Pensiones

Cuatro errores que pueden complicar (incluso arruinar) tu jubilación

65ymás

Jueves 27 de agosto de 2020

3 minutos

La pensión y los ahorros que hayas acumulado no valen lo mismo en una ciudad u otra

Cuatro errores que pueden complicar tu jubilación

Cómo evitar la frustración tras la jubilación: las seis etapas del cambio

 

La jubilación es un periodo de la vida de las personas que hay que planificar con antelación y con cuidado, tanto en los aspectos económicos (qué pensión cobraremos, de qué ahorro dispondremos) como en los sociales e incluso urbanísticos: qué haremos, dónde viviremos, si nos retiraremos a vivir a una localidad más tranquila o en qué ocuparemos el tiempo libre. 

A la hora de planificar la jubilación, es fundamental algunos puntos clave que garanticen que los años en los que ya no vas a trabajar tengas cierta comodidad y tranquilidad a nivel económico.

En definitiva: dejar todo bien atado y evitar cuatro errores clásicos, que pueden complicar e incluso arruinar los años que pasaremos jubilados:

No pensar en los gastos futuros

Uno de los errores más típicos si tienes por ejemplo, 55 años, y todavía te queda más de una década de madrugones diarios. Y es que los costes a los que tienes que hacer frente ahora no serán los mismos que cuando tengas 75 u 85 años. Esto se explica de forma sencilla. 

Puede que ya tengas amortizada la hipoteca de tu casa y no tengas que preocuparte cada mes por pagar tu vivienda. Sin embargo, ahora que estás jubilado tienes mucho más tiempo libre. Más ocio, en definitiva, que se traduce en la mayoría de los casos en un mayor gasto en actividades, espacios de ocio, viajes, salidas gastronómicas o culturales, entre otros.

Y toda esta lista sin pensar en el lógico declive personal asociado irremediablemente al paso de los años. Ahora puede que goces de un estado de salud envidiable, pero nadie sabe si en unos años tendrás una enfermedad grave que traiga aparejados ciertos costes (intervenciones quirúrgicas, hospitalizaciones, tratamientos...), necesites contratar a una persona que te ayude en las tareas diarias o tengas que hacer más accesible el interior de tu casa

En definitiva, y como recalcan estos expertos financieros, una importante inversión extra de aquí a unos años te puede solventar esta situación si actúas con tiempo a la hora de hacer una previsión de tu jubilación inmediata. 

No empezar a ahorrar cuanto antes

Todos los gastos que tendrás, puede que no se cubran con lo que cobres de pensión. Por eso, antes de que sea demasiado tarde no viene mal ahorrar de cara a un futuro no tan lejano. Y es que nunca es pronto para ir guardando un dinero que nunca sabes en qué momento lo necesitarás

Lo ideal es empezar a ahorrar desde que uno es joven para poder sufragar todos los gastos asociados a una vida normal, como comprarse una casa, un coche, viajar, dar una educación más completa a los hijos o hacer frente a problemas inesperados. En este caso, no es tan importante que ahorres mucho dinero (cada uno lo que pueda en función de sus ingresos mensuales), pero sí ir guardándolos en productos financieros que aporten una buena rentabilidad con el tiempo. Así, si empiezas a ahorrar con 40 años siempre será mejor que con 50 o hacerlo un par de años antes de dar por concluida tu actividad profesional. 

Ten en cuenta algunas recomendaciones antes de planificar tu jubilación (y no cometer estos errores)

Cuidado con realizar inversiones de riesgo

Otro de los fallos habituales a la hora de pensar qué harás tras jubilarte es no cuidar el patrimonio que has ido acumulando en las últimas décadas. Ahora, tus prioridades vitales son otras y, de la misma manera, debes actuar de la misma forma a la hora de invertir parte de tus ahorros.

Salvo situaciones de probada solvencia económica, igual ahora no es el mejor momento para arriesgarse financieramente. Por eso, es importante que en los años previos a tu jubilación enfoques tus miras en proteger dicho montante económico. Una mejor decisión antes que destinar una mayor cantidad a "activos volátiles" con mayor riesgo para tu economía doméstica. 

No planificar dónde vas a vivir

Si toda tu vida has residido en una gran ciudad, como puede ser Madrid o Barcelona, es normal que te pares a pensar en si quieres buscar otro lugar para tu retiro dorado. Una zona junto al mar, en la tranquilidad de un pueblo en mitad de la montaña o en la localidad de origen que te vio nacer y crecer. Así, puedes optar por seguir viviendo donde hasta ahora, sobre todo para compartir tiempo con tus hijos y tus nietos, o bien cambiar de lugar de residencia a otro sitio donde el nivel de vida sea más económico. Así podrás vivir más desahogadamente según tus ingresos.

Y es que tanto la pensión que te queda al jubilarte como los ahorros que hayas podido acumular no valen lo mismo en un lugar u otro. Unas diferencias que pueden ser importantes según si sigues viviendo en una ciudad como Barcelona donde el coste de la vida es mayor que hacerlo en el pequeño pueblo de Jaén donde naciste. Por eso, piensa si tienes flexibilidad a la hora de decidir dónde quieres vivir a partir de tu jubilación. Una decisión que tendrá mucho que ver con tu nivel y libertad financiera. 

 

1
Alfonso Díaz Hace 25 días
Si son cuestiones que no son menores, la vida del jubilad@ en una zona rural es más tranquila que duda cabe, pero implica una falta de movilidad y asumir un "riesgo" en asistencias básicas mi humilde recomendación trazad una circunferencia de 50 kilómetros a vuestro alrededor y estudiarlo en un mapa.