Consejos

Trucos fáciles para limpiar la base y el exterior de las sartenes

Teresa Rey

Lunes 13 de abril de 2020

2 minutos

Solo necesitaremos un par de ingredientes básicos y baratos, y en pocos minutos estarán como nuevas

5 trucos para limpiar tus sartenes y dejarlas como nuevas

Las sartenes son los utensilios más utilizados en la cocina, de modo que mantenerlas limpias como el primer día es complicado. La grasa se adhiere a ellas a pesar de que después de cada uso frotemos a conciencia. La parte que más sufre es la base, en la que se incrusta la grasa días tras días hasta tal punto que una sartén de pocas semanas parece en poco tiempo que tiene varios años. No obstante, como para la mayoría de las cosas, hay trucos que pueden ayudarnos a tener estos objetos relucientes y dejarlo tan limpios como otros artículos de casa.

La base

Si la base de tus sartenes se encuentra muy grasienta hay dos ingredientes mágicos que harán que quede reluciente: bicarbonato y vinagre blanco. Luego tendremos que usar un estropajo de aluminio, o en su defecto papel de aluminio, al que podremos estrujar y hacerlo una bola de modo que se convierta en una esponja de limpieza improvisada.

A continuación colocamos la sartén boca abajo sobre el fregadero y echamos bicarbonato sobre la base, extendiéndolo bien. Acto seguido hacemos lo mismo con el vinagre blanco. Dejamos que actúe entre unos dos y cinco minutos, y después frotamos para que vaya saliendo toda la suciedad.

Cuando ya veamos que ha quedado a nuestro gusto solo tenemos que enjaguar con el agua del fregadero y secar con un paño. Si el resultado no nos convence podemos repetir el proceso para eliminar las imperfecciones.

En sustitución del bicarbonato y el vinagre podemos usar también arcilla verde para limpiar, una especie de cera que se aplica con una esponja sobre las superficies de sartenes y ollas, con buenos resultados también.

Otros trucos

Otro consejo que debes seguir en la limpieza de las sartenes es no usar estropajo en la parte delantera. Así lo único que vamos a conseguir es rayarla más y privarla de sus elementos antiadherentes. De este modo propiciaremos que se nos peguen los alimentos. Tampoco es recomendable echarles agua fría nada más usarlas cuando aún están calientes, pues poco a poco esta costumbre elimina sus propiedades.

Si la sartén presenta restos de comida quemados podemos llenarla de agua y dejarla sobre el fuego durante unos cinco minutos, ya que el líquido caliente ayuda a quitar los residuos con más facilidad. Después puedes limpiarla normalmente con el lavavajillas y la esponja.

0

No hay comentarios ¿Te animas?