Fernando Ónega
Opinión

Caídas y esperanzas

Fernando Ónega
Crisis
Onega Fogonazos

 

Hoy quiero pediros una cosa: que no os dejéis, no nos dejemos, deprimir por las previsiones de la economía. Las perspectivas son negras, lo reconoció ayer el propio presidente del gobierno. El Fondo Monetario Internacional habla de una caída del producto interior del 12,8 por ciento este año, la peor perspectiva del mundo. Cuando se publiquen los datos de caída de este trimestre que está terminando, parecerá que se hunde el universo. Pero ¿qué queréis? El país estuvo paralizado durante 90 días. No entró ni un turista en una nación que basa su economía en el turismo. Una caída en torno al 20 por ciento sería incluso pequeña en comparación con los “méritos” que hicimos. Quizá pasemos un año angustiados. Pero, si no hay que declarar un nuevo estado de alarma y, sobre todo, si hay una vacuna, de esta saldremos. No tan fuertes como dice el gobierno, pero saldremos. En circunstancias como la actual es cuando hay que repetir la frase de Franklin D. Roosevelt: “a lo único que hay que tener miedo es al miedo mismo”. Y, aunque nos cueste, creer que será verdad lo que dice nuestro gobierno: que nadie se quedará atrás.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?