Viajes

Esquivias, el pueblo que hizo posible el Quijote

Carlos Losada

Foto: Ayuntamiento de Esquivias

Jueves 6 de junio de 2019

3 minutos

Miguel de Cervantes ideó su magna obra cuando vivió en esta localidad toledana

Esquivias
Carlos Losada

Foto: Ayuntamiento de Esquivias

Jueves 6 de junio de 2019

3 minutos

A unos 45 kilómetros de distancia de Madrid y de Toledo se encuentra la localidad de Esquivias (provincia de Toledo), donde la tradición asegura que Miguel de Cervantes puso las primeras “piedras” de su universal El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

Es por ello que el espíritu cervantino se percibe por todo el municipio, donde se rinde homenaje al tiempo que el célebre autor vivió allí.

Visitando Esquivias

La cercanía a ambas ciudades hace de la visita a este pueblo toledano una buena opción para pasar una jornada, especialmente si se quiere ahondar en la figura del escritor. En sus calles se halla la Casa de Cervantes, que, por cierto, no era suya.

Y es que en el año 1584 viajó hasta Esquivias con el objetivo de entrevistarse con Juana Gaitán, que era viuda de un amigo suyo poeta llamado Pedro Laínez. En este viaje, Cervantes conocería a Catalina de Palacios, quien se convertiría en su esposa. No tardaron mucho en pasar por el altar, ya que el 12 de diciembre de ese mismo año contrajeron matrimonio cuando él contaba con 37 años y ella tenía 19 primaveras.

Tras este evento, la pareja permaneció en Esquivias y se alojó en la casa de un pariente lejano de Catalina que se llamaba Alonso Quijada de Salazar. Durante esa feliz estancia, Cervantes comenzó a atisbar su Quijote. De hecho, está demostrado que el personaje del ingenioso hidalgo está basado en el del citado Quijada (no en vano, el verdadero nombre de Don Quijote se revela al final de la obra y es Alonso Quijano).

Casa de Cervantes en Esquivias

El hogar de Don Quijote

Pues bien, es posible visitar la Casa Museo de Cervantes en la mansión de Quijada, la cual se mantiene como si aún fuera propiedad de un labrador acomodado del siglo XVI. Es más, esta casa de dos plantas conserva incluso su bodega. Visitarla solo cuesta 3 euros, pero para los jubilados mayores de 65 años el precio es de 1,5 euros.

También en relación con Don Quijote de la Mancha y su autor, el consistorio de Esquivias lleva a cabo representaciones y visitas guiadas para quienes estén interesados en sumergirse un poco más en el Siglo de Oro español. La pasión por Cervantes, no obstante, llega a su culmen en la Semana Cervantina que se celebra en diciembre, en la que tienen lugar festejos como catas de vino y representaciones teatrales.

Más allá del escritor

A pesar de que el escritor de Alcalá de Henares es el auténtico protagonista de cualquier visita a Esquivias, en el pueblo también se puede visitar su Ayuntamiento de 1798, el Convento de los Capuchinos, la Ermita de San Roque y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Y por supuesto, en este periplo, habrá tiempo para tomar un refrigerio y disfrutar de la gastronomía castellano-manchega propia de la zona.