Fernando Ónega
Opinión

Enemigos públicos

Fernando Ónega
Donald Trump y Jair Bolsonaro

Desde hoy al día 13, Cumbre Mundial del Clima en Madrid. Ambiente de ultimátum: el secretario general de la ONU apremia a tomar medidas antes de llegar al “punto de no retorno”, que no debe andar muy lejos. Realidad mundial: grandes zonas del planeta se están desertizando, entre ellas una parte de España. Sufrimiento humano: cada año una riada de veinte millones de personas se tienen que desplazar como consecuencia de desastres naturales. Inquietud: los mayores quizá ni viviremos para experimentar lo peor del cambio climático. Los más jóvenes tienen miedo, como yo temo por el futuro que les espera a mis hijos y a mis nietos. Ante esas evidencias, hay que preguntarse por qué son negacionistas jefes de Estado como Trump o Bolsonaro. No me importaría proclamarlos enemigos públicos de la Humanidad.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?