Consejos

¿Tienes previsto hacer una mudanza? Consejos básicos de manual de 'supervivencia'

Mariola Báez

Sábado 20 de abril de 2019

2 minutos

Seguir unas instrucciones muy sencillas hará más fácil cualquier traslado de domicilio

mudanza (Bigstock)

Para la mayoría de las personas, llevar a cabo una mudanza se plantea como una situación al menos estresante. En ocasiones, supone empaquetar “media vida”, algo que traer a la memoria mil recuerdos de todo tipo. Pero, dejando a un lado el aspecto sentimental y centrándonos en el práctico, una mudanza implica de dos a tres días en los que el desorden impera y los nervios afloran.

Si vas a cambiar de domicilio, tómatelo como el comienzo de una nueva etapa y tal como aconseja la Federación Española de Mudanzas (FEDEM) ponte en manos de empresas especializadas para contar con el debido asesoramiento y evitar problemas habituales que pueden llegar a surgir. Según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el análisis de los datos recogidos señaló que 6 de cada 10 usurarios quedaron satisfechos con el servicio de mudanzas que contrataron, indicando como principales problemas sufridos: el daño en algunos muebles, la falta de personal o la impuntualidad a la hora de realizar el servicio.

¿Qué puedes hacer para que tu mudanza resulte más llevadera?

A la hora de llevar a cabo un cambio de domicilio, no todo depende del “azar”. Hay muchos detalles que influyen en que todo vaya sobre ruedas y algunos dependen, en gran parte, de ti.

  1. Asesórate sobre las distintas opciones. Si tienes ayuda, tal vez puedas llevar las cosas poco a poco, en varios viajes, pero si el tiempo es un factor importante, solicitar presupuesto a varias empresas del sector y elegir el que más te convenga, puede ser la mejor solución. Recuerda que cargar con pesos para los que, tal vez, tu cuerpo no esté preparado, puede traer malas consecuencias en forma de dolores musculares o caídas.
  2. Desmonta lo que no sea imprescindible. Es algo que probablemente sí puedas hacer sin problemas y que supondrá un ahorro importante de tiempo. El mobiliario auxiliar que puedas ir preparando y empaquetando para su traslado, será “una cosa menos” de la que preocuparse.
  3. Haz limpieza. Es el momento perfecto para deshacerte de los mil objetos que todos conservamos y que realmente no tienen utilidad alguna.
  4. Empieza por preparar las cajas más sencillas: la ropa de la temporada pasada, la vajilla “especial”, los libros… poco a poco, volverás a ser consciente del espacio disponible. No olvides detallar por fuera, de alguna manera bien visible, el contenido de cada caja
  5. Ten a mano lo imprescindible, lo primero que vas a necesitar cuando te instales en tu nueva casa. Pijamas, una muda, los productos de aseo, las medicinas… mantener controlado lo esencial, evitará momentos de tensión.
  6. En la nueva vivienda, pide que cada caja se deposite en la habitación correspondiente según su contenido. Es un buen comienzo.
  7. No te agobies y, si puedes, tómate cualquier contratiempo con un poco de humor. En unos días, conseguirás que todo vuelva a la normalidad y que cada cosa encuentre el lugar preciso en tu nuevo hogar.
0

No hay comentarios ¿Te animas?