Al aire libre

Qué es el turismo ornitológico

Teresa Rey

Jueves 21 de marzo de 2019

3 minutos

Es un turismo sostenible que respeta el entorno, fauna y flora, para hacer solo o con profesionales

Mayores por el mundo
Teresa Rey

Jueves 21 de marzo de 2019

3 minutos

El turismo ornitológico, orniturismo o birdwatching es una vertiente del turismo de naturaleza que se basa en la contemplación de aves. España es precisamente una región privilegiada en este sentido, pues es el país de Europa con más variedad de especies, cerca de 500, asegura Mireia Cabrero, del grupo Ecobirding. Además, hay numerosos espacios para dedicarse a esta contemplación, pero ¿cómo podemos iniciarnos en esta modalidad de turismo ecológico?

Principios básicos

El turismo ornitológico no solo se centra en observar aves, es una forma de estar en contacto con la naturaleza, haciendo una actividad diferente, pero que no es la única. Quien practica el orniturismo ha de ser respetuoso con el hábitat de las aves, así como la flora y fauna del entorno. Así lo explican desde la organización SEO/BirdLife, que a través de su iniciativa Iberaves vela por que se realice un turismo sostenible, enfocado en la potenciación del desarrollo local y en la protección de las especies.

Teniendo en cuenta estas premisas iniciales, contamos con varias opciones para conocer mejor este tipo de turismo. Por un lado, podemos acudir a algún alojamiento especializado que se ubique cerca de alguna reserva ornitológica o paraje donde se puedan contemplar estos animales y dejarnos guiar por profesionales para que nos muestren la manera de observarlos.

Empezar por cuenta propia

La otra opción es que empecemos por nuestra cuenta. Los profesionales aseguran que podemos encontrar aves cerca de nuestro entorno y practicar el orniturismo siempre bajo esa máxima de respeto. Lo primero que necesitarás es una guía de aves, que te muestre con dibujos o imágenes las especies que se pueden contemplar en nuestro país y en qué lugares.

A continuación, deberás hacerte con unos prismáticos o binoculares. Para bosques o espacios cerrados se recomiendan los de una ampliación de 8X y un objetivo de 30 ó 40 mm, pero en el caso del mar o humedales, son aconsejables lo de 10x con objetivos de 40 ó 50 mm.

Después, tendrás que elegir un lugar en el que hacer esa primera contemplación, que puede ser un parque cercano a tu casa o incluso tu propio jardín si es que lo tienes. Y claro, deberás tener un cuaderno de campo y un lápiz en el que ir apuntando todos los avistamientos que realices más todo aquello que te llame la atención respecto al comportamiento del pájaro o del entorno.

También puedes aprovechar cualquier viaje que realices e informarte de si hay algún un paraje donde sea fácil contemplar aves como humedales o espacios naturales, como el Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres) o el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real).