Fernando Ónega
Opinión

Un acto de justicia social

Fernando Ónega
Gordo Loteria Navidad

De las historias de la Lotería de Navidad, la más hermosa quizá sea la de Mercé Grau, vecina de Sant Antoni de Calonge, en Girona. No es una de las grandes afortunadas. Su premio es más bien modesto: 6.000 euros de un quinto premio. Pero para ella es una cantidad más que millonaria: vale una vida. Con ese dinero podrá pagar una cuidadora por horas para su marido, enfermo de alzhéimer. Podrá tener algún tiempo libre cada día, por no decir que podrá respirar. La caprichosa Lotería hizo un acto de justicia. Y añado un detalle: tuvo suerte de que los 6.000 euros le tocasen este año. Si le hubieran tocado el año pasado, habría sido bastante menos por la retención de Hacienda. El Fisco, hasta la última rectificación de retenciones, era una máquina que solo veía el dinero. Y el resto del Estado dejó que el año pasado más de 30.000 dependientes se muriesen sin una mínima ayuda oficial.  

 

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?