Fernando Ónega
Opinión

Un deseo, una oración

Fernando Ónega
EuropaPress 2773432 joven adrian primer paciente trasladado uci planta hospital costa sol
Onega Fogonazos

 

Es surrealista decir y escuchar que con más de 600 muertos diarios la situación mejora, pero eso dicen los expertos. Por si la palabra de los expertos no fuese suficiente, tenemos las imágenes, que siguen valiendo más que mil palabras: se ven camas vacías en los hospitales. Tenemos también los datos: disminuye la presión en las UCI. Y tenemos la evolución de los contagios: dejaron de crecer al 22 por ciento y lo hacen al 3. Hoy es martes, que suele ser un día negro después del optimismo del fin de semana. Como escribo antes de la difusión de los datos del día, me limito a expresar un deseo: que siga la tendencia; que la realidad no estropee el hermoso sueño de que la epidemia se puede superar. Quedan todavía muchas víctimas, pero, por el amor de Dios, que sigan bajando; que tanta gente deje de sufrir algo que es mucho peor que el confinamiento y ese algo es el dolor por la pérdida de vidas. Ya sé que pedir esto no tiene nada de científico: es como una oración. Pues si hay que rezar, se reza. Necesitamos mascarillas y guantes. Pero necesitamos sobre todo el clavo ardiendo de una esperanza.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?