Ocio

Maravillas de Burgos: recorrido por el pasado y presente de esta ciudad

David Vargas

Martes 14 de julio de 2020

3 minutos

Burgos es dueña de una soberbia catedral que ya celebra sus 800 años

Maravillas de Burgos: recorrido por el pasado y presente de esta ciudad

Merece la pena visitar Burgos, pasear por sus elegantes calles, paseos y zonas verdes, contemplar su catedral gótica Patrimonio de la Humanidad y disfrutar de su gastronomía, cada vez más reconocida a nivel nacional e internacional. Burgos también es conocido por el Museo de la Evolución Humana que se sitúa junto al río Arlanzón y los yacimientos de Atapuerca, a apenas 10 km de la capital, que cada día nos sorprenden con nuevos hallazgos que permiten descifrar los orígenes de la especie humana.

En 1221, en presencia del rey Fernando III de Castilla, se puso la primera piedra de la catedral de Burgos. Ocho siglos después, la obra más impresionante del arte gótico español sigue asombrando a cuantos viajeros posan la mirada en sus puertas, rosetón, ventanales, agujas, gárgolas y cresterías. La ciudad, cuna y mausoleo de reyes y cruce de caminos hacia las tierras del norte, conmemora este año 2020 y el próximo el octavo centenario de su gran templo.

Aparte de su magnífica catedral, merece la pena visitar también el Monasterio de las Huelgas Reales. Se construyó en los siglos XII-XIII por orden de Alfonso VIII y su esposa Leonor Plantagenet (hermana del famoso Ricardo Corazón de León) para la orden cisterciense, y fue panteón real y lugar de retiro espiritual de las damas de la nobleza de la época. La abadesa era un miembro de la Casa Real.

Huelgas Reales

 

Fueron muchos los privilegios que obtuvo este monasterio, llegando incluso a depender directamente del Papa, de tal forma que la abadesa estaba por encima del propio obispo de Burgos. El conjunto consta de varias partes: la iglesia, el monasterio y la zona de clausura y ha sido declarado Monumento Histórico-Artístico. Arquitectónicamente responde al arte románico, pero con fuertes influencias mudéjares. Te recomendamos contratar la visita guiada, que dura aproximadamente una hora. En ella te contarán más detalles de la historia y riqueza arquitectónica que alberga entre sus muros.

Una apuesta de modernidad y excelencia

Otras visitas obligadas son, sin duda, el Monasterio de San Pedro de Cardeña (a 10 km del centro de Burgos), la Cartuja de Miraflores, una joya del arte gótico isabelino, o el Paseo por el Espolón, un recorrido arbolado y ajardinado en el mismo centro de la ciudad que conecta el Arco de Santa María —otro monumento emblemático de Burgos— con el Teatro Principal. Pero seguramente el museo más concurrido mira al río Arlanzón desde la modernidad y excelencia que le imprimió el arquitecto Juan Navarro Baldeweg. Hablamos, cómo no, del Museo de la Evolución Humana (MEH), que abrió al amparo de los descubrimientos encontrados en el yacimiento de Atapuerca.

Monasterio de San Pedro de Cardeña

 

Allí, además de un viaje a las excavaciones de la Gran Dolina y un paseo por la galería de los homínidos, se puede conocer a Miguelón, un Homo Heidelbergensis que tiene medio millón de años. El MEH constituye un referente internacional en relación con el proceso evolutivo del hombre, que a día de hoy sigue siendo un gran enigma por descifrar. Tras visitar el museo, una segunda parte de este emocionante recorrido pasa por ir hasta Atapuerca, a 16 km de Burgos, y repartir el tiempo entre los propios yacimientos y el Centro de Arqueología Experimental.

Atapuerca

 

El recorrido, en el que siempre estaremos acompañados de un guía profesional, transcurre por la famosa Trinchera del Ferrocarril, un tajo de roca caliza abierto a principios del siglo XX. Este descubrimiento fue la punta de lanza de 3 de las excavaciones más importantes de la Sierra de Atapuerca: la Sima del Elefante, la Gran Dolina y la Galería. Durante la visita, comprenderemos la historia de los yacimientos, su particularidad geográfica y el modo de vida de nuestros antepasado, y acabaremos en el Centro de Arqueología Experimental, donde aprenderemos de primera mano las técnicas de caza y cómo hacían fuego los hombres primitivos. Todo un lujo de nuestro patrimonio nacional.

Trinchera del Ferrocarril

 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?