Consumo

Ante la subida del precio de la luz: ¿qué es mejor tarifa regulada o de mercado libre?

65ymás

Sábado 16 de enero de 2021

7 minutos

¿Cambios en la factura de la luz o el gas? Necesitas saber qué es el CUPS
65ymás

Sábado 16 de enero de 2021

7 minutos

Subida de la luz: a quién afectará y cuánto pagarán de más en su factura

¿Es buena idea contratar una tarifa plana?

Los precios de la electricidad en el mercado regulado se han disparado durante los primeros días de enero más de un 30%, debido al aumento de la demanda eléctrica provocada por el temporal Filomena. De seguir así, se convertiría la segunda factura más cara de la historia que podría inflar hasta 20 euros más el recibo de la luz del próximo mes de un consumidor medio, según estiman las organizaciones de consumidores. Lo cual podría suponer una factura por encima de los 80 euros, según la calculadora de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia.

Ante esta situación muchos consumidores pueden realizarse la siguiente pregunta: ¿qué es mejor tarifa regulada o de mercado libre? Y más si se tiene en cuenta, que apenas uno de cada cuatro hogares españoles conoce la diferencia entre la contratación de la electricidad en el mercado libre o en el regulado, según los últimos datos del Panel de Hogares de la (CNMC) sobre electricidad y gas del primer semestre de 2020. 

Consumo fantasma: aumenta tu factura de la luz y no lo sabes

 

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explica que la subida de la electricidad que estamos viviendo afecta a 4 de cada 10 hogares, los que tienen contratada una tarifa indexada al mercado mayorista, sobre todo quienes están en el mercado regulado, sujetos a la tarifa Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Son estos hogares los que se ven afectados por estas subidas de precio, al igual que se verán beneficiados rápidamente cuando en breve los precios se reduzcan nuevamente. 

El 60% restante está en el mercado libre, pero su tarifa tiene normalmente un precio fijo pactado con su compañía, por lo que hasta que no se renueve el contrato le dará lo mismo que suba o que baja el precio de la electricidad en el mercado mayorista. Cuando le toque revisar la tarifa (normalmente una vez al año) será el momento en el que su compañía le incremente el precio (o incluso se lo baje). 

Ante esta situación, la decisión final de optar por mercado libre o regulado dependerá de las necesidades de cada consumidor.

Para despejar mejor las dudas es necesario conocer los pros y contras de cada una de las tarifas. La OCU lo explica de forma muy clara y sencilla:

PVPC: la tarifa del mercado regulado

La tarifa regulada por el Ministerio se llama PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor). El Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, o PVPC, cambia cada día y cada hora en función de lo que dicta el mercado mayorista de electricidad. El precio de la electricidad varía en función de la estación del año (más caro en invierno, más barato en primavera...), pero además hay periodos con una tendencia al alza, mientras que en otros periodos tiende a la baja.

Además, como se aplica a cada consumo el precio de la electricidad en esa hora concreta, cada consumidor, en función de cuándo consume más o menos, tendrá su propio precio personalizado. Todas esas fluctuaciones hacen que, con esta tarifa PVPC, sea muy difícil establecer de antemano lo que se pagaremos por la luz.

  • El precio es variable. 
  • El precio es "personalizado", en función de las horas en que cada usuario o cada hogar consume más electricidad.
  • La tarifa regulada PVPC es comercializada solo por las comercializadoras en el mercado regulado, o de referencia. El número de comercializadoras es limitado.
  • Solo venden la energía con la tarifa regulada, no permiten contratar otros servicios.
  • No tiene permanencia.
  • Para acceder al Bono social hay que tener contratada la tarifa PVPC.
  • Es compatible con la tarifa de discriminación horaria.
  • No pueden contratarla quienes tengan más de 10 kWh de potencia.

Tarifas de mercado libre

Junto a la tarifa regulada, hay muchas tarifas de energía en el mercado liberalizado. Además, ofrecen la posibilidad de combinar los suministros de gas y electricidad en una misma compañía.

¿Son más baratas? Pues hay de todo... En general, como en la mayor parte de las tarifas del mercado liberalizado el precio es fijo, ofrecen más estabilidad y dan al usuario más seguridad en lo que se va a pagar. En contrapartida, tener un tarifa del mercado liberalizado exige del consumidor una mayor atención a la tarifa que tenga contratada, así como a las revisiones de precio de la tarifa. Lo cierto es que hay buenas oportunidades de ahorro, pero también se corre el riesgo de acabar pagando mucho más. 

  • Hay libertad de tarifas: con precio fijo, con precio variable como el PVPC, con cuotas fijas, con horarios especiales...
  • Pueden aplicar descuentos (lo que no significa sin más que el resultado sea bueno).
  • Ofrecen servicios adicionales (de mantenimiento, seguros…).
  • Hay muchas comercializadoras.
  • Compatible con tarifa de discriminación horaria.
  • Posible permanencia durante el primer año.
  • Posible disponer de energía verde.

Recomendaciones de la CNMC

Desde Competencia realizan algunas sugerencias a la hora de contratar cualquier oferta diferente a la tarifa regulada. En primer lugar, recomienda utilizar un comparador de ofertas antes de tomar una decisión. Es necesario, según apuntan, leer detenidamente las condiciones de la oferta, con concreto en los que se refiere a la existencia de claúsulas penalizadoras.

La CNMC, igual que la OCU, alertan de que en ocasiones el usuario encontrará ofertas formuladas con descuentos promocionales, pero debe poner especial atención en que qué tipo de descuento es, qué importe supone y por cuánto tiempo, ya que hay muchas "trampas" que las compañías energéticas esconden a la hora de comercializar sus productos. 

Señalan además que es necesario recordar que generalmente habrá un término fijo y otro variable; "cerciórese si el descuento es sobre el total de los precios de la oferta o producto contratado o sólo sobre una parte (el termino fijo o el termino de consumo)", aseguran desde la CNMC. En el caso de que la oferta sea por un precio fijo, recomiendan asegurarse del tiempo en que ese precio estará en vigor.

Y una última letra pequeña: "compruebe si la oferta conlleva la contratación de servicios adicionales al suministro eléctrico, y si la contratación de estos servicios suponen un coste adicional al del suministro".