Televisión

Netflix se sumerge en 'El caso Alcàsser' con un exhaustivo documental

Carlos Losada

Foto: Netflix

Viernes 7 de junio de 2019

2 minutos

Trata de arrojar luz sobre uno de los asesinatos que más conmocionaron en los años 90

El caso Alcàsser en Netflix

En 1992 se produjo uno de esos crímenes que sacuden a toda la opinión pública. Míriam, Toñi y Desirée, tres adolescentes del municipio valenciano de Alcàsser desaparecieron cuando hacían autostop para ir a una fiesta del instituto. 75 días después, unos apicultores encontraron enterrados sus cadáveres.

El documental de Netflix

En este documental que se estrena en Netflix (@NetflixES) el 14 de junio se ha llevado a cabo una importante labor de investigación. En sus 5 episodios de una hora, no solo se exponen los hechos y las consecuencias, sino que también se centran en cómo se comunicaron los acontecimientos y en esas partes que aún a día de hoy son difíciles de explicar.

El caso Alcàsser es el resultado de 228 horas de entrevistas a 58 personas, de repasar más de 500 horas grabadas en aquellos años y de un concienzudo trabajo de un año y medio.

Las niñas de Alcàsser

El caso de las tres chicas, de 14 y 15 años, estuvo presente en los medios de comunicación durante meses, convirtiéndose en uno de los focos de actualidad más habituales durante la desaparición y búsqueda de los culpables. Hubo incluso programas como Esta noche cruzamos el Mississippi que arrojaron teorías conspirativas.

Sea como fuere, las tres niñas aparecieron asesinadas y las pesquisas llevaron a dos posibles autores: Miguel Ricart, que fue detenido y juzgado a 170 años de prisión, y Antonio Anglés, que huyó y aún hoy continúa en paradero desconocido.

Ricart salió de la cárcel en 2013 y aunque ha tratado de mantenerse en el anonimato, ha seguido afirmando que solo fue un cabeza de turco y que su amigo Anglés fue asesinado.

Una resolución controvertida

Uno de los atractivos del documental se halla en que la resolución del caso no estuvo exenta de polémica. Por ejemplo, Miguel Ricart aseguró en sus dos primeras declaraciones que habían cometido los crímenes Anglés y él. Pero en una tercera (y otras que hizo en la cárcel) negó los hechos y aseguró que la Guardia Civil le había torturado para que confesase –aunque no se hallaron pruebas de ello–.

Otro de los momentos controvertidos se vivió en el juicio, cuando aparecieron nuevas pruebas que podían implicar a más personas en el crimen. Y es que en una segunda autopsia se contempló la posibilidad de que hubieran sido 5 (e icluso 7) los autores de las muertes. Hubo un intento de aplazamiento y se produjo una manifestación para lograrlo. Sin embargo, el proceso siguió adelante.

0

No hay comentarios ¿Te animas?