Gastronomía

¿Cuáles son las pastelerías más antiguas de Barcelona?

Martes 19 de febrero de 2019

3 minutos

La repostería tradicional catalana se mantiene viva gracias a estos obradores centenarios

Las pastelerías más antiguas de Barcelona (Bigstock)

Para descubrir algunas de las pastelerías más antiguas de España miramos a Barcelona. Allí encontramos 7 de estos templos de la cocina dulce, que siguen trabajando el recetario clásico, con procesos artesanales y con ingredientes de mucha calidad.

Para sobrevivir al paso de los años, han tenido que adaptarse a los nuevos tiempos. Incorporan nuevos productos y técnicas más innovadoras, pero sin olvidar la tradición de los clásicos con los que echaron a andar en sus inicios, hace ya más de 100 años.

La Estrella (Carrer Nou de la Rambla, 32)

Es el año 1825 cuando La Estrella da sus primeros pasos. En 1916 los hermanos Roig se hacen cargo de su gestión hasta 1927, cuando deciden adquirir La Colmena y dejar la propiedad a uno de sus pasteleros: Simeón Pujol. La familia Pujol se encargará del negocio hasta 2015, año en que Ferrán Pujol pasa el testigo a su amiga Montserrat, actual propietaria. La pastelería conserva el horno de bóveda original, aún en uso, la fachada y el mobiliario, tras su última remodelación de 1950. El local está catalogado con la máxima categoría de protección de la ciudad.

Pastelería La Estrella (Foto: La Estrella)

Chocolatería Fargas (Carrer del Pi, 16)

Su anterior establecimiento estaba documentado en 1827. En 2015 se ven obligados a cambiar de ubicación, debido a que el edificio donde se encontraba iba a ser transformado en unas galerías comerciales. Se instalan a tan solo unos metros de distancia y consiguen dar continuidad a su trayectoria de casi 200 años. En Fargas, pastelería de tradición chocolatera, encontrarás bombones al peso, trufas, caramelos artesanales o su fantástico cacao a la muela.

Pastelería Fargas (Foto: Fargas)

La Colmena (Plaça de l'Àngel, 12)

Rosendo Abella funda en 1849 esta mítica pastelería del centro de Barcelona con el nombre de Ca l’Abella. En 1868, la familia Costa adquirió el negocio y pasó a llamarle La Colmena. En 1927, pasa a la familia Roig, que es la actual propietaria de la pastelería, con José María Roig y su hijo Toni Roig al frente. Es famosa por sus dulces típicos de pastelería catalana y sus caramelos artesanales, los más antiguos de España elaborados manualmente. Una especialidad de la casa que hay que probar es su conocido turrón de yema tostada.

Pastelería La colmena (Foto: La Colmena)

Foix de Sarrià (Carrer Major de Sarrià, 55)

Josep Foix Ribera y su mujer Paulina Mas Rubinat  abrían esta pastelería en 1886. Ellos resultaron ser también los padres del famoso poeta y escritor Josep Vicenç Foix. El mismo escritor fue quien regentó la pastelería desde 1936 hasta 1968. Luego pasaría el relevo a su primo Jordi Madern, quien ha seguido con el negocio hasta la actualidad. Tienen una variedad enorme de dulces tradicionales, que conviven con otros más actuales. Ofrecen además un servicio de catering con creaciones dulces y saladas.

Marrón glacé de pastelería Foix de sarrià (Foto:Foix de sarrià)

Casa Vives (Carrer de Sants, 74)

La historia de Casa Vives comienza en 1895 con un horno dedicado solo a la elaboración de pan. Con el tiempo y después de cuatro generaciones, la pastelería ofrece una gran variedad de productos dulces y salados, tanto en sus tiendas como en su servicio de catering. Actualmente, cuentan con dos puntos de venta en Barcelona, uno en Carrer de Sants, donde empezó todo, y otro en Rambla de Catalunya 58. También tienen otras dos tiendas en la vecina población de Castelldefels.

Turrón de crema de pastelería Casa Vives (Foto: Casa Vives)

Pasteleria Escribá (Gran Via de les Corts Catalanes, 546)

Este local de la Pastisseria Escribà nace con el nombre de Forn Serra en 1906, de la mano de Mateu Serra i Capell. Más tarde llegaría Antoni Escribà i Serra, conocido como el “mago del chocolate”, para hacerse cargo de ella. Antoni Escribà estuvo 60 años al frente del negocio y alcanzó un enorme reconocimiento internacional por sus esculturas de chocolate. En palabras de Ferrán Adrià, fue “un revolucionario del mundo del chocolate” y “el primer vanguardista de la gastronomía española”. Hoy, su hijo Christian Escribà está al frente del negocio, que ha evolucionado con la creatividad que siempre ha acompañado al maestro pastelero. Tienen 3 tiendas en Barcelona y una escuela donde imparten cursos (Escribà Academy).

Pastelería Escribà (Foto: Escribà)

Pastelería Mauri (Carrer de Provença, 241)

Francesc Mauri abre esta pastelería en 1929. Con los años el negocio ha ido creciendo y añadiendo nuevos productos y espacios, como el restaurante, la charcutería o el servicio de catering. Merece la pena entrar a su local y ver el mobiliario y las pinturas de sus techos de la entrada, que ya han tenido que ser restauradas varias veces.

Pastelerias mas antiguas barcelona mauri

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?