Alejandro Otero
Opinión

Comienza a estar de moda ser mayor

Alejandro Otero Davila
Comienza a estar de moda ser mayor

Por el momento nadie ha definido la nueva cultura del mayor, y aún no tiene un nombre que nos identifique. El cambio tendrá que hacerlo una generación (nuestros hijos), muy importante en la historia occidental: la del 'baby boom', que fue artífice del mayo del 68, revolucionó la moda, las relaciones sexuales, el estilo de vida, etc.

Dentro de unos años, comenzarán a jubilarse, y a ellos corresponderá la responsabilidad de abrir las nuevas expectativas, la nueva generación personas mayores, la más preparada de la historia y esta nueva sociedad abocada al reto más crucial de la historia de Occidente, los gravísimos problemas que producirá el número tan alto de personas jubiladas

La sociedad actual está orientado a sobrevalorar la juventud y al mismo tiempo restar prestigio a las personas mayores. Considerar que una persona de 60 ó 70 años no está en condiciones de realizar con éxito las tareas de su vida profesional diaria "es uno de los racismos más rastreros de esta sociedad".

Llegar a persona mayor es el horizonte normal en la vida de los ciudadanos, por lo que es útil reflexionar sobre ese momento como una etapa más del crecimiento humano. Ser persona mayor y futuro suenan a conceptos enfrentados y contradictorios, pero el caso es que navegan en el mismo barco porque mayores seremos, si antes la muerte no lo impide. 

Transitar a ser persona mayor resulta ineludible, pero ya no es lo que era. Han cambiado radicalmente los retos socioeconómicos, culturales, científicos, incluso biológicos, que plantea una población cada vez más longeva, fenómeno sin precedentes en su historia evolutiva.

Como hemos cambiado desde la década de los 80 del siglo pasado, el término viejo, ha desapareciendo de los medios de comunicación. En 1982, la Asamblea Mundial del Envejecimiento estableció que cumplir los 60 años implicaba entrar en la vejez. Término de una Asamblea Mundial.

Luego, el límite se retrasó a los 65, coincidiendo con el momento de la jubilación.

La Real Academia Española, por su parte, asegura que es viejo aquel que cumple los 70 años.

 Y en medio nosotros los implicados, aquellos que ya hemos entrado en los sesenta, en los setenta e incluso en los 80 y que levantamos la voz, al considerar que nos han incluido en un grupo que no nos corresponde. No somos, viejos ni tampoco ancianos.

Sencillamente somos personas mayores, personas con experiencia vital, con buena salud. con formación, experiencia profesional y talento y desde hace tiempo reclamamos y lo hemos conseguido que se modifique el léxico, la palabra, que acompaña a este grupo poblacional cada vez más numeroso. 

Porque, además de ser injusto, es despectivo y discriminador. La palabra viejo o anciano se emplea de manera peyorativa. Detrás de esa palabra se esconden conceptos como dependencia, muerte, enfermedad, inactivo, improductivo... es decir, todo aquello asociado directamente a una vida negativa y contrapuesta a los valores que la sociedad ensalza, como es la juventud, el trabajo, la riqueza, la fuerza.

Nuestro esfuerzo desde la Federación Gallega de Asociaciones Universitarias Seniors, FEGAUS, es trabajar para poner en valor toda la capacidad de esta nueva generación, la generación sin nombre y que tendremos que inventarlo, para identificar a estas personas que están trabajando y apoyando en los momentos más difíciles a nuestra juventud.

“En la madurez no nos deben preocupar las arrugas del rostro, sino las del cerebro” 
Ramón y Cajal

 


Alejandro Otero Davila, Presidente de FEGAUS.

Fuentes para realizar este texto: El libro Blanco de CAUMAS. Asignatura pendiente en el siglo XXI. M-2953-2018

8
ANTONIO Hace 2 meses
YO ME QUEDO CON ESTE DICHO "LA JUVENTUD NO ES UN TIEMPO DE LA VIDA, ES UN ESTADO DEL ESPIRITU", NO ME IMPORTA DENOMINARME VIEJO, QUE PARECE SER QUE MOLESTA A MUCHA GENTE, PUES LE PONEN OTROS NOMBRES PARA NO RECONCER UNA REALIDAD, VIEJO,MAYOR,ANCIANO,... NO HACE FALTA INVENTAR NUEVAS DENOMINACIONES......
Alejandro Otero Davila Hace 2 meses
Eduardo, por eso es necesario trabajar y denunciar estas situaciones, hemos comenzado una nueva etapa y tenemos que estar presentes y hacernos visibles. Gracias por tu aportación.
Eduardo Hace 2 meses
Buen artículo lleno de buenas intenciones, pero alejado de la realidad. En este país existe la jubilación forzosa a los 65 años. A estas personas se les niega el derecho a trabajar sin considerar si son aptos para ello. ¿El motivo? La edad ya que se presume que una persona más joven lo hará mejor. No importa nada sus capacidades o sí del trabajo de estas personas viven sus hijos y nietos.
Alejandro Otero Davila Hace 2 meses
Gracias por vuestros comentarios y aportaciones, el camino se ha iniciado y todos debemos colaborar para evitar que la riqueza, de formación, experiencia profesional y talento de las personas mayores se pierda.
Chema Menéndez Hace 2 meses
Somos personas mayores con identidad y criterio propio, siempre dueños de nosotros mismos.