Ocio

Las mejores series para irse a la cama

David Vargas

Jueves 21 de mayo de 2020

3 minutos

¿Te gusta que te cuenten un cuento antes de dormirte? Sigue leyendo…

Las mejores series para irse a la cama

“Cuéntame un cuento y verás qué contento. Me voy a la cama y tengo lindos sueños…”. La letra de esta canción de Celtas Cortos me sirve de introducción para el tema del que voy a tratar hoy: series para irse a dormir. En esta categoría, incluyo a aquellas de capítulos independientes, con lo cual el espectador puede verlos de forma separada y sin necesidad de seguir la trama temporada tras temporada. Por eso, estas series —que reciben el nombre de series de antología— son perfectas para antes de caer en los brazos de Morfeo y, si además contienen capítulos cortitos, mucho mejor. ¡Que tengas dulces sueños!

‘Black Mirror’

Esta serie de Netflix ya va por su 5ª temporada y se ha convertido en todo un clásico de la ciencia ficción televisiva. Algunos de sus capítulos merecen pasar a los anales de la televisión de lo buenos que son, como el de la mujer que pierde a su marido y decide comprarse una versión robot del mismo o el ya mítico del primer ministro británico que tiene que mantener relaciones con un cerdo si quiere que unos secuestradores liberen a la princesa Susannah. Esta serie distópica nos presenta un futuro más o menos cercano y dominado completamente por las nuevas tecnologías. Su visión del mundo es ligeramente pesimista, pero también fascinante.

‘Electric Dreams’

Otra serie de ciencia ficción, esta vez de Amazon Prime Video. En esta ocasión, se basa en los cuentos escritos por Philip K. Dick, el gran referente de este género. La serie analiza la humanidad en 10 episodios independientes, entre los que hay de todo, pero que guardan entre sí un punto de encuentro: de alguna manera exploran el mundo de los sueños y el subconsciente y la mejor forma de evadirnos de la realidad. Además, cuenta con actores conocidos como Anna Paquin (El Piano) o Steve Buscemi (Fargo). Parece un buen plan para irse a la cama, ¿no crees?

‘Alfred Hitchcock presenta’

Nos ponemos nostálgicos y recordamos este clásico de la pequeña pantalla. Se emitió originalmente a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, pero yo no tuve oportunidad de verla hasta mediados de los ochenta en Televisión Española. Eran capítulos en blanco y negro (aunque me suena haber visto alguno en color) de media hora de duración y cada uno contaba una historia, aunque todos compartían el misterio, el suspense y el drama como elementos comunes. Lo que más recuerdo de esta serie es al propio Alfred Hitchcock presentando cada episodio en tono jocoso y, por supuesto, la magnífica melodía de los títulos de crédito, Marcha fúnebre por una marioneta.

‘Historias para no dormir’

Esta serie de RTVE —aún puedes ver sus episodios en la web— es una creación del gran genio patrio de la televisión: Chicho Ibáñez Serrador, autor del mejor programa de entretenimiento familiar jamás inventado, Un, dos, tres… responda otra vez (también puedes disfrutar de todos los programas en TVE a la carta). Fue el primer en tocar el género del terror en la España de la época. De entre todas las historias, me quedo con El televisor, de 1974, en la que un padre de familia ve toda su vida trastocada el día en que entra en su casa un bonito televisor. Toda un crítica mordaz a las “nuevas” tecnologías.

‘Love, Death + Robots’

Un conjunto de 18 piezas de animación de carácter futurista que duran poco más de 10 minutos cada una y que puedes ver en Netflix. Aparte de por incluir episodios breves perfectos para antes de irse a dormir, esta serie destaca por el hecho de que tiene entre sus directores a algunos españoles, como Víctor Maldonado, que firma la historia “Tres robots”, en el que, mucho después del fin de la humanidad, tres robots hacen un recorrido turístico por una ciudad postapocalíptica, o como Alberto Mielgo, que dirige “La testigo”, en donde una mujer, tras presenciar un brutal asesinato, huye del asesino por las calles de una ciudad surrealista. ¡Hay que verla!

‘Room 104’

Esta serie —de la que de momento podemos disfrutar de sus tres temporadas en HBO— nos cuenta las historias de diferentes personajes que pasan por la misma habitación de un típico motel americano. Son pequeñas píldoras de 20 minutos, entre las que me quedo con el relato de esa pareja mayor que recuerda su primera noche juntos en esa misma habitación y que hace un repaso de su relación, con secretos incluidos. En definitiva, cada historia es una aventura que nos adentrará en un mundo desconocido, con la ventaja añadida de que tenemos total libertad para ver el capítulo que queramos sin necesidad de seguir un orden.

0

No hay comentarios ¿Te animas?