Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Ataxia: cuando el cerebelo no obedece

Ramón Sánchez-Ocaña
Ataxia
Pildoras

 

Literalmente ataxia significa desorden. Y se emplea para designar una entidad compleja en la que hay una pérdida de la coordinación del movimiento debida a lesiones cerebrales o a dificultades de transmisión de la información postural. No es, como puede parecer, un problema de debilidad muscular. Es característico el planteamiento motriz de quien padece ataxia, ya que no puede controlar sus movimientos. No recibe información correcta de cómo esta situado. O es una marcha a paso corto, mínimo, uno tras otro, hasta dar un paso normal; o es un paso exagerado, levantando excesivamente el pie para dejarlo caer después como si estuviera en un desfile. Hay descoordinación, como si los miembros no respondieran a las ordenes cerebrales. No se trata, como decimos, de una debilidad muscular y, por lo tanto, no se puede asimilar ni a la atonía ni a la distonía, sino que se engloba en los problemas de tipo medular y cerebral. 

El problema más grave que plantea es el que se deriva precisamente de su origen porque se debe a  la falta de información de retorno que el cerebro tiene. Así, puede padecer diversos trastornos articulares por un mal uso de las extremidades, o bien dañarse por movimientos incontrolados.

En el caso de una anemia perniciosa, como se destruyen los cordones de la médula, el resultado es el mismo, aunque puede mantenerse la sensibilidad frente al dolor. 

En los niños puede aparecer a edades muy tempranas y con frecuencia se asocia a un trastorno causado por un virus como el de la varicela o alguna neumonía. En cualquier caso, cuando surge así se achaca a la actividad vírica.

Lo que parece conveniente difundir es que la ataxia es un síntoma de descoordinación de movimientos. Y que puede tener muchos orígenes. De cuál de ellos sea depende tanto la evolución como el tratamiento y el pronóstico. Porque las hay congénitas o las hay que aparecen como secuela de algún accidente cerebrovascular. También puede desaparecer de forma espontánea, como muchas veces ocurre tras estar presente una temporada.

Una de las ataxias más conocida es la llamada de Fiedreich, en honor del neurólogo alemán que la describió. Es de evolución variable, pero generalmente comienza por dificultad para la marcha, que poco a poco va afectando a más movimientos. Incluso los músculos de la dicción y del movimiento ocular pueden no recibir las órdenes correctas del cerebelo. También en muchos casos esta ataxia aparece asociada a otras enfermedades como la diabetes.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor