Economía

"Da mucho miedo que los cierres que se han bajado no vuelvan a subir", asegura el pequeño comercio

Antonio Castillejo

Sábado 4 de abril de 2020

7 minutos

Los pequeños comerciantes "no pueden asumir el coste del alquiler del local sin tener ventas"

"Da mucho miedo que los cierres que se han bajado no vuelvan a subir", asegura el pequeño comercio. Foto: EuropaPress

La crisis del coronavirus ha obligado al cierre de muchos de los pequeños comercios españoles. Con la declaración del estado de alarma, el pasado día 14 de marzo se decretó el cierre de todos los comercios que no sean considerados de primera necesidad. Esto ha hecho que miles de comerciantes se hayan visto obligados a estar mano sobre mano mientras dure esta cuarentena, lo que significa que miles de familias han perdido, de forma temporal, su única fuente de ingresos, algo que podría provocar en muchos casos el cierre definitivo de los negocios

"Esto va a ser un desastre a todos los niveles", se lamenta Miguel, dueño de una tienda multimarca especializada en calcetines. "En los pequeños comercios nunca tienes tesorería suficiente para hacer frente a algo tan tremendo como esto. Normalmente, el poco dinero que reúnes lo reinviertes en el negocio. Una amiga tiene una joyería en Sevilla y el dinero que tenía de tesorería lo invirtió en reformarla porque era antigua. La reforma duró dos meses y tres días después de reabrir llegó el estado de alarma. La ruina. Me da mucho miedo que los cierres que se han bajado no se vuelvan a subir", explica.

Este pequeño comerciante del madrileño barrio de Chueca nos cuenta que "los márgenes son los que son y dan para vivir dignamente, nada más. Cada vez que consultas la cuenta corriente ves que ha vuelto a bajar. Los ingresos no existen y cada gasto, por pequeño que sea como la revisión de extintores o el riego laboral de los trabajadores, se convierte en un drama".

Pero hay más cosas que también preocupan a Miguel. "Me da miedo que la administración no sea suficientemente ágil a la hora de implementar las medidas que se han adoptado. Por ejemplo, las líneas de crédito ICO que se aprobaron hace ya varios días aún no están disponibles. La administración siempre es lenta". 

También con respecto a las medidas adoptadas por el Gobierno, este pequeño comerciante explica que "debía haberse dado un paso más en el tema de los alquileres, que junto con el personal son los dos principales gastos de cualquier comercio… Habría que haber intentado repartir más lo esfuerzos entre arrendadores y arrendatarios porque ahora mismo dependemos de la buena voluntad, o no, del arrendador para alcanzar un arreglo temporal sobre el precio de los alquileres"

Alquiler. Foto: EuropaPress

"Los gastos siguen corriendo"

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha considerado que las medidas aprobadas este pasado martes por Gobierno central para los autónomos llegan “tarde” y son “insuficientes”, a la par que ha subrayado que son “todo burocracia”.

En una entrevista en Canal Sur Radio, Amor ha criticado que se haya dado luz verde al paquete de medidas tras haber cobrado la cuota de autónomos del mes, en una situación de “falta absoluta de liquidez. Te pegan el hachazo y la hemorragia te la tapan con una tirita”, ha criticado.

“Desde hace 15 días venimos pidiendo la suspensión de la cuota de marzo, abril y mayo”, ha recordado el líder de ATA, a la par que ha afeado que “se hayan celebrado seis Consejos de Ministros y el mismo día que pasan la cuota se aprueba la moratoria”, medida que ha tachado de “tardía e insuficiente”.

Sobre las medidas, ha subrayado Lorenzo Amor que ATA “va a estar” en lo que decidan pero “los gastos siguen corriendo y no sabemos cómo vamos a salir de esta situación”. Así, ha apostillado que muchos autónomos se van a poner beneficiar de las medidas pero ha advertido que, según recoge el texto, “quien pida aplazar la cuota de abril no podrá volver a solicitar otro aplazamiento”.

“Todo es burocracia para que la gente no lo solicite”, ha opinado Lorenzo Amor recalcando que “lo lógico hubiera sido suspender las cuotas para dar liquidez a los autónomos”. Ha concluido incidiendo en que la unidad que hay en materia sanitaria no se equipara a las “medidas que se están tomando en el ámbito económico y laboral”.

Tesorería de la Seguridad Social. Foto: EuropaPress

"Vulgares aplazamientos de pago"

El pequeño comercio ha recibido con "mucha decepción" las medidas aprobadas por le Ejecutivo para paliar los efectos derivados de la crisis del coronavirus, unas medidas que se basan en "solo más aumento de la deuda y vulgares aplazamientos de pagos", se lamenta el presidente de la Confederación del Comercio de Alicante, Castellón y Valencia (Confecomerç), Rafael Torres, para quien las moratorias en el pago de cotizaciones a la Seguridad Social para una parte de las pymes "pueden ayudar algo más, pero al final hay que pagarlo igual".

Según el representante de los pequeños comercios valencianos, lo que necesita el sector es "liquidez inmediata" pero "no solo liquidez temporal por aplazamientos". De este modo ha reclamado la "exoneración" del pago impuestos mientras dure el estado de alarma y que le quiten gastos y ayudas directas al sector para darle "aire".

Torres lamenta la problemática de estos comercios, muchos de los cuales no pueden ni asumir el coste del alquiler del local sin tener ventas y "no tienen facilidades por parte de los propietarios en materia de aplazamientos". Además, los créditos anunciados por el Gobierno únicamente cuentan con su aval en un 80% y "los bancos no son organizaciones de la caridad, están ofreciendo condiciones a bajos intereses, pero al final es deuda", explica Rafael Torres antes de destacar que el Ejecutivo descarga sobre ellos la decisión de conceder el préstamo con lo que "seleccionarán a los más solventes y dejarán fuera a los más necesitados".

Rafael Torres ha censurado además al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por hablar de poner a "hibernar" la economía. "La hibernación la realizan los animales cuando se han cargado de recursos para ese período de inanición", ha puntualizado, y no es el caso del pequeño comercio.

Al final se está creando "un agujero que solo se puede suplir con más deuda y no sabemos donde va a llegar. Es difícil calcular la cantidad que será necesario pedir prestado porque tampoco sabemos cuanto va a durar esta situación ni cómo va a evolucionar la demanda después", ha apuntado. 

Tiritas para una hemorrágia

Desde Confecomerç, Torres ha criticado también la actitud de los ayuntamientos, que según ha dicho, "ponen tiritas cuando esto es una hemorragia" y anuncian ayudas pero no liberan efectivo "ya" y "si estas ayudas llegan dentro de tres meses, la mitad de los negocios ya habrán cerrado".

A ellos les ha reclamado "medidas más imaginativas, valientes y contundentes, que demuestren que entienden el problema no solo de boquilla". Por ejemplo, ha sugerido la posibilidad de congelar la subida de sueldos a los funcionarios en consistorios como el de Valencia.

La situación del pequeño comercio "es dramática" y aunque dentro de un mes se estabilizara la situación del Covid-19, "la salida será muy lenta" porque cuando el estado alarma concluya "la circulación de las personas no será una explosión de júbilo", habrá que ver "los cambios que se producen en los consumidores", ha apuntado Torres. A su juicio, esto va a causar al PIB un "daño demoledor".

Pequeño comercio. Foto: nEuropaPress

Nueve de cada diez pequeños empresarios creen que empeorará su economía

Mientras tanto, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), acaba de dar a conocer su Barómetro Pymes para conocer de forma directa las expectativas de las pymes españolas en este complejo momento de incertidumbre causado por la crisis del Coronavirus. Con el fin de poder analizar mejor las perspectivas de la pequeña y mediana empresa ante el impacto del Covid-19, CEPYME inició esta encuesta el pasado día 19 de marzo, manteniéndola activa hasta el día 25 del pasado mes, lo que pone de manifiesto la actualidad de las respuestas de los empresarios.

No obstante, pese al breve periodo de tiempo activa, la muestra recogida alcanza los 2.722 participantes, resultado que ha sido posible gracias al esfuerzo de coordinación realizado por las organizaciones empresariales. Además, la participación supone un fiel reflejo a la composición del tejido productivo español de nuestro país, ya que han participado un 95,5% de pymes y 4,5% de gran empresa, destacando la participación de microempresas, con menos de 10 trabajadores, con un 50,22%.

Cabe destacar que el volumen de la pyme española representa el 99,8% del tejido empresarial. Los principales resultados del Barómetro Pymes destacan la preocupación de la pequeña y mediana empresa ante la difícil situación de la actual crisis de salud pública. De hecho, el 96% de los consultados consideran que la crisis afectará de forma negativa o muy negativa a su negocio y esperan un empeoramiento de la economía para este año en casi 9 de cada 10 respuestas recogidas.

No todo son malas noticias

Tienda de alimentación. Foto: EuropaPress

No obstante todo lo anterior, hay un sector del pequeño comercio para el que no todo son malas noticias, se trata del sector de la alimentación porque las tiendas de barrio vuelven a ser visibles a causa de la pandemia. Los ciudadanos solo podemos salir de casa para cubrir necesidades básicas y una de ellas es la de proveernos de alimentos y cuando lo hacemos nos encontramos con interminables colas ante los supermercados, aún mayores por la obligatoria distancia que deben guardar entre sí los consumidores.

La solución más lógica es comprar en las tiendas de barrio, esas mismas que muchos antes ignoraban por la comodidad que les supone tener todo lo que necesitan en una misma gran superficie. Y sin embargo, esas tiendecitas siguen donde siempre y el confinamiento las ha convertido en una buena opción para llenar nuestros frigoríficos.

Estas fruterías, carnicerías, pescaderías, pollerías, panaderías, tiendas de legumbres al peso... llevan años compitiendo en inferioridad de condiciones con los supermercados y la venta on line y a pesar de eso siguen atendiendo diligentes, extremando las medidas higiénicas y con una sonrisa en los labios.

La gente debería volver la cabeza hacia estos pequeños comercios y de hecho, aunque no existen datos oficiales al respecto, lo está haciendo y podemos comprobarlo cuando salimos a la calle para hacer nuestras compras de alimentos frescos y saludables  sin necesidad de colas ni tensión por las aglomeraciones.

"Aquí siempre hemos tenido una clientela fija muy fiel, pero desde que empezó lo de quedarse en casa la verdad es que las ventas han subido. Es muy triste tener que estar constantemente con la mascarilla, los guantes y guardando las distancias, pero es lo que toca con esta desgracia. A ver si por lo menos con esto la gente del barrio se acuerda de que somos vecinos y también nos dejamos la piel en la tienda", explica Pablo, un frutero de los de toda la vida del barrio del madrileño barrio de Prosperidad

Eso sí, recuerde que estos pequeños comercios han recortado sus horarios y solo atienden de 9 a 15 horas porque "por la tarde va menos gente y preferimos cerrar".

0

No hay comentarios ¿Te animas?