Televisión

¿Qué fue de la ventrílocua Mari Carmen y sus muñecos?

Teresa Rey

Foto: RTVE

Martes 3 de marzo de 2020

3 minutos

En la actualidad tiene 76 años y está retirada del mundo del espectáculo desde hace unos años

Qué fue de la ventrílocua Mari Carmen y de sus muñecos
Teresa Rey

Foto: RTVE

Martes 3 de marzo de 2020

3 minutos

María del Carmen Martínez-Villaseñor Barrasa, más conocida como Mari Carmen y sus muñecos, nació en Cuenca en el año 1943. En la actualidad tiene 76 años, pues su cumpleaños es el 4 de mayo. La ventrílocua está retirada del mundo del espectáculo desde hace unos años, pero en 2017 tuvo que reaparecer en los medios de comunicación para desmentir un bulo sobre su supuesto fallecimiento en un hospital de Cuenca.

Los cuatro muñecos

La humorista se hizo conocida gracias a sus dotes para manejar cuatro muñecos con una gracia sin igual, que la convirtieron en una de las representantes del teatro de guiñol más importantes de nuestro país y en una de las cómicas más queridas y valoradas del momento. En este mundo empezó muy joven, pues con tan solo 16 años ya realizó sus primeras apariciones en el mismo. Ya comenzó a desarrollar su habilidad como ventrílocua y en poco tiempo debido a su gracejo natural logró hacerse muy popular. Sus inicios se deben precisamente gracias al padre de otro de los grandes conocidos de esta profesión, el famoso José Luis Moreno.

Enseguida surgieron los personajes que la acompañarían a lo largo de su carrera profesional. Por un lado, estaba Nícol, un pato castizo, muy impulsivo y algo deslenguado; luego, Daisy, una adolescente descarada; no podemos olvidarnos de Rodolfo, el león más tierno de la historia del guiñol y quizá su personaje más entrañable; y, por último, la inolvidable Doña Rogelia, con sus ideas características y siempre protestando por todo, una gruñona prototipo en toda regla.

La propia María del Carmen cuenta en una entrevista concedida a Cadena Ser, que esta marioneta surgió de un paseo por la Serranía de Cuenca al encontrarse con una mujer mayor sentada en un poyete con la que intentó mantener una conversación. Aunque más “bien fue un monólogo” porque era “muy sorda, y no entendía nada de lo que le decía”, pero con la que se pasó una “risa increíble”, pues le contestaba otras cosas que nada tenían que ver con lo que le preguntaba. Así pues, esta señora fue la que la inspiró para crear a uno de sus muñecos más emblemáticos.

La artista siempre ha asegurado sentir cierta predilección hacia Nícol, y también ha contado curiosidades como que durante los años setenta, Rodolfo no era un personaje al que se le viera mucho en la televisión, aunque a las galas sí acudía con él.  

Su popularidad

En el año 1967, los muñecos de Mari Carmen comenzaron a hacerse muy populares al aparecer en la televisión. El primer programa donde se dejaron ver fue en Noche del sábado, presentado por Franz Johan y Gustavo Re. Después su presencia en el medio televisivo fue muy habitual y solían llamarla para participar en espectáculos de entretenimiento como ¡Señoras y señores! (1974-1975), Aplauso (1979-1980), Sábado noche (1987-1988), Pero ¿esto qué es? (1988-1989), y un largo etcétera.

También se la vio en otros programas como colaboradora, como en el concurso de TVE Las siete y media musical (1973), y dirigió espacios entre los que destacan Humor cinco estrellas (1991-1992), en Telecinco, y Ay, vida mía (1992-1993), en TVE, junto a José Manuel Parada.

Al mismo tiempo, destacar que ha hecho algunos papeles en el cine. El que contribuyó a que fuera más conocida fue su intervención en 1971 la película La graduada, de Mariano Ozores, con Lina Morgan y Florinda Chico. Pero más recientemente apareció en Torrente 5, de Santiago Segura.

El bulo de su muerte

En el año 2017, se publicó una noticia en la que se hablaba de su fallecimiento y que difundieron varios medios. Así pues tuvo que realizar diversas apariciones para desmentir esta información falsa. En una entrevista concedida por este motivo a la revista Diez Minutos, aseguraba que todavía viven muchos buenos humoristas de otras épocas, pero que la tendencia es contratar a otros perfiles más jóvenes y que ya ellos “no tienen cabida en la televisión”. “Al sistema no le interesa que haya artistas que hagan pensar al espectador, te manejan y te manipulan”.

Cuando Mari Carmen habla por sí misma es evidente que expresa lo que siente, tal y como deja constancia en sus entrevistas. Al hacerlo a través de los muñecos también ha demostrado que estos no tienen pelos en la lengua y cada uno, en su estilo y conforme a su personalidad dicen lo que estiman oportuno.

La artista no ha dejado de hacer cosas pese a que ya no aparezca en la televisión. Está en un retiro tranquilo con la compañía de sus muñecos y de sus familiares. En 1980 contrajo matrimonio con Manuel Almazor, y de esta relación nació su hijo Miguel el 26 de enero de 1981, con el que ha asegurado tener una buena relación. Sus proyectos a largo plazo son dedicarse a escribir algún libro más, ya tiene publicado uno Ventana al Edén (Bitácora, 1988), y realizar algún proyecto cinematográfico además de participar en aquellas iniciativas donde soliciten su intervención.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?