Luisa Pérez
Opinión

La figura de los abuelos y su rol como mediadores en la familia

Luisa Pérez
Abuelos

“Para dialogar, preguntad primero; después… escuchad” (Antonio Machado)

En la sociedad española la figura de los abuelos desempeña una importante función en la familia, en las que, entre otras, la tarea de cuidar de los nietos es una de las fundamentales, y que, a raíz de la emergencia sanitaria por coronavirus, ha provocado la interrupción abrupta de la relación entre abuelos-nietos. Entre las diferentes etapas evolutivas de la familia, el nacimiento de los nietos requiere de una definición "de uno mismo como abuelo/a" y el establecimiento de un nuevo vínculo abuelo-nieto. Podríamos decir, que la persona para hacerse abuelo/a requiere de adaptación, aceptación y acomodación a nueva identidad.

No hay un modelo tipo de abuelo/a, más bien se trata de un grupo heterogéneo cuyas actitudes y roles está condicionado por diferentes variables como la edad, la salud, la clase social, la cultura, la calidad de las relaciones entre los miembros de la familia, la proximidad a la zona de residencia de sus nietos/as, etc.  En este sentido, cómo cada persona configure su rol de abuelo y cómo perciba su abuelidad está muy relacionado con su capacidad de ayudar a los nietos y al significado de renovación biológica de la familia. 

Transmisores de afecto y valores

La figura de los abuelos juega un papel importante en el desarrollo psicoevolutivo de los nietos y en cómo se configura la calidad del vínculo entre ambos. De hecho, los abuelos tienen varias áreas de aportación en el ejercicio de su rol. Así, los abuelos pueden configurase como trasmisores de afecto y cariño, generando un vínculo emocional en el proceso de desarrollo del nieto desde la infancia. 

Suponen una ayuda en las tareas de cuidado de los nietos, desempeñando una función importante en familias monoparentales, en casos de progenitores adolescentes o cuando ambos progenitores desempeñan actividades laborales fuera del hogar.  En el área de la socialización y configuración de la identidad de los nietos son fuente de valores y experiencia de vida. Aportan aprendizajes a través del juego, cuando su edad y estado de salud así lo permiten. Pueden ser figuras cercanas y confidentes de sus nietos.

La figura de los abuelos y su rol como mediadores en la familia

El impacto del coronavirus en esta relación

Constituyen un modelo de envejecimiento. Esta dinámica permite ofrecer a los nietos información acerca de cómo piensan y funcionan las personas mayores. La situación de pandemia que experimentamos y el confinamiento vivido en los meses pasados han puesto en evidencia aspectos importantes de la atención a las personas mayores y la importancia de los vínculos familiares en el cuidado y atención de los abuelos.

A raíz de la crisis sanitaria originada por la Covid-19, muchos grupos familiares tuvieron que interrumpir las visitas a las personas mayores, afectando emocionalmente tanto a los abuelos como a los nietos. A las mencionadas aportaciones, se suman las muestras de apoyo que los abuelos hacen a la familia en momentos críticos, ofreciendo soporte financiero y emocional.

Importante rol de mediación familiar

Son mediadores en los conflictos intergeneracionales, ayudando a gestionar los conflictos padres-hijos. En otras ocasiones, ellos se convierten en la diana de los conflictos familiares, especialmente en los referidos al cuidado que la familia les ha de proporcionar cuando pierden su autonomía.  En nuestro contexto sociocultural, las personas viven más y con una mejor calidad de vida, lo que ha dado lugar a un nuevo escenario familiar, en el que surgen conflictos vinculados con la convivencia entre distintas generaciones, con valores e intereses diferentes y que hacen tambalear el equilibrio familiar. 

La crisis sanitaria ha puesto en evidencia la necesidad de ayudas dirigidas a dar soporte a las necesidades de las personas mayores, a la necesidad de ofrecerles seguridad personal, evidenciado la obligación de cuidarles en la proximidad y en la distancia. El tratamiento del conflicto en familia desde el ámbito de la mediación ofrece un escenario de intervención con el grupo familiar, orientado a favorecer el buen desarrollo de sus miembros, facilitándoles un contexto comunicacional centrado en la tarea de encontrar soluciones y consenso. 

En suma, la mediación les ofrece la posibilidad de abordar sus conflictos de y en familia, en base a la relación de ayuda, la expresión de sus sentimientos, la clarificación de sus necesidades, en un marco facilitador de diálogo, experimentando y fomentando los componentes sanos de la relación. En definitiva, pone el foco en un escenario familiar donde el elemento principal se sitúa en el desacuerdo entre los miembros de la familia, pretendiendo, fortalecer los vínculos familiares y fomentar la participación y garantizando el derecho de las personas mayores a tomar sus propias decisiones


Luisa Pérez (@psicoluisaperez) es psicóloga, logoterapeuta y mediadora familiar en el ámbito privado. Experta en relaciones abuelos-nietos, procesos de duelo y comunicación de malas noticias.

0

No hay comentarios ¿Te animas?