Educación financiera

¿Cuántas monedas puedo ingresar en el banco sin que me cobren el recuento?

65ymás

Foto: Bigstock

Lunes 20 de julio de 2020

3 minutos

Pueden cobrarnos por aceptar, recontar, empaquetar o transformar moneda para su ingreso en cuenta

¿Cuántas monedas puedo ingresar en el banco sin que me cobren el recuento?

Tu entidad bancaria no está obligada a aceptar más de 50 monedas en un pago, salvo que realice actividades delegadas de caja pública, lo que ocurre, por ejemplo, cuando cobra impuestos y tasas municipales. Pero en estos casos, que exigen un mayor empleo de recursos técnicos y humanos, no se puede considerar un ingreso ordinario.

Esta es la razón que esgrimen los bancos para no aceptar en ventanilla ingresos o pagos que requieran el recuento de más de esa cantidad de monedas, “tarea que podría demorar más allá de lo razonable la atención al resto de su clientela”, como señala el Banco de España (@BancoDeEspana). En los casos en los que tu entidad te brinde el servicio, debe facilitarte un resguardo en el que figure la cantidad entregada. Además, dicho documento deberá indicar que el abono a realizar está condicionado a un recuento posterior, qué ocurre en caso de discrepancia en el recuento y el plazo para que el abono adquiera firmeza.

Sin embargo, profesionales de determinados sectores, como comercio u hostelería, por ejemplo, que en retribución de sus servicios reciben grandes cantidades de monedas pueden demandar servicios especiales de caja. Estos servicios incluyen atender, aceptar, recontar, empaquetar y transformar la entrega periódica de moneda para su ingreso en cuenta, así como la remisión y entrega de reintegros en efectivo en moneda. Según el supervisor bancario, “los bancos suelen derivar estos servicios a empresas subcontratadas, pero no por ello pueden desentenderse sin más de las incidencias que surjan por su actuación y deben responder ante su cliente, de conformidad con lo acordado”.

Pila de monedas

Así, en los contratos establecidos entre las entidades y los clientes, normalmente, profesionales, que requieren este tipo de servicios, se suelen incluir los siguientes pactos:

  • Las entidades admiten ingresos de efectivo de más de 50 monedas «salvo posterior recuento». En caso de que existan diferencias entre el importe declarado y el resultante del recuento, prevalece este último, salvo que las partes hayan acordado otra cosa.
  • La entrega de cartuchos (blísteres) a los clientes para que introduzcan las monedas, de manera que se facilite su recuento.
  • La oferta de servicios especiales de gestión integral de efectivo, que incluyen la recogida y/o entrega de efectivo a domicilio mediante transporte blindado, recuento, empaquetado y transformación de efectivo.

Lo importante en estos casos es lo que hayas pactado con tu banco: si la entidad trabaja con empresas externas para brindar estos servicios y ocurre algún problema no podrá poner como excusa sus compromisos con los terceros, salvo que así se acuerde expresamente.

Así, en caso de plantear una reclamación ante el Banco de España, ten en cuenta que al Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones le compete valorar la transparencia del proceso, esto es, la forma en la que se informa al cliente, entre otros, de lo siguiente:

  • Las indicaciones contenidas en la nota de entrega para ingreso en cuenta.
  • Si en los resguardos figura que el ingreso queda condicionado a un recuento posterior.
  • La actuación a seguir en caso de discrepancia con el recuento.
  • El plazo de que dispone la entidad para realizar, en su caso, el contraasiento de devolución y el que tiene para considerar firme el ingreso.

Comisión de recuento

Ten presente que para los anteriores supuestos las entidades pueden pactar el cobro de la llamada comisión de recuento, que “no se aleja de las buenas prácticas bancarias, siempre y cuando, eso sí, se informe debidamente de su existencia y de la forma de calcular su importe”.

La comisión por recuento de moneda retribuye los servicios comentados anteriormente: atender, aceptar, recontar, empaquetar o transformar la entrega periódica de moneda fraccionaria para su ingreso en cuenta del titular o la remisión o entrega de reintegros en efectivo en moneda fraccionaria, según solicitud del cliente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?