Consejos

¿Tu perro tiene síntomas de pancreatitis? Descubre sus causas

Victoria Herrero

Martes 30 de abril de 2019

2 minutos

El páncreas regula la digestión y produce hormonas que controlan la cantidad de glucosa de la sangre

Pancreatitis en perros (bigstock)

Cuidar la salud de tu animal de compañía es importante. Por ello, si observamos fiebre, vómitos, naúseas, dolor abdominal y diarrea en nuestro perro, puede que estemos hablando de síntomas que corresponden con un cuadro de pancreatitis. Una situación que, en ocasiones, no difiere de la sintomatología que pudiéramos tener los seres humanos con esta misma patología.

Una afección importante, como explican desde la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales, ya que se trata de una dolencia en el páncreas, un órgano que posee una doble función: la exocrina, para la digestión, y la endocrina, de producción de hormonas encargadas de regular la cantidad de glucosa de la sangre.

Por ello, cuando el páncreas se inflama de forma repentina, por diferentes causas, estamos hablando de una pancreatitis aguda; que puede llegar a ser crónica si se observan cambios histológicos en el organismo del perro de carácter permanente.

Posibles causas detrás de una pancreatitis canina

Descubrir la verdadera causa de esta dolencia a veces resulta complicado, advierten estos expertos, ya que pueden entrar en juego varios factores que afecten al páncreas y su correcto funcionamiento. Pero entre las más comunes encontramos

  • Traumas abdominales.
  • Causas nutricionales: especialmente en el caso de perros obsesos. 
  • Obstrucción del conducto pancreático.
  • Algunos tratamientos farmacológicos asociados a otras dolencias del can.
  • Ciertos procesos víricos o bacterianos.

Tratamiento recomendado 

Por tanto, una vez confirmado el diagnóstico de que se trata de un caso de pancreatitis, el tratamiento pasa por una serie de pautas determinadas por el veterinario y que sería deseable realizar en la misma consulta con una hospitalización para su mejor seguimiento. 

  • Ayuno de al menos 48 horas. Una vez solventada la crisis inicial de pancreatitis se seguirá con una dieta baja en grasas y proteínas y rica en hidratos de carbono. 
  • Fluidoterapia o uso terapéutico de fluidos para restaurar el equilibrio del organismo. 
  • Tratamiento farmacológico con la aplicación de antibióticos de amplio espectro, antiiflamatorios y analgésicos. Además de aportarle insulina, en el caso de que se produzca una insuficiencia endocrina que cause una diabetes mellitus, y plasma.
  • Lavado peritoneal para eliminar sustancias nocivas liberadas del abdomen.
  • En los casos más graves que pueda derivar en una perforación intestinal o en una obstrucción del conducto biliar, sería preciso realizar una intervención quirúrgica.
0

No hay comentarios ¿Te animas?