Consejos

Si quieres contratar un seguro de salud, fíjate en estos aspectos previos

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 28 de octubre de 2019

2 minutos

Revisa la cobertura que te ofrecen, la letra pequeña y si ponen condicionantes por tu edad

Si quieres contratar un seguro de salud, fíjate en estos aspectos previos

Cuando una persona decide contratar un seguro de salud, para acceder a ciertos servicios sanitarios privados sin que eso resienta su economía familiar, debe meditar con tiempo esa decisión. No solo será un aspecto fundamental en lo que se refiere a la cobertura sanitaria que tendrá, sino una inversión económica cada año.

De ahí que sea importante que uno no se olvide de ciertos aspectos previos si quiere hacer uso de esos servicios, sobre todo en el caso de las personas mayores de 65 años. Algunas aseguradoras ponen un límite de edad a la hora de suscribir una póliza privada de salud, suben el precio a medida que la persona asegurada va cumpliendo años o ponen ciertas reticencias si el paciente padece alguna enfermedad crónica o grave.

Eso sí, a partir de los 75 años ya es casi misión imposible que te faciliten un seguro sanitario privado en nuestro país. 

¿Qué cubre tu seguro?

Antes de coger el bolígrafo para firmar, fíjate en las coberturas y la atención sanitaria que recibirás con la póliza que vas a suscribir. Es un error pensar que un seguro privado te cubre cualquier concepto relativo a tu salud. Por eso, pide que te detallen pormenorizadamente los servicios que se incluyen en el precio que vas a pagar anualmente, así como todo lo relativo a los tratamientos, las hospitalizaciones o el coste de algunas pruebas para confirmar un diagnóstico.

Por ejemplo, la salud de tu boca es un servicio que en muchas aseguradoras no se incluye en el paquete más básico y el precio del mismo dependerá de cada compañía.

Seguro de salud

¿Qué es el copago o el periodo de carencia?

En la cuestión económica, no te olvides tampoco de revisar si hay o no copago. Es decir, si se aplica una cantidad de dinero por el uso de un servicio médico concreto o ese importe aparece ya fijado en la mensualidad que se paga.

Y párate cuando leas un párrafo que hace mención al periodo de carencia. Lo más seguro es que sea un concepto del que nunca hayas oído hablar, pero es importante que sepas que es el tiempo que pasa desde que te das de alta en un seguro hasta que puedes hacer uso de él. Por ejemplo, una persona contrata un seguro cuando se encuentra con una patología importante y desconoce que tienen que pasar varios meses hasta que pueda operarse o hacerse una prueba esencial para ese diagnóstico.

Un tiempo que, como es lógico, no se tiene en cuenta cuando se trata de una urgencia médica o si nos hemos cambiado y venimos de otra compañía aseguradora.

Últimos consejos

Mucha gente contrata un seguro médico privado para poder acceder a un amplio cuadro médico con especialistas de todo el sector sanitario. En este sentido, revisa si en esa póliza que vas a hacer efectiva entran todos esos médicos y si, además, puedes elegir el facultativo que precisas y quieres en cada momento.

Una atención que puede ser extensible también fuera de nuestras fronteras. Hay aseguradoras que incluyen asistencia médica en el caso de tener un percance en el extranjero, mientras que otras que no lo contemplan. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?