo por si sus compañeras de cápsula fallaran en algún momento.

La cafetera moka, sin embargo, aún tiene vida por delante y podemos sacarle mucho partido. Sorprendentemente, además, es más económico su uso.

La moka nació en Italia en los años 30 del siglo pasado, inventada por Alfonso Bialetti para simplificar la manera de hacer café hasta entonces, intentando imitar el resultado del café espresso de las máquinas de las cafeterías. Realizada en aluminio, conduce muy bien el calor pero, contrariamente a lo que muchos suelen hacer, no se lleva bien con el lavavajillas. Con un enjuague con agua suele ser suficiente si se lava poco después de utilizarse. Para las modernas cocinas de inducción tenemos la opción de la moka de acero.

cafetera moka 02

 

El gran secreto para utilizar la moka es el café utilizado y su grado de molido. Normalmente en el súper podemos encontrar algunas variedades con el molido intermedio necesario para moka, puesto que el café para espresso es muy fino, y nos quedaría demasiados posos, y un molido muy grueso quedaría demasiado aguado y sin crema.

¿Y qué marca de café utilizo?

Hay muchas y muy variadas, cada uno con un sabor diferente y adaptado a los gustos. Pero si queremos acercarnos al verdadero saber italiano Lavazza, más económica, e Illy, más cara, son las mejores.

La definición de caro o barato a la hora de preparar un café con una cafetera moka es relativo. Si tenemos en cuenta que un muy buen café molido Lavazza suele costar en torno a 10 euros el kilo, y que en una moka de tres tazas se usan unos 18 gramos de café, el coste unitario por café sería de 18 céntimos. En el caso de las cafeteras por cápsula, ese es el precio por unidad de una marca blanca, y subiría ya hasta el entorno de los 40 céntimos si se usan las de calidad o marca.

Un secreto más: al llenar el embudo con el café, debemos enrasar la cantidad con una cucharilla, pero nunca presionar. Y el fuego nunca fuerte, siempre medio o medio-bajo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?