Empresas

Inocente Gómez, presidente de SECOT: "Las empresas deberían aprovechar mejor el talento sénior"

Pablo Recio / Javier Anula

Foto: 65YMÁS / SECOT

Sábado 18 de junio de 2022

11 minutos

En SECOT, los voluntarios son los jubilados

Inocente Gómez, presidente de SECOT: "Las empresas deberían aprovechar mejor el talento sénior"
Pablo Recio / Javier Anula

Foto: 65YMÁS / SECOT

Sábado 18 de junio de 2022

11 minutos

Inocente Gómez Bordonado es Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Murcia, MBA en el IESE y tiene un master en relaciones internacionales en la EOI. Ha desarrollado toda su carrera profesional en Repsol, ocupando puestos técnicos, de gestión y directivos en las áreas de I+D y distintas áreas comerciales. En 2008, se prejubiló como director de Lubricantes, Asfaltos y Especialidades y desde ese mismo año es presidente de Voluntariado Sénior de Asesoramiento Empresarial (SECOT).

SECOT es una Asociación sin Ánimo de Lucro en la que los voluntarios son los séniors. Profesionales, directivos y empresarios que habiendo finalizado su actividad laboral o que encontrándose en activo deseen, con espíritu altruista, "ofrecer su experiencia y conocimientos en gestión empresarial o académica a quienes lo necesitan", explica Inocente Gómez en esta entrevista con 65YMÁS, celebrada en la sede madrileña del medio. 

 

PREGUNTA: ¿Qué es SECOT y cómo funciona?

RESPUESTA: SECOT es una asociación sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública y que tiene 33 años de antigüedad. Se creó en 1989. Fue una iniciativa del Círculo de Empresarios, la Cámara de Comercio y una organización: Acción Social Empresarial. Entonces, la idea fundacional, que aún se mantiene, era que los profesionales, ejecutivos, empresarios, todos aquellos que salen tempranamente del mundo laboral, pudieran seguir activos, es decir, envejecimiento activo y, por otra parte, esa actividad dedicarla a ayudar a los demás en aquello que ellos conocen mejor, que es el mundo de la empresa.

Esta actividad se viene desarrollando en dos grandes bloques de actividad. Un gran bloque sería lo que podemos englobar dentro del asesoramiento en todas sus variedades: mentoring, acompañamiento, asesoramiento a individuos, a empresas o microempresas, a emprendedores que no tienen todavía empresa... toda esa gama. Y luego, un segundo bloque de formación. Formación en todo lo que tiene que ver con el mundo empresarial y el mundo del empleo. En este sentido, todas las actividades de SECOT son sin coste para el beneficiario. 

P.: ¿Qué elemento es el que te hace decidir que quieres seguir aportando como jubilado?

R.: Ese es un tema importante porque no todo es tan bonito como pueda parecer. Yo he trabajado toda mi vida. Trabajé 35 años en Repsol, fui directivo durante varios años, unos ocho o diez años antes de salir. Salí de Repsol y tenía 57 años. Esto fue en 2008 y no tenía nada previsto porque, francamente, yo estas reflexiones sobre la vida senior es algo que no me había planteado nunca en mi vida. Un poco de sorpresa, me tuve que replantear las actividades que haría después. Al principio no lo tenía claro. Pensé en seguir trabajando en algunas cosas, me salió alguna posible oportunidad que luego no cuajó... Todo esto además coincidió con la crisis de 2008, que fue catastrófica para el mundo de la empresa, sobre todo para las exportaciones. Pasado un año y medio en el que no tenía ninguna actividad ni hobbies, pues me enteré de SECOT por casualidad, en una entrevista que hicieron en la radio. Entonces me resultó interesante, no tanto por la vocación de voluntariado, pero sí para el voluntariado que podemos denominar empresarial. Me gustó mucho el concepto de voluntariado en el mundo de la economía y de la empresa. Por lo tanto, así llegué a la SECOT. Entré en internet e hice la solicitud de la web y nada, empecé "de soldado". De esto hace ya unos 11 años, luego me fui metiendo un poco más en líos y aquí me tienes, de presidente de la Asociación.

Inocente Gómez SECOT

 

P.: ¿Qué aporta un voluntario sénior de SECOT en una empresa o proyecto?

R.: Hay muchas versiones. La estándar, la típica, sería un pequeño emprendedor o un pequeño autónomo que se quiere instalar o que tiene un pequeño problema y se dirige a SECOT para pedir ayuda. Entonces SECOT le pone un asesor, una persona, en este caso un sénior, que le apoya. Este habla con él, analiza su empresa y le acompaña y le ayuda a entender su problema y eventualmente le ayuda a encontrar algunas vías de mejora o solución, tanto si son de enfoque empresarial, de marketing o de financiación. También le puede informar de algunas cosas que él desconozca sobre la forma de financiarse o sobre distintos aspectos, y también le puede recomendar que mejore su formación en algún aspecto. Nosotros podemos dar información eventualmente, también podemos hacer una especie de aval técnico... Al final, son muchas las versiones.

Una de nuestras formas de colaborar es la forma de colaboración simple, directa. Es decir, un individuo se dirige a SECOT y la asociación le ayuda. Pero la forma de colaborar más extendida ahora es mediante paraguas o mediante convenios con otras entidades que están interesadas en aspectos similares y en la que somos complementarios. Por ejemplo, una entidad que quiere promocionar el emprendimiento y tiene una incubadora o un proceso de desarrollo de empresas o de emprendedores, necesita mentores que acompañen a esos proyectos durante un periodo de seis meses en el cual, se le ayuda a analizar su negocio y a desarrollar un plan de empresa y este sería un estándar. Entonces, cuando termina ese periodo, esa persona o personas disponen de un plan de empresa donde han visto todas las facetas de su negocio y entienden mejor su negocio. A veces incluso pivotan o derivan y si tenían pensado hacer una cosa al final deciden que es mejor hacer otra.

P.: ¿Es común que haya gente que siga ligada al mundo empresarial tras llegar a la edad de jubilación?

R.: Te puedo hablar, por un lado por mi experiencia personal y por otro, por mi conocimiento un poco del entorno sénior. A nivel personal veo un poco de todo. Hay gente que está cómoda y no está haciendo ningun tipo de trabajo ni voluntariado ni nada. Es gente que se dedica a hobbies, deportes y cosas. Luego, hay otras personas, que son un número significativo, que les gusta sentir este proceso de la transición a la jubilación o al post trabajo digamos profesional. Hay un aspecto fundamental que es que, cuando tú no estás en un desempeño profesional, pues pierdes el contacto con una parte de la sociedad, que es la parte productiva de la sociedad. Puedes tener relaciones personales, hacer turismo, hacer hobbies, estudiar... Pero la parte que podríamos llamar de economía real de la sociedad desaparece para ti, salvo como consumidor. En cambio, si tú sigues colaborando activamente en algún voluntariado, especialmente si es un voluntariado que tiene que ver con el mundo de la empresa o de la economía, pues tienes la sensación de que con tuu aportación de tu granito de arena sigues participando activamente en la sociedad productiva aunque no cobres. Esto para mí marca la diferencia fundamental y es un punto importante.

Hoy en día hay muchas organizaciones que se ocupan de lo que podríamos denominar la vida sénior en general, tanto en su aspecto económico como en aspectos más de necesidades del sénior, tanto sanitarias como sociales, económicas, etc. El talento sénior, por la experiencia, las empresas tienen que aprovecharlo. Hay empresas que ya están haciendo algunas consideraciones y planes sobre cómo aprovechar o cómo al menos no perder ese talento de golpe.

P.: ¿Está calando esa cultura de aprovechamiento del talento sénior que promueve SECOT?

R.: Yo sinceramente creo se ha avanzado ahí mucho, sobre todo en reflexión y mensaje y todo ese tipo de grupos, mesas de trabajo e informes muy interesantes que se han hecho desde distintas organizaciones. En cuanto a la empresa, hay de todo. En general, según estudios recientes, la empresa española no queda demasiado bien en esta preocupación por el aprovechamiento del talento sénior, principalmente en comparación con países del entorno. Creo que hay más sensibilidad, pero sigue siendo un problema que no se ve tanto en la empresa. Ten en cuenta que en la empresa sucede un fenómeno que curioso: hoy se entra a trabajar profesionalmente como mínimo con 25 años o 24 o 25 y si empiezas a pensar en prescindir de ellos cuando tienen 55, pues ahí hay un estrechamiento que es justo lo contrario de lo que se habla hoy de la de la Intergeneracionalidad en la empresa. Todas estas generaciones, que ahora se les ha puesto nombre del de boomer hasta Z, millennial y tal, pues ahora se dice que conviven en la empresa 4 o 5 generaciones, pues está un poquito eso ahí ajustado. Pero ciertamente hay una convivencia que se puede aprovechar sin duda mejor, porque es evidente que los veteranos tienen una experiencia que se debería aprovechar mejor. Yo creo que el camino está iniciado y la preocupación está ahí. Creo que en las empresas no ha calado todavía lo suficiente.

P.: Entonces, ¿qué impide que funcione esa cultura del aprovechamiento?

R.: Creo que se debe al cortoplacismo. Es decir, las empresas, tanto la parte de recursos humanos como la parte de negocio, pues suelen estar preocupados por aspectos más de corto plazo. La empresa quizás no está para finuras de preocuparse por los aspectos emocionales, por la pérdida de talento, cuánto va a costar... Yo creo que eso debería trabajarse, no en el momento de la salida, que es un momento más enfocado a resolver una situación concreta, sino desde siempre, desde atrás, de manera que se detecte mejor el talento y se interaccione mejor entre mayores y jóvenes. Luego también es importante, algo que en algunas empresas han empezado a desarrollar, colaboraciones parciales o de voluntariado interno dentro de la propia empresa con personas que ya han salido. En fin, este tipo de fórmula. En realidad lo que ocurre en el fondo es que es mucho más complejo gestionar eso así que gestionarlo con el sistema tradicional. Al final todo el mundo entra en un baremo determinado. Lo otro, lo óptimo, exige un análisis individual de cada persona para ver quién puede aportar qué, cuánto, cómo…

SECOT 4

 

P.: ¿Qué tópicos se deberían desterrar sobre los sénior en el ámbito laboral?

R.: Yo creo que ahí las ideas que habría que quitar de en medio sería, por ejemplo, la de "los mayores ganan mucho, los jóvenes ganan poco y es más barato". Eso es un análisis muy simplista. Otra falacia es la de "porque los mayores quitan puestos de trabajo a los jóvenes". Este es el mismo tipo de gente que piensa que los sistemas económicos son de suma cero. Los que piensan que si uno gana mucho es porque el otro gana poco, y eso no es así. Los sistemas económicos si aumentan su riqueza, aumentan para todo el mundo y en la empresa debería pasar lo mismo. No porque haya mayores tiene que dejar de haber jóvenes, porque si hay generación de talento, de riqueza y de empresa, pues mejorará la economía de la empresa y habrá más puestos de trabajo para todos.

Luego, otro problema es el de la motivación, el de que "los mayores se desmotivan porque ya lo tienen todo hecho", pero esto es una especie de profecía autocumplida. Es decir, cuando tú sabes que en tu empresa existe una política no escrita pero practicada de prescindir, en general, de la mayoría de la gente de entre 55 y 60 años, pues cuando tienes 50 ya sabes que no tienes mucho margen de progresión, salvo casos excepcionales. Entonces, se produce una especie de desmotivación pero que está implícita en el propio modelo. Si tú trabajaras en un modelo en el que sabes que vas a estar trabajando por ejemplo hasta los 70 - hablando siempre de un trabajo que lo permita claro -  pues no se produciría ese fenómeno. Como ya sabes que va a ocurrir, aunque no quieras, se produce una especie de desmotivación.

P.: ¿Cómo puede llegar una persona a SECOT?

R.: Con SECOT podrías contactar directamente entrando en la página web. El tema es cómo se conoce a SECOT. Si tú quieres colaborar con SECOT, entras en la web, llamas por teléfono o entras en la oficina y ya inicias las conversaciones. SECOT es una organización que en el mundo del emprendimiento es relativamente bastante conocida, pero en el público en general no es una muy conocida. Por eso funciona mucho por boca a boca, de persona a persona y con algunas campañas que hacemos de vez en cuando para darnos a conocer. Esta entrevista incluso es forma de darnos a conocer tanto a nuestros posibles beneficiarios, tanto posibles alumnos que se quieren formar mejor en algunos temas como personas que necesitan algún apoyo en su trabajo como autónomo, como mini empresa, emprendedor... En fin, estamos encantados de ayudarle porque estamos para eso. Como posibles candidatos a sénior, personas que estén en esa cercanía de la salida del mundo profesional o incluso que ya hayan salido y que vean que pueden colaborar y les apetece y, cada uno según sus necesidades y su deseo, con nosotros pueden hacerlo.

Sobre el autor:

Pablo Recio / Javier Anula