Santiago Cambero Rivero
Opinión

Voluntariado, la energía del altruismo en la era Covid

Santiago Cambero
Coronavirus: el voluntariado se dispara por la pandemia en 2020

De todos es sabido que la pandemia del COVID-19​ ha provocado inesperadamente múltiples cambios en nuestras vidas, en cuanto a determinados hábitos de conductas hasta ahora cotidianos. De alguna manera, los científicos sociales consideramos que la cosmovisión, las escalas de valores y las formas de relacionarnos están siendo reemplazadas por otros elementos de la “nueva normalidad” impuesta por los gobiernos, que anuncian otro hito de la historia reciente de la humanidad. 

Tales circunstancias adversas y convulsas nos transitan hacia una nueva era, que podríamos calificar posCOVID-19, dado que lo que antes pensábamos, sentíamos y actuamos no será igual transcurrido este periodo hacia otra época, tras el embate en la salud mundial del nuevo coronavirus. Quizás sea un annus horribilis para olvidar de la memoria colectiva a escala global, pero también para destacar aspectos positivos de crecimiento individual y progreso social

Lecciones de autocuidado y empatía

Uno de los haberes inmateriales aprendido como Homo Sapiens, fueron las actitudes de la compasión, el autocuidado y la empatía, además de la solidaridad social que resultan frecuentes ante grandes catástrofes naturales o actos terroristas. Cada uno de estos eventos trágicos son una nueva lección que nos enseña a hacer causas comunes para solventar situaciones desfavorables, comprender la diversidad humana, interpretar la realidad desde distintos enfoques, significar lo relevante en nuestras vidas, …, en definitiva, ser mejores personas consigo mismo y quienes nos rodean a diario. 

Sin duda, la resiliencia, como la capacidad de afrontar la adversidad, reforzará nuestro sistema inmunológico para defender cada cuerpo social contra los organismos infecciosos y otros agentes invasores que provocan enfermedades perjudiciales para la salud humana. Está ocurriendo con más de un millón y medio de fallecidos por COVID-19 en todo el mundo, especialmente entre la población de edades avanzadas, aunque cualquiera no está eximido de padecer los efectos y secuelas de este microorganismo. La edad no es una vacuna, pues este virus no discrimina por generaciones, a pesar de las cifras oficiales engrosadas en los grupos etarios más longevos del mundo.

Ejercicio de ciudadanía activa y democrática

Estos hechos epidemiológicos y sociales magnifican ciertas conductas prosociales durante este tiempo de pandemia. Uno de esos comportamientos es el altruismo con los otros, es decir, la actitud de ayudar, cooperar o servir constructivamente para vivir una experiencia filantrópica. Esta energía humana fue vehiculada a través de movimientos espontáneos ciudadanos que donaron tiempo, habilidades, cariño, …, para arrimar el hombro allí donde hacía falta manos, cabezas y corazones solidarios. Aún recordamos aquellas personas colaborando para frenar las consecuencias directas y colaterales del confinamiento domiciliario en el primer Estado de Alarma en España.

Fue el voluntariado emergido de esta crisis sanitaria, con acciones de entrega de alimentos y techo provisional a personas sin hogar, acompañamiento telefónico y telemático a mayores en situaciones de soledad, docencia a distancia con niños y adolescentes, fabricación de mascarillas, etc. Desde mi perspectiva sociológica, el fenómeno de este voluntariado, más o menos organizado, por el COVID-19 contribuyó a aliviar el aislamiento social en aquellos meses. De ahí, que el voluntariado siga siendo el ejercicio de ciudadanía activa y democrática que ofrece garantías de un mundo mejorable.   


Santiago Cambero Rivero (@santiagocambero) es Sociólogo y Gerontólogo, Profesor de la Universidad de Extremadura (@infouex)

0

No hay comentarios ¿Te animas?