Cine

Alfredo Landa, el actor que tuvo su propio género cinematográfico y después se consagró

Carlos Losada

Jueves 9 de mayo de 2019

2 minutos

6 años después de su adiós, rememoramos su prolífica trayectoria

Alfredo Landa (Europa Press)

Hablar de Alfredo Landa o recordar su carrera como actor es hacerlo de la historia más reciente de España. Sus películas y series han mostrado la evolución de nuestro país de un modo indirecto pero muy claro. Y es que, este pamplonica nacido un 3 de marzo de 1933 y fallecido el 9 de mayo de 2013, representó durante mucho tiempo al “español medio”.

En sus casi 50 años de profesión, Alfredo Landa intervino nada más y nada menos que en 133 películas, las cuales estuvieron jalonadas con representaciones teatrales y apariciones en series de televisión. De ahí que hacer un exhaustivo recorrido por su trayectoria profesional sea una tarea ciertamente complicada. No obstante, podemos destacar los siguientes hitos (y películas).

Debut y primeros años

Su capacidad cómica le abrió puertas en sus primeros años tanto en el terreno teatral como en la parcela fílmica. Su debut en esta fue todo un éxito, ya que pertenecía al elenco que protagonizó Atraco a las tres, de José María Forqué. De este modo, se fue haciendo un hueco en la incipiente industria española.

Y llegó el landismo

A pesar de que sean consideradas en su mayoría películas “menores”, estas cintas de finales de los años 60 y principios de los 70 alzaron a Landa a los altares de la popularidad. Tanto fue así que a este género se lo llamó con su apellido: landismo. En esos años llegó a hacer hasta 8 películas al año. Todas ellas eran sencillas de rodar, con el pamplonica como actor principal y un grupo de directores sacando provecho de su vis cómica y del comienzo de aperturismo en la dictadura franquista.

Cintas como La ciudad no es para mí, No desearás al vecino del quinto, Vente a Alemania, Pepe, Jenaro el de los catorce, Manolo la Nuit o la patriótica Cateto a babor tenían en Alfredo Landa la representación que nos querían mostrar del español medio: bajito, peludo, fanfarrón, machote y de buen corazón.

Reconocimiento nacional e internacional

A partir de 1977 la carrera cinematográfica de Afredo Landa cambió. La comedia dejó de ser su único hábitat y dio rienda suelta a alguna de sus mejores interpretaciones en películas sobresalientes. Todo comenzó con El Puente de Juan Antonio Bardem, a la que podemos unir El crack de José Luis Garci, Los santos inocentes de Mario Camus –por la que ganó el premio al mejor actor en el Festival de Cannes junto a Francisco Rabal–, La vaquilla de Luis García Berlanga, El bosque animado de José Luis Cuerda –que le supuso su primer premio Goya– o La marrana, también de Cuerda y su segundo Goya.

Esos premios tuvieron como colofón el Goya de honor que la Academia del Cine Español le entregó en el año 2007.

0

No hay comentarios ¿Te animas?