Consejos

¿Te mareas cuando viajas? Toma nota de estos consejos para intentar evitarlo

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 2 de febrero de 2020

3 minutos

Además de los fármacos anti mareos, hay medidas que ayudan a prevenirlos y a reducir sus síntomas

Mareos al viajar en coche

En las personas mayores, los vértigos y los mareos pueden tener causas muy diversas, pero cuando estos se producen en un viaje, lo más probable es que sea el propio movimiento que genera el vehículo el que los provoca.

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (@SEMERGENap) explica que a este tipo de mareo concreto, que va ligado a los desplazamientos, se le denomina cinetosis y se caracteriza, entre otros síntomas, por una sensación general de malestar, náuseas que pueden acabar en vómitos, muchas ganas de bostezar y frío o calor anormal, este último acompañado frecuentemente de sudoración.

¿Por qué nos mareamos?

Los expertos coinciden en que es un desajuste en la información que llega a nuestro cerebro, respecto al movimiento que percibimos, lo que genera este trastorno molesto y desagradable, pero también pasajero.

Especialistas de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (@SEORLCCC) señalan que, en la mayoría de ocasiones, tiene que ver con una alteración en nuestro sentido del equilibrio. Se trata, por tanto, de un síndrome vestibular, de un desajuste en la información que envía el oído medio a los receptores cerebrales.

La percepción visual, el equilibro que reside en nuestro oído y el “contrasentido” de un cuerpo que está quieto, tal vez sentado en el interior de un coche o en el asiento de un avión, pero que realmente se mueve por circunstancias ajenas a él, es lo que acaba haciendo que nuestro cerebro no entienda nada y el organismo tenga reacciones anómalas y diversas.

cinetosis, mareos provocados por el movimiento al viajar

Medidas preventivas básicas

No está demasiado claro porqué unas personas presentan una mayor tendencia a marearse que otras. Aun así, los niños y también los adultos mayores, que con el paso de los años pueden haber experimentado un cierto deterioro en los mecanismos de control del equilibrio, son dos de los grupos de población susceptibles de sufrir este tipo de desajustes. Si sabes que tienes tendencia a sufrir mareos por el movimiento, algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para impedir que aparezcan son:

  • Descansa lo suficiente la víspera del viaje. La fatiga o dormir mal la noche anterior, unidos el nerviosismo o el estrés que puede implicar un traslado, son factores desencadenantes o, como mínimo, agravantes de la situación.
  • Evita las comidas copiosas justo antes de subirte al coche u otro medio de transporte.
  • Siempre que resulte posible, elige bien el sitio. Una persona que suele marearse debe sentarse en el asiento delantero del coche, el del copiloto, para tener una visión más amplia de la carretera. Si vas en tren procura estar en ventanilla y siempre sentado en la dirección de avance de la marcha, nunca de espaldas. En barco y en avión las áreas centrales serán siempre en las que menos se note el movimiento.
  • Cualquier actividad que implique fijar la vista en un punto determinado, especialmente leer en papel o en la pantalla de cualquier dispositivo, resulta totalmente desaconsejable.
  • Si depende de ti, como ocurre en un viaje en coche, vigila que la temperatura del habitáculo sea la adecuada, ni demasiado frío ni excesivo calor. El aire fresco es el mejor remedio anti mareo, así que procura llevar la ventanilla bajada aunque solo sea unos centímetros.
  • También la persona que va al volante puede contribuir a evitar que esta situación se dé entre sus acompañantes, realizando una conducción suave que evite en lo posible los cambios bruscos de velocidad o los giros inesperados y muy pronunciados.
Los mareos también pueden darse en el barco o en el avión

Me encuentro fatal ¿qué hago?

Si pese a estos consejos los síntomas del mareo aparecen, la mejor manera de reducirlos es detener el movimiento. Parar unos minutos para tomar el aire y estirar las piernas. Mantener un ritmo normal de respiración, ni demasiado rápida para evitar caer en la hiperventilación; ni profunda en exceso, logrará en la mayoría de los casos que la cinetosis ceda. Hay que recordar que, en esta situación, las personas mayores deben tener especial cuidado al bajar del vehículo debido al riesgo de caídas que el mareo implica.

Si tienes náuseas, no tomes nada sólido hasta que éstas se pasen. Sí puedes probar a ingerir algo de agua o un zumo, siempre en sorbos pequeños y observando cómo acepta tu organismo la ingesta de líquidos. Refrescarte la cara, en un área de servicio o en el aseo del tren, puede ayudar también con la sensación de calor o sofoco.

Poner en práctica técnicas de relajación, escuchar música para distraerte, desentumecer los músculos con movimientos suaves, por ejemplo haciendo unos giros de tobillos u hombros, puede ayudar sobre todo si nos encontramos en un medio de transporte, como puede ser el avión, donde tomar el aire va a ser complicado.

Por último, hay que recordar que si para ti viaje y mareo son prácticamente sinónimos, el médico puede recomendarte algún fármaco que ayude a evitar esta situación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?