Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Hipertensión: las preguntas más frecuentes

Ramón Sánchez-Ocaña
Hipertensión: las preguntas más frecuentes

Píldoras

 

Hemos hablado varias veces ya en estas 'píldoras' de 65Ymás de la hipertensión. Es un problema que afecta a la mayoría de los que ya hemos cumplido los años que marca el título de nuestro periódico. Y estas han sido las preguntas más frecuentes que hemos recibido.

¿Qué es la hipertensión?

Cuando el corazón se contrae y lanza la sangre, la presión que ejerce sobre las paredes de los vasos es la máxima, ya que es cuando más sangre circula por ellas y sobre todo, con más fuerza. Y cuando el corazón se relaja, y no ejerce fuerza sobre las arterias es cuando tenemos la presión mínima. Eso es la tensión: la fuerza ejercida por el volumen de la sangre contra las de los vasos sanguíneos.

¿Por qué es tan peligrosa la tensión elevada?

Imagínense las tuberías de una casa por las que el agua circula a  mayor presión de la que pueden soportar. El peligro es tremendo. Se puede romper la tubería y entonces sería un accidente gravísimo. Nuestras tuberías internas están sujetas al mismo riesgo si la sangre circula a más presión de la debida. Se puede romper un vaso del cerebro, o de cualquier otro punto.

¿Cuando se es hipertenso?

Hasta hace poco tiempo se consideraba hipertenso tratable quien tuviera una tensión de 160/95 (En España seguimos con la costumbre de citarlo en centímetros: 16 y 9,5); hoy se aplica el criterio de que la tensión no debe sobrepasar los 140 de máxima y 90 de mínima. Con esas cifras se puede calcular que la hipertensión afecta al 33 por 100 de la población adulta y al 45 por 100 de los que tienen más de 65 años.

¿Por qué solo la mitad de los diagnosticados están bien tratados?

Entre otras cosas, porque el paciente como no tiene síntomas de ningún tipo, incumple el tratamiento. O al cabo del tiempo, lo abandona. Recuerde que se le ha llamado el enemigo silencioso, porque no avisa, no da síntomas y sin embargo alrededor de la mitad de las muertes que se achacan al aparato circulatorio pueden atribuirse a la hipertensión arterial.

¿Influye la edad y el sexo?

Hasta los 40-50 años hay más hipertensión en los varones; durante los diez años siguientes se mantienen unas curvas similares entre los dos sexos; pero a partir de los 50-55 aparece una prevalencia mucho más elevada entre las mujeres. Después de la menopausia hay el doble de hipertensas que de hipertensos.

¿El sistema de vida agitado puede influir?

No parece que vivir en el campo o en la ciudad tenga una influencia decisiva en la hipertensión. La estadística nos engaña porque nos dice que hay más casos de hipertensión en las zonas rurales. Pero no se debe al sistema de vida, sino a que la población rural suele estar más envejecida.

¿Influye la genética?

Hay familias de hipertensos y se piensa que aproximadamente un 30 por 100 de hipertensiones se debe a causa genética. Antes de los 55 años es 4 veces más frecuente en individuos que tienen una historia familiar de hipertensión. Lo curioso es que algunos estudios muestran que un bajo peso al nacer se puede asociar a un mayor riesgo de hipertensión, aunque no se sabe por qué.

¿Prohibida la sal?

Los datos son rotundos: en sociedades primitivas con consumo de sal muy reducido la tasa de hipertensión es muy baja. Tradicionalmente, una de las primeras recomendaciones para el hipertenso es eliminar la sal. Y una de las medidas más duras de llevar a cabo. Pero para la gran mayoría de los hipertensos reducir la sal es sumamente beneficioso.

¿La obesidad causa hipertensión?

Tiene una asociación clara. Aunque también debe decirse que no todos los obesos tienen cifras de tensión elevada. Y lo mismo puede decirse del ejercicio. Parece que un ejercicio ligero no altera las cifras de tensión. Pero si se realiza deporte de intensidad moderada, se mejora mucho.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor