Economía familiar

Estas son las opciones que tienes si te cuesta pagar la hipoteca

María Bonillo

Foto: Bigstock

Miércoles 2 de noviembre de 2022

3 minutos

Puedes negociar con tu banco sin encontrar muchas complicaciones, aunque hay que tener cuidado

Estas son las opciones que tienes si te cuesta pagar la hipoteca. Foto: Bigstock
María Bonillo

Foto: Bigstock

Miércoles 2 de noviembre de 2022

3 minutos

Pagar la hipoteca en ocasiones puede resultar complicado, sin embargo, hay algunas opciones a nuestro alcance para suavizar ese pago, que no tienen por qué ser difíciles de conseguir, ya que, según explica la Organización de Usuarios y Consumidores (OCU), no supone ningún riesgo adicional para los bancos. 

Primero de todo recomiendan asegurarse de que nuestra hipoteca esté bien, es decir, que ofrezca unas condiciones interesantes, porque en caso contrario puede que debamos considerar el cambiar nuestro préstamo por otro. En el caso de tener dificultades para pagar la hipoteca, la OCU (@consumidoresocu) señala dos opciones a seguir: negociar con el banco una aplicación del plazo de devolución y/o te conceda un periodo de gracia.

 

Estas son las opciones que tienes si te cuesta pagar la hipoteca. Foto: Bigstock

Ampliación del plazo de devolución

En el momento en que contratamos un préstamo, solicitamos una cantidad de dinero a devolver en un plazo determinado. Si decidimos alargar ese plazo, tardaremos más tiempo en pagar la hipoteca, pero bajará la cuota que pagamos al mes, por lo que el pago se hará algo más llevadero. La pregunta es, ¿se puede bajar mucho la cuota con esa ampliación del plazo?

Aclaran que esto depende del plazo pendiente, es decir, que la rebaja de la cuota en el caso de que decidamos ampliar el plazo de devolución de la hipoteca será menor cuanto mayor sea el plazo pendiente

Periodo de gracia

Otra opción que tenemos para aliviar el pago de la hipoteca es solicitar al banco un periodo de gracia, también conocido como periodo de carencia parcial o total. Esta dos medidas son compatibles con la ampliación del plazo de la hipoteca, pero hay que tener en cuenta las diferencias entre cada una: 

  • Periodo de carencia parcial: durante este tiempo, se pagarán intereses, pero no se devolverá el capital. Por tanto, al finalizar la carencia, la deuda será la misma que en el momento en que la solicitamos, pero el plazo para devolver el préstamo será menor. Esto es así porque la carencia "se habrá comido una parte, por lo que la nueva cuota sería ligeramente más elevada", aclaran. Para evitar esto, recomiendan combinar la carencia parcial con la ampliación del plazo. 
  • Periodo de carencia total: durante este tiempo, no se pagarán ni intereses ni capital, sino que los intereses se sumarán al capital pendiente, resultando en una deuda mayor y un plazo menor al final de la carencia. Todo esto hará que la nueva cuota sea más elevada, lo cual puede igualmente evitarse combinando esta opción con la ampliación del plazo. 

Aunque el banco no tiene por qué presentar inconvenientes a estas solicitudes (no tienen que dar más capital, es probable que ya tengamos pagada gran parte del préstamo y nuestra capacidad de hacer frente al pago crecería), debemos tener cuidado, ya que la entidad puede querer modificar las condiciones del contrato, algo que podría no beneficiarnos. Por ejemplo, pueden pretender cambiar el tipo de interés o el diferencial que tenemos contratado, así como obligarnos a contratar un productos adicionales, como un seguro de vida

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor