Futuro de las pensiones

El factor intergeneracional, la parte más dura de la reforma de pensiones de la que Escrivá huye

Marta Jurado

Foto: Europa Press

Martes 27 de abril de 2021

7 minutos

El ministro propone retrasar la entrada en vigor de esta polémica medida a 2027

El factor intergeneracional, la parte más dura de la reforma de pensiones de la que Escrivá huye
Marta Jurado

Foto: Europa Press

Martes 27 de abril de 2021

7 minutos

Logopensiones3

 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, continúa haciendo malabares con la reforma de las pensiones. Mientras que ha hecho público ante el Pacto de Toledo un calendario oficial en el que los dos bloques de la reforma tendrían que estar negociados para finales del 2022, en un documento interno distribuido a patronal y sindicatos, ha propuesto retrasar el debate de asuntos polémicos como el diseño del nuevo mecanismo de equidad intergeneracional para equilibrar el sistema, que aún genera dudas en cuanto a si supondrá recortes en la cuantía de las pensiones futuras. De esta manera, el Gobierno sugiere que su entrada en vigor se posponga hasta 2027, lo que complicaría aún más las cosas ya que coincide con la incorporación del grueso de la generación baby boom a la jubilación, según publica el diario ABC.

Todo apunta a que el aplazamiento de esta medida –que sustituiría al famoso factor de sostenibilidad de la reforma de 2013 del PP, que el ministro sí se ha comprometido a derogar lo antes posible por considerarlo "injusto"–, será uno de los temas clave que se tratarán en la reunión de este lunes 26 de abril en la mesa de diálogo social, y que se quedó fuera de la orden del día en el encuentro de la semana pasada en el que "apenas hubo avances", según informan fuentes cercanas a la negociación. Ante una reforma bloqueada, el ministro Escrivá parece que ha optado por ceder en asuntos como no penalizar a los pensionistas en los años de IPC negativo y apartar los más inciertos, como el nuevo mecanismo intergeneracional, que según denuncian sindicatos y algunos partidos políticos, podría suponer un 'hachazo para las pensiones" a cambio de reducir el gasto. Sin embargo, para los expertos, es más necesario que nunca para equilibrar el sistema y debería empezar a aplicarse "lo antes posible".

calendario 2 6 928x621

 

El ministerio dice que "no es un asunto central"

Preguntadas sobre el asunto, fuentes del Ministerio de Seguridad Social insisten a 65Ymás en que tal como ha explicado el ministro Escrivá en varias ocasiones "la parte central del la reforma de pensiones son la garantía de poder adquisitivo y las medidas para alinear la edad efectiva y ordinaria de jubilaciónEl resto de elementos tanto del primer como del segundo bloque, que contribuirán a modernizar nuestro sistema, con mayor equidad y contributividad, bajo los principios de suficiencia y sostenibilidad, como recomienda el Pacto de Toledo, no son tan centrales".

Sobre el factor intergeneracional, señalan que es un elemento que aún no se ha diseñado ni llevado al diálogo social pero cuya esencia es mejorar el equilibrio intergeneracional. Ante las dudas de si este mecanismo de ajuste que busca también reducir el gasto en pensiones podría suponer recortes, el ministerio lo niega en rotundo. "En ningún caso, será, como sucede con el actual factor de sostenibilidad de 2013, que no ha entrado en vigor por falta de consenso, una fórmula que recorte la pensión inicial", señalan, mientras que apuntan a que el nuevo mecanismo estará más bien inspirado lo aprobado en 2011 con Zapatero.

¿Qué sabemos hasta el momento del factor intergeneracional?

Aunque aún no hay demasiado detalle sobre el tema, en el apartado "Sostenibilidad a largo plazo del sistema público de pensiones en el marco del Pacto de Toledo" del documento que se enviaría a Bruselas dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia se recoge la derogación del polémico factor de sostenibilidad de las pensiones de 2013, que cargaba sobre los pensionistas casi todo el peso del aumento de la esperanza de vida, cuya fecha de aplicación ha sido retrasada continuamente por falta de consenso, la última fijada en 2023.

El documento promete, igualmente, su sustitución por "un mecanismo de equidad intergeneracional, lo que implica incorporar, junto a la evolución de la esperanza de vida, otros indicadores complementarios que en conjunto ofrezcan una imagen más fidedigna del desafío que para el sistema supone el envejecimiento de la población". Es decir, que, aunque no será el único criterio, sí que se tendrá en cuenta el aumento de la esperanza de vida en la determinación de la cuantía de la pensión, pero además otros como el equilibrio del ratio entre cotizantes y pensionistas, la contributividad al sistema que tenga cada uno o el periodo de actividad laboral para evitar, según el ministro, "elementos de regresividad como los que tiene el sistema actual". 

¿Por qué quiere el Gobierno aplazarlo?

Tal como ha expresado el ministro en varias ocasiones, el objetivo del Gobierno es reducir el gasto en pensiones y evitar traspasar a las generaciones más jóvenes todo el coste de las jubilaciones de la llamada generación del baby boom. Sin embargo, el nuevo factor intergeneracional genera dudas y falta de consenso no sólo entre empresarios y sindicatos sino también entre algunos miembros del Gobierno, sobre todo Unidas Podemos con quien ya hubo roces por el asunto hace semanas y ha dejado claro que no va a aceptar ningún recorte de las prestaciones, según publica el diario Información.

Por su parte, los sindicatos defienden que el factor intergeneracional no se encuentra exactamente entre las recomendaciones del Pacto de Toledo y, por tanto, no van a negociar con el Gobierno una medida como la que pone sobre la mesa el ministro de Seguridad Social. Mientras, los colectivos de pensionistas también muestran su oposición a la medida. "No nos fiamos de Escrivá, primero que explique bien cómo será, pero nos tememos que va a ser igual o peor que el factor de sostenibilidad de Fatima Báñez de 2013", señalan desde la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Publico de Pensiones (@CoespeOficial).

Posponerlo "no es una buena idea", dicen los expertos

Ante las dudas sobre la futura sostenibilidad del sistema de pensiones, los expertos llevan tiempo urgiendo a tomar medidas encaminadas a adaptarse al envejecimiento de la población, ya sea retrasar la edad de jubilación o pensar en nuevas vías de aumentar los ingresos. En el caso concreto del nuevo factor intergeneracional que propone el Gobierno, expertos en pensiones como Pablo Sanz, profesor de Derecho Mercantil de la Universidad Pontificia de Comillas/ICADE (@UCOMILLAS) señalan que es una medida "muy necesaria", por lo que no entienden por qué posponerlo 6 años.

"Es una fórmula que tiene otros países europeos y que funciona, por eso dilatarlo hasta 2027 sería un problema, perder tiempo y efectividad durante todos estos años, justo cuando está prevista la llegada de los baby-boomers... Lo que ocurre es que aquí interceden factores políticos y no solo económicos o legales, como las reticencias dentro del Gobierno de coalición, que impiden que se ponga en marcha ya. ¿Qué pasará mientras tanto? Probablemente, si se deroga el anterior mecanismo, volveremos al factor de sostenibilidad propuesto por Zapatero en la reforma de pensiones 2011", aclara.

Sobre el autor:

Marta Jurado

Marta Jurado

Marta Jurado es periodista especializada en Sociedad, Economía, Cultura, Política y redactora en el diario digital 65Ymás desde sus inicios. Licenciada en la Universidad Carlos III ha trabajado en medios de tirada nacional como El Mundo Público y las revistas Cambio16 y Energía16. Tiene además experiencia en comunicación corporativa de empresas e instituciones como INJUVE.

… saber más sobre el autor