Al aire libre

Un día en el Parque Nacional de Doñana

Mariola Báez

Martes 26 de marzo de 2019

3 minutos

Este bello Espacio Protegido es un ecosistema único y el hogar de más de 120 especies de aves

Parque Nacional Doñana (bigstock)
Mariola Báez

Martes 26 de marzo de 2019

3 minutos

Doñana es Parque Nacional desde 1969 y es un lugar excepcional por su paisaje, lleno de contrastes en perfecto equilibrio, y por su biodiversidad tanto en lo que respecta a la vegetación que guarda, como a la fauna que ha hecho de este espacio su hogar.

Marismas, lagunas, dunas móviles, pinares, cañizales, playas, acantilados… Doñana es la suma de distintos ecosistemas que consiguen crear un espacio singular y complejo que se extiende por las provincias de Huelva, Cádiz y Sevilla, alcanzando a los municipios de Almonte, Aznalcázar, Hinojosa y la Puebla del Río.

Cómo aprovechar al máximo tu visita a Doñana

El parque ocupa una superficie de más de 54.000 hectáreas y tienes distintas opciones para empezar a conocerlo. Si es tu primera visita, es conveniente empezarla acercándote a alguno de los centros de recepción existentes, como el del Acebuche o el Centro José Antonio Valverde, para hacerte una idea del parque en su conjunto y de su riqueza natural.

Desde los centros de recepción de visitantes salen excursiones en todo terreno para visitar los rincones más bellos de Doñana, una excelente opción que te permitirá recorrer más de 70 kilómetros en solo unas horas, para poder contemplar la diversidad que la naturaleza muestra en este sorprendente espacio de un valor ecológico extraordinario. Es la mejor manera de recorrer las marismas, conocer la Playa de Castilla con su Torre Carbonero, las zonas de bosques y matorrales y las dunas móviles con su particular vegetación. La excursión guiada es interesante porque también tendrás oportunidad de saber cómo ha cambiado el parque en las últimas décadas y cuáles han sido sus usos a lo largo de los años (coto de caza, pesca, apicultura…).

Opciones de actividades físicas

Además, multitud de senderos recorren el parque. Si te gusta el senderismo, disfrutarás como en pocos lugares contemplando la naturaleza en todo su esplendor. También tienes caminos para practicar el cicloturismo y descubrir Doñana pedaleando.

Si eres amante de la ornitología, esta Reserva Natural, hábitat de miles de aves migratorias, será para ti un paraíso en el que contemplar garzas reales e imperiales, flamencos, cangrejeras, cigüeñas… Eso sí, la fauna en Doñana no se limita a las aves. También tendrás oportunidad de ver ciervos, jabalíes y (con mucha suerte) algún ejemplar del amenazado lince ibérico.

Pasar un día en el Parque Nacional de Doñana es una excelente oportunidad de acercarte a un espacio con una riqueza natural difícil de encontrar en otro lugar del continente europeo.