Fernando Ónega
Opinión

La curación del octogenario

Fernando Ónega
Paciente de 98 años dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío
Onega Fogonazos

 

Leo hoy una información que dice en su titular: “El 78 por ciento de los octogenarios se curan”. Un 78 es un porcentaje muy alto. Tal alto, que casi nunca se consigue, por ejemplo, en la participación en unas elecciones. Casi hay que decirlo de otra forma para darle la importancia debida: 8 de cada 10 octogenarios se curan. O bien: solo dos de cada diez octogenarios no consiguen curarse. Queda desmentido, por tanto, que ser infectado y tener más de 80 años equivalga a defunción segura. No es así y hay que celebrarlo. Y hay que hacer algo más, sobre todo ahora que parece que desciende la presión hospitalaria: no se debe dejar a los mayores sin atención o con atención disminuida. Hay que quemar públicamente ese protocolo del Departamento de Salud de la Generalitat que comentamos hace unos días y que da el visto bueno a la desatención de los mayores por su menor esperanza de vida. Si 8 de cada 10 octogenarios se curan –y todos los días vemos ejemplos emocionantes en la tele–, lo importante y lo urgente es que la medicina lo haga posible. Lo contrario puede entrar incluso en el Código Penal.   

 

1
Paulino González Fernández Hace 1 mes
"Hay que quemar públicamente ese protocolo del Departamento de Salud de la Generalitat que comentamos hace unos días y que da el visto bueno a la desatención de los mayores por su menor esperanza de vida" LA ESPERANZA DE VIDA es como el UNGÜENTO AMARILLO, para todo sirve (como las PENSIONES) Y PARA NADA VALE.Pero como se aplica a los ¡¡viejos!