Anatolio Díez
Opinión

De Madrid al... infierno

Anatolio Díez
De Madrid al... infierno

El pasado 4 de mayo pasó una galerna por Madrid que arrasó absolutamente con todo a su paso solo quedó en pie el incontestable triunfo de la derecha, el PP en solitario obtuvo más votos que todas las fuerzas de progreso juntas, ante esta debacle electoral era obligado un análisis profundo de los motivos que han llevado a esta situación a los diferentes partidos que partían según Tezanos con la posibilidad de gobernar en Madrid, más cuando se ha producido una participación nunca vista en anteriores confrontaciones electorales, cuestión que según los “expertos” favorecía a las fuerzas de progreso.

Más Madrid, ha sido sin duda el gran vencedor de entre los partidos progresistas, El PSOE es el gran derrotado de esta parte del tablero y Unidas Podemos se ha quedado una vez más en tierra de nadie, pequeña mejora en votos y escaños, pero absolutamente desproporcionada al pago que se ha realizado para obtener este resultado.

Ahora bien, como suele ocurrir en estos casos ninguno de estos partidos considera equivocado el camino que le ha llevado ante tan escandaloso fracaso, unos hablan de la escasa idoneidad de su candidato y otros como siempre se quejan de la escasa cultura de la clase trabajadora y su ceguera para saber quién realmente defiende sus intereses, cuando no, culpan a las personas mayores de su incapacidad para votar por aquellas opciones que realmente defienden sus intereses.

Pero en ningún caso, son capaces de analizar, de ver, que quizás la forma de enfrentar la pandemia el electorado no la ha visto como la más conveniente, que quizás hay hartazgo por la falta de políticas sociales, que muchas personas, millones, se están quedando atrás, igual se deben plantear estas elecciones como un voto de castigo a las continuas indecisiones en la gobernanza del país que la alianza de progreso manifiestan constantemente.

El Partido Socialista no puede hablar de progreso y al segundo siguiente votar en el Euro Parlamento, junto al Partido Popular, Ciudadanos y Vox en contra de las propuestas para garantizar un acceso universal a las vacunas de la Covid-19 presentadas por los grupos de izquierda. Este rechazo se ha producido en el marco del debate sobre la puesta en marcha del denominado pasaporte verde de vacunación, la iniciativa con la que los Estados miembros pretenden “salvar el verano”, garantizando que sus ciudadanos puedan viajar con seguridad y con las mínimas restricciones durante la temporada estival. Cuestión esta del acceso universal a las vacunas que ya planteó el presidente chino a principios de este año y a la que se ha sumado otro “activista de izquierda” Joe Biden, consiguiendo que se reabra el debate nuevamente en la eurocámara.

Hoy el gobierno de coalición plantea en el documento enviado a Bruselas como moneda de cambio para acceder a la ayudas de lucha contra la pandemia, la retirada del incentivo fiscal a las parejas, al día siguiente este hecho es tratado por la ministra del negociado como una “errata”, proponen cobrar por circular por las carreteras del país, un día quieren acabar con la reforma de las pensiones de Rajoy al día siguiente, el ministro Escrivá, endurece la reforma, hoy hablamos de retirar el factor de sostenibilidad, al segundo se vuelve a plantear su necesidad pero esta vez con cambios, eso si sin concretar los mismos, con el cómputo de la carrera profesional ocurre lo mismo, vamos por la enésima propuesta, pero si queda clara la apuesta sin concesiones del ministro por los planes de pensiones privados. La eliminación de la reforma laboral del PP, figuraba como elemento fundamental del acuerdo de gobierno, posteriormente se alcanza un pacto para la aprobación de los presupuestos generales del estado con Bildu, cuyo elemento central para obtener su apoyo es la eliminación de la reforma laboral, hoy seguimos los trabajadores desamparados bajo la misma reforma de la derecha en plena actualidad. El IMV no llega a los más necesitados, en realidad no llega a casi nadie y de ahí el incremento diario de las colas del hambre, la pobreza severa alcanza a más de un millón de personas mayores y otros dos millones se encuentran en situación de pobreza, la pobreza infantil se mantiene por encima del 30%... Debemos parar a la derecha.

Si, sin duda, hay que parar a la derecha y a la extrema derecha, curiosamente a esta última después de los grandes esfuerzos por pararla realizados desde el progresismo ha sido la propia derecha la que le ha puesto freno. A la extrema derecha se la elimina, no por medio de gestos teatralizados o palabras gruesas, se la elimina gobernado desde lo social, con el BOE en la mano, haciendo políticas que la dejen sin la posibilidad de realizar acciones populistas, desde la toma de decisiones políticas que resuelvan los problemas de la mayoría del país, se la frena por medio de la defensa y profundización del estado de bienestar: fortaleciendo la sanidad pública, apostando por la educación y demostrando voluntad política para desarrollar acciones sociales: defensa de las pensiones públicas, eliminación de la reforma laboral, diseñando una fiscalidad progresiva, dónde pague más quién más tiene y redistribuya la riqueza entre los más desprotegidos, y finalmente apostando por la profundización de la democracia. Contra el populismo de la extrema derecha, confrontación con ideas y toma de decisiones políticas que mejoren la vida de los más necesitados y ahoguen el ideario neofranquista que defienden.

Seguramente con políticas nítidas de progreso, sin indecisiones, con voluntad para resolver los problemas sociales de nuestra clase, seguramente decía, el resultado en Madrid hubiera sido otro absolutamente diferente.

Sobre el autor:

Anatolio Díez

Anatolio Díez

Anatolio Díez Merino (Orzonaga, León, 1953) es Secretario General de la Federación de Pensionistas y Jubilados de UGT-UJP y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

Se afilió en 1976 y lleva casi toda su vida en el sindicato. Minero de profesión, su actividad comenzó en el carbón. Allí estuvo ligado a UGT y fue miembro del comité de empresa de Comercial Minera del Carbón. Antes de tener responsabilidades de ámbito estatal, pasó por todos los eslabones del sindicato. En 2008 se jubiló y en 2009 regresó para hacerse cargo de la Federación de Pensionistas de Castilla y León. Desde 2015 está en la estatal.

La Federación de Pensionistas y Jubilados de UGT-UJP tiene por finalidad agrupar y organizar a todos los pensionistas, jubilados y prejubilados afiliados a UGT, cuya pensión haya sido originada por su condición de trabajador asalariado o autónomo, para defender sus intereses sociales, materiales y económicos, orientándolos hacia la consecución del Estado de Bienestar.

… saber más sobre el autor