Consejos

Si tienes más de 60 años, deja de cometer estos errores

Marta Vicente

Jueves 16 de septiembre de 2021

7 minutos

Sigue estos consejos para frenar los efectos del envejecimiento

Consejos para no caer en el sedentarismo
Marta Vicente

Jueves 16 de septiembre de 2021

7 minutos

Nadie debe decirte lo que tienes que hacer o no y menos si añaden "a tu edad, no deberías...". Aun así, no podemos negar que el envejecimiento es un proceso natural y, por tanto, a medida que cumplimos años, somos más vulnerables a sufrir problemas de salud si descuidamos nuestro estilo de vida. Esto es lo que defienden diversos estudios: a partir de los 60 años, si continuamos con ciertos hábitos pocos saludables, aumentan notablemente las posibilidades de que nos afecten con más fuerza que cuando éramos jóvenes. 

En concreto, un estudio de la Universidad de Stanford, publicado en la revista Nature Medicine, sostiene que el proceso natural del envejecimiento comienza más pronto de lo que muchos se creen. Estas son las tres fases que establece la investigación: 34, 60 y 74.

A los 34 años, los científicos afirman que comienza disminuir el número de hormonas que mantienen las funciones cognitivas, así como la pérdida de masa ósea. Esto se acentúa mucho más a medida que avanzamos y llegamos a las otras dos fases. “Después de los 70 años, la pérdida de músculo se acelera hasta alcanzar el 15% por década”, afirma La Fundación Española de la Nutrición (@FENnutricion)

Sin embargo, no todo el mundo envejece igual. No podemos luchar contra ese proceso natural, pero sí evitar su aceleración. Eso es lo que permite que haya personas de 70 años con una salud envidiable en comparación con otras de 50, por ejemplo. Y es aquí donde entra nuestro estilo de vida. Diversos estudios indican que cuidar los hábitos diarios previene de numerosas enfermedades en edades avanzadas. Así que, si quieres frenar el envejecimiento y sus efectos negativos, debes dejar de cometer los siguientes errores.

Mala alimentación

La malnutrición es una enfermedad resultante de una nutrición inadecuada que puede presentarse en forma de obesidad o como desnutrición. Según la Sociedad Española de Nutrición Parental y Enteral (SENPE)uno de cada 4 pacientes hospitalizados padece desnutrición, generalmente personas mayores, con patologías respiratorias, cardiovasculares o de tipo oncológico.

Pautas para mejorar la alimentación de nuestros mayores

Esto no se trata de la cantidad de alimentos que ingerimos, sino la calidad nutricional de los mismos. Cuando somos mayores, debemos sumarle necesidades nutricionales específicas a las más habituales:

  • Proteínas: debemos aumentar su ingesta porque son más difíciles de asimilar durante la digestión.
  • Ácidos grasos Omega3: recomendados por su efecto antiinflamatorio y reductor del colesterol.
  • Vitamina D: se puede obtener de alimentos como el huevo, la leche entera y pescado azul.
  • Calcio: para la buena salud de los huesos.
  • Vitaminas del grupo B: se encuentra en alimentos como verduras de hoja verde, carne magra, cereales integrales y fruta.

Vida sedentaria

No te quedes anclado en el sofá todo el día. Muévete, sal a caminar y, si tus capacidades te lo permiten, atrévete con otros deportes como correr, nadar, ciclismo... Está comprobado que los estilos de vida sedentarios constituyen una de las 10 causas fundamentales de mortalidad, morbilidad y discapacidad en el mundo. Tal es así que, después del tabaquismo, el sedentarismo representa el segundo factor de riesgo más importante de una mala salud.

Caminar, ir en bicicleta y practicar natación son los deportes más recomendados para frenar la artrosis

Consumo de alcohol, cafeína y tabaco

Sobra decir que el tabaco es muy perjudicial y que hay que dejarlo lo antes posible. Pero, los fumadores mayores especialmente vulnerables con riesgo de padecer enfermedades que se complican todavía más por el hecho de fumar. 

Por otro lado, siempre se ha creído que los efectos del alcohol son mucho más poderosos en las personas jóvenes, sin embargo, un estudio ha demostrado causa muchos más destrozos en los mayores. Finalmente, las bebidas y alimentos con cafeína no son perjudiciales para la salud si se toman con moderación.

Rendirse a la soledad

Por desgracia, en muchas ocasiones, no se puede evitar. Los mayores cada vez sufren más la terrible soledad no deseada, que afecta a su salud mental, física y cognitiva. Algunos no le dan tanta importancia y, sin embargo, la soledad mata. 

Si está en tu mano, puedes combatir ese aislamiento poniéndole freno. ¿Cómo? Toma nota de las recomendaciones de los expertos para no sucumbir a la soledad:

  • Vive experiencias intergeneracionales, pasando tiempo con jóvenes.
  • Participa en programas de salud comunitaria que se desarrollan en algunos centros de salud. Este es un buen comienzo para hacer frente a la ausencia de familiares y amigos.
  • No te cierres a encontrar nuevas amistades, aunque tengas un círculo íntimo. Sé un nómada a la hora de relacionarte con los demás.
  • Fomenta el contacto con los seres queridos varias veces por semana, para no dejar pasar el tiempo sin hablar e incrementar la sensación de aislamiento.
  • Mantén contacto con los compañeros de trabajo tras la jubilación, posibles lazos de amistad que se han forjado con los años.
  • Llama con frecuencia por teléfono o a través de videollamadas a la familia.
  • Promueve las relaciones sociales en grupos reducidos, con pequeños paseos al aire libre, la práctica de deporte adaptada a cada edad, etc.
  • Muestra empatía y comprensión con los sentimientos que pueden experimentar otras personas.
  • Potencia el optimismo y el interés por una vida activa, adaptada a la realidad de cada persona.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor