Consejos

Espacios bien aprovechados en el hogar gracias a estos trucos decorativos

Victoria Herrero

Viernes 28 de febrero de 2020

2 minutos

Huecos bajo una escalera, literas o soluciones de almacenamiento en la cocina son algunas propuestas

Espacios aprovechados en el hogar con trucos decorativos (bigstock)

Hay rincones en el hogar a los que resulta complicado sacarles partido decorativamente, ya que son de reducidas dimensiones o bien su diseño arquitectónico no es que sea muy agradecido. Sin embargo, existen buenas soluciones decorativas para aprovechar esos rincones de forma muy práctica. Te contamos algunos trucos.

Aprovechando espacios en pasillos, escaleras y recibidores

¿Quién dice que los pasillos solo sirven como zona de paso? Con una buena dosis de imaginación y si el espacio lo permite, se puede usar este rincón de la casa, recibidor incluido, para poner armarios empotrados donde guardar abrigos y bolsos, un pequeño banco para descalzarse al llegar a casa o incluso un escritorio para el ordenador.

Soluciones que se pueden extender a la parte inferior de una escalera. Hueco ideal para hacer un armario donde guardar la ropa de cama de cada temporada, a modo de despensa si no nos entra todo en la cocina o incluso para guardar los útiles necesarios para nuestro jardín

Cabeceros y estanterías con truco

En la zona del dormitorio se puede aprovechar el espacio de varias maneras muy sencillas. Una de ellas es pedir a un interiorista que os diseñe un cabecero de obra detrás de la cama, especialmente si no hay sitio a ambos lados para colocar unas mesillas. Así, será el lugar perfecto para tus libros, un par de lámparas y diversos objetos decorativos. Una misma idea que puede trasladar a los altos de una puerta, si el diseño de la casa lo permite. 

Y en la habitación de los nietos, cuando vienen de visita, no hay nada como poner una litera. Una forma práctica de ahorrar espacio y un rincón de lo más divertido para los más pequeños, que tendrán espacio suficiente en el cuarto para jugar.

Soluciones en la cocina

Si tu cocina tiene un ángulo muerto, ya tienes un hueco extra de almacenamiento. Es sencillo: dispón unas sencillas baldas o una estantería de obra y tendrás un rincón perfecto para guardar tus conservas, botes de legumbres o incluso la vajilla para ocasiones especiales

Y si tu cocina es tan reducida que no puedes poner una mesa para comer con un par de sillas, aprovecha un lateral junto a los muebles o en el caso de que haya un pilar, para poner una pequeña barra con dos taburetes altos y tendrás lista una zona para desayunar. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?