Ocio

¿Recuerdas a Los Porretas, que amenizaban todas las mañanas en la radio?

Marco Herrera

Miércoles 3 de abril de 2019

1 minuto

La radionovela de humor estuvo en antena en la Cadena SER durante más de 12 años todas las mañanas

Actores de radio grabando La Saga de los Porretas (Cadena SER)

Ahora que los seriales vuelven a estar de moda gracias a los podcast, queremos recordar el que fue uno de los últimos seriales que logró permanecer en las ondas de la radio española: La Saga de los Porretas

El serial

Los Porretas fue una de las radionovelas más populares en nuestro país entre mitad de los años 70, comenzando su emisión en enero de 1976, y finales de los 80, cuando ponía fin a sus emisiones en junio de 1988. Se emitía por las mañanas de lunes a viernes en la Cadena SER y fue creación del guionista Eduardo Vázquez, quien décadas atrás había sido el artífice de otra radionovela ya mítica en la historia de la radio en nuestro país como Matilde, Perico y Periquín. El director fue José Fernando Dicenta hasta que falleció en el año 1984.

La Saga de los Porretas, sin embargo, llegaba con la novedad de que se alejaba por completo del patrón establecido por predecesoras en la radionovela como Ama RosaSimplemente María y algunas más. Los dramas pasionales tan exitosos en la década de los 50 ya no resultaban del agrado del público, cuyos gustos habían ido cambiando con los años. El melodrama se sustituyó por una comedia ligera y de tono amable, que cuajó de primeras entre la audiencia y se mantuvo en antena durante más de 12 años.

Argumento

En cada episodio, se narraba durante 10 minutos la vida diaria de los Porretas, una familia de clase media española, frente a la cual se situaba el patriarca, Segismundo Porretas, que con sus 80 años se dedica a vivir la vida y, en cuanto tiene ocasión, frecuenta el Casino del Buen Jubilado. Duante cada capítulo se cuentan también las difíciles relaciones de Segismundo con su nuera Candelaria y con sus conflictivos nietos.

Un personaje muy habitual en los episodios era Don Honorio, adinerado amigo de la familia Porretas, el cual estaba habituado a hacer alarde de suprivilegiada posición social. Avelino Porretas (hijo de Segismundo, y marido de Candelaria) solía repetir en presencia de este la frase: "¡Maldito miserable! ¡Me quiere humillar!".

1
Antonio Pérez Nieto Hace 5 meses
Yo lo recuerdo con cariño, lo escuchaba todos los días mientras repartía pan a domicilio en mi pueblo. Mi preferido era el abuelo, que era un cascarrabias y sentenciaba llevando siempre razon