Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Uñas: manchas, posibles infecciones y cómo hay que cortarlas

Ramón Sánchez-Ocaña
Uñas: posibles infecciones y cómo hay que cortarlas

Píldoras

 

Es evidente que en la escala zoológica las uñas tienen una misión muy dispar. Para unos es garra, para otros defensa y para el ser humano la dureza en el extremo de los dedos nos permite eso que parece tan simple de asir, coger, aprehender. (Quien se haya roto una uña o haya exagerado casualmente su corte, sabrá lo difícil que resulta abrocharse un botón).

Se pueden definir como una dureza de la piel formada por queratina. Crece entre 3 y 4 milímetros al mes y tiene un espesor de medio milímetro aproximadamente. Toda ella es de un color rosado, menos esa media luna que está junto a la raíz y que por su forma se llama precisamente lúnula. Esa lúnula no siempre es visible. Y es que ahí la dermis se vuelve opaca y no deja traslucir ese color rosáceo.

Cuando aparecen blanquecinas

Uno de los problemas de las uñas es que aparezcan blanquecinas o con motas blanqueadas. Y es que debajo se sitúa el lecho ungueal que normalmente es rosado. Pero si ese lecho ungueal ha producido queratina, no hay transparencia rosada, y la uña queda blanquecina o salpicada de motas blancas. Es lo que los especialistas llaman leuconiquia. No tiene ningún problema más que el estético.

Estrías

También es frecuente que haya uñas estriadas o muy poco resistentes que se rompen con mucha facilidad. Normalmente, el causante es un hongo que produce la micosis que afecta a la uña. También la psoriasis puede afectar a la uña dándole ese carácter quebradizo o débil. Debe visitar al dermatólogo.

Fragilidad

Es el motivo más frecuente de consulta sobre las uñas. Las causas pueden ser muy diversas. Desde una deficiente hidratación, hasta falta de hierro, pasando por carencias vitamínicas.

Quienes más padecen este problema son las amas de casa por tener las o manos demasiado tiempo en agua caliente o utilizar detergentes, disolventes que dañan la estructura de la uña. Sin duda, la protección con guantes es el mejor remedio.

Cuando se despegan

Otras lesiones frecuentes son las llamadas onicolisis, que es el nombre técnico que se aplica cuando las uñas se despegan. También puede deberse a muchas causas (golpes, por ejemplo, cuando se tienen muy largas), y entre ellas cabe destacar el consumo de algunos medicamentos. Suele aparecer entre quienes dejan el hábito de morderse las uñas. Su nacimiento entonces es distinto, despegado. En otros casos, es consecuencia de alguna infección. Si la uña se despega, debe cortarse casi al límite, dejando muy poca longitud. Y se deben tomar medidas (es frecuente la falta de hierro).

Otro problema es precisamente el contrario: la uña crece y se desplaza hacia abajo formando una especie de garra. Es más frecuente en las uñas de los pies. Y si no hay ninguna causa orgánica que lo justifique, se debe casi siempre a la presión continuada del calzado.

Manchas

Otro trastorno frecuente es el cambio de color en las uñas. Entre fumadores, por ejemplo, es fácil encontrarlas amarillas. Diversos fármacos las pueden teñir de distintos colores. Las sales de oro de amarillo, y algunos antibióticos de verde, color preferido también de algunos hongos.

No puede olvidarse que ese color de las uñas tiene también un matiz profesional. Los fotógrafos que manipulaban ácidos solían tener las uñas de otro color.

Onicomicosis

Se llama así a la afectación por cualquier tipo de hongo. Es el problema de uñas más frecuente. Aunque es más fácil que se produzca en las uñas de los pies, también pueden verse afectadas las de las manos. El tratamiento necesita la constancia y la paciencia de quien la sufre ya que suele ser largo.

Debe recordar

  • Las afecciones de las uñas no suelen ser graves. Pero pueden ser dolorosas.
  • Las uñas, como las manos, son en general un factor estético importante. Unas uñas cuidadas  dan sensación de salud y de higiene.
  • Las uñas de los pies deben cortarse rectas, no curvas como las de las manos. Unas uñas mal cortadas y unos zapatos apretados son la causa más frecuente de la encarnación de las uñas. Por eso es algo que padecen mucho más las mujeres que los hombres.
  • Las uñas estriadas o muy frágiles suelen deberse a una contaminación por hongos.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor