Región de Murcia

Ruta del queso murciano: Jumilla, Calasparra, Bullas y Lorca

Antonio Castillejo

Lunes 28 de febrero de 2022

8 minutos

De las ocho Denominaciones de Origen de los productos de la Región de Murcia, dos son de quesos

Quesos de Murcia. Foto: 1001 Sabores, Región de Murcia
Antonio Castillejo

Lunes 28 de febrero de 2022

8 minutos

De las ocho Denominaciones de Origen que realzan la excelencia de los productos de la Región de Murcia dos son de quesos, Queso de Murcia y Queso de Murcia al Vino que se unen al Arroz de Calasparra, el Pimenton de Murcia, los vinos de Yecla, Bullas y Jumilla y las Peras de esta misma localidad.

Por descontado, los quesos con Denominación de Origen pueden saborearse por toda la Región de Murcia pero no está demás degustarlos en algunos de sus lugares de producción, Jumilla, Calasparra, Bullas y Lorca es un buen itinerario para conocerlos.

Hay referencias bibliográficas que durante siglos corroboran cómo los pastores murcianos han elaborado sus quesos con leche de cabra y de forma artesanal. De hecho, aún se conservan antiguas prensas y cinchos de esparto.

Quesos de Murcia frescos y curados

La tradición quesera en la Región de Murcia se ha mantenido a pesar del paso del tiempo y esto ha determinado una producción limitada de quesos de maduración de extraordinaria calidad y éxito como demuestra el hecho de que, por lo que a su exportación se refiere, según datos del Ministerio de Agricultura, la DO. Queso Murcia, creada en 2005, ocupa el segundo lugar entre todos los quesos DO. de España.

Estos quesos se elaboran siempre con leche entera de la cabra de raza Murciana-Granadina muy apreciada por su gran producción de leche y su capacidad de adaptarse a a los ecosistemas más áridos.

Queso de Murcia. Foto Quesos de Murcia

Los quesos de esta DO. solo admiten como materia prima leche de estos rebaños, alimentados con pastos y productos naturales como forrajes y cereales como se ha venido haciendo durante siglos.

La DO. Quesos de Murcia incluye frescos y curados. El fresco es queso no madurado de forma cilíndrica y con grabados de pleita, la tira de esparto utilizada para su elaboración. Tiene una textura elástica, húmeda y olor láctico además de un delicioso sabor, poco salado y con un delicado aroma a leche fresca.

Por su parte, el curado, también de forma cilíndrica, es amarillo céreo o incluso ocre dependiendo del tiempo que haya estado madurando que, en cualquier caso, no puede ser inferior a cuatro meses. Su olor es característico e intenso, su delicioso sabor es poco ácido a la vez que algo salado y un poco picante en los de más larga maduración. Además, en su aroma se mezclan olor a mantequilla, heno y frutos secos a los que cuando está muy curado se une caramelo.

Queso de Murcia al Vino

Buena parte de lo dicho anteriormente sobre la DO. Queso de Murcia es naturalmente aplicable al Queso de Murcia al Vino que se elabora con leche de cabra Murciano-Granadina. Son de pasta semidura de color blanco marfil ligeramente ácida y de textura cremosa.

Queso al Vino. Foto: Consejo Regulador Quesos de Murcia

Queso de pasta prensada, lavada, y no cocida, con una maduración de 45 días en las piezas de más de medio kilo y de 30 en las de menos cuya exclusivo sabor le viene de los lavados que se practican en su corteza bañada por el vino de las mejores cepas de las DO. de Jumilla, Yecla y Bullas.

Jumilla

Como dijimos al principio un buen itinerario para degustar y conocer estos quesos es el formado por Jumilla, Calasparra, Bullas y Lorca donde, además se puede disfrutar de un espléndido patrimonio histórico y cultural.

Jumilla es patrimonio histórico gracias a sus muchos siglos de existencia que se remontan hasta la protohistoria, con el mundo ibérico en pleno florecimiento. Declarada Conjunto Histórico Artístico en 1981, el patrimonio histórico de Jumilla es simplemente espectacular. Ahí está para demostrarlo su Castillo cuyas primeras fortificaciones se remontan a la Edad de Bronce y civilización tras civilización, se han ido sucediendo en él, debido en gran parte a su situación privilegiada. En la Edad de Hierro, formaron los íberos un gran poblado fortificado y más tarde entran las legiones romanas y también fortifican el cerro, construyendo parte de la muralla que se conserva hoy día. De esta época se encuentran restos de cerámica del siglo I d. C., lo que nos da una idea, de la temprana penetración, en Jumilla, de las legiones romanas. Pero no fue hasta 1461 cuando el marqués de Villena levantó la fortaleza casi tal como la conocemos hoy, con sus tres pisos, sótano y terraza, poniendo en ella el escudo de sus armas. 

Castillo de Jumilla. Foto: Turismo de Jumilla

También merece ser visitado el Palacio del Antiguo Concejo realizado a mediados del siglo XVI por Julián de Alamíquez. El edificio es del más puro estilo manierista, a pesar de estar algo reformado, es el único ejemplo de arquitectura civil, no militar, dentro del renacimiento de Murcia. Tras la remodelación llevada a cabo entre los años 1997-1999 alberga la Sección de Arqueología del Museo Municipal "Jerónimo Molina".

Y estando en Jumilla no se puede dejar de rendir visita a la Iglesia de Santiago, uno de los grandes símbolos de la ciudad. Este magnífico templo de planta central fue declarado monumento nacional en 1931 y está rodeado de un espacioso atrio que tiene un banco corrido de sillería. El piso está hecho con las antiguas losas que sirvieron de lápidas a los enterramientos del interior de la iglesia.

Calasparra

Nada tiene que envidiar a nadie el patrimonio histórico de Calasparra. Así o demuestra El Molinico, una de las pocas edificaciones del siglo XVI que quedan en la ciudad. Esta construcción estaría encuadrada dentro de la arquitectura civil del Renacimiento. En un principio fue propiedad de la familia Melgarejo, a la postre Condes del Valle de San Juan, hasta que fue abandonado y su deterioro resultó considerable. Pero el valor histórico y artístico del edificio hizo que en 1983 se reconociera su importancia y fuera declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento Histórico Artístico Nacional.

El Molinico de Calasparra. Foto  Turismo de Calasparra

Por su parte, el edificio la Encomienda de Calasparra se ubica en un emblemático inmueble del siglo XVIII, que albergaba la Encomienda de la Orden de San Juan de Jerusalén, a la que perteneció este término municipal hasta mediados del siglo XIX.  Actualmente, el edificio ha sido derivado para los ensayos de la Banda de Música de Calasparra.

También merece una visita el Yacimiento Arqueológico Villa Vieja, ubicado en un pequeño cerro junto al Río Segura, en el sector norte de Calasparra. Es una Alquería Andalusí de una extensión de 5.500 metros cuadrados, perteneciente al medio rural, con una cronología que abarca desde el siglo XI al XIII y que posiblemente fue fundada por linajes bereberes procedentes del Magreb.

Bullas

Llegados a Bullas para conocer en primera persona sus vinos y sus quesos, no se puede olvidar descubrir también su patrimonio histórico y artístico. Resulta obligado visitar la Casa Museo Don Pepe Marsilla donde se conservan en perfecto estado tanto la decoración de estilo modernista de la parte residencial como las diferentes dependencias en las que se dividía la zona de labor y en la bodega se puede apreciar el espacio dedicado a la producción de vino con destino a la venta y otro reservado para guardar los caldos más selectos de consumo particular. En total se conservan 57 tinajas con una capacidad superior a los 140.000 litros de vino.

En la Villa Romana de Los Cantos se articulan varios núcleos, entre los que destacan la para urbana, donde quedaría ubicada la domus, residencia estacional del propietario, el complejo termal y la para frumentaria, o sector industrial, dedicado a la manufactura y almacenamiento de la producción agrícola y ganadera.

Villa Romana de los Cantos. Foto: Ruta del Vino de Bullas

Por su parte, la Torre del Reloj es un peculiar edificio, auténtico baluarte en el perfil urbano de Bullas, que se levantó en 1900 con la finalidad de regular las tandas de riego entre los agricultores. En la actualidad sigue marcando a golpe de campana el devenir de la localidad. La maquinaria del reloj constituye una verdadera joya de la mecánica y desde la azotea, donde se sitúa el campanario, se puede contemplar una magnifica vista de Bullas y sus alrededores.

Lorca

Una vez en Lorca, es imprescindible visitar su magnífico Castillo, una fortaleza de origen medieval construida entre los siglos IX y XV que comprende una serie de estructuras defensivas que, durante la Edad Media, convirtieron a la ciudad y a su fortaleza en un punto inexpugnable del sureste peninsular. El castillo de Lorca, uno de los más grandes de España, fue un bastión clave en las contiendas entre cristianos y musulmanes en la frontera de Granada y se encuentra catalogado como Bien de Interés Cultural.  

Dentro del Castillo - Fortaleza de Lorca se encuentra la Torre Alfonsina. Fue el rey Alfonso X 'El Sabio' quien ordenó que en su castillo de Lorca se construyera una gran torre pétrea que fuera pudiera ser vista desde todos los puntos del valle y de la frontera como símbolo de su poder. Esta monumental torre de 31 metros de altura se denominó Alfonsina en su honor y durante más de 250 años fue el distintivo del reino de Castilla en la frontera oriental con el reino de Granada.

Torre Alfonsina de Lorca. Foto Región de Murcia

Por último, el Palacio de Guevara, también llamado la Casa de Guevara o de "las columnas", es el edificio más significativo del barroco civil de Lorca. La importancia de este edificio desde el punto de vista histórico y artístico le valió la declaración de Bien de Interés Cultural en 2008. En la actualidad, se ha convertido en uno de los edificios más emblemáticos y representativos del destacado pasado histórico de Lorca y de la arquitectura civil y palaciega de la Región de Murcia. Tras los daños causados por el terremoto de 2011, el edificio fue enteramente rehabilitado, siendo reinaugurado el 23 de abril de 2013. 

Sobre el autor:

Antonio Castillejo

Antonio Castillejo

Antonio Castillejo es abogado y periodista. Comenzó su carrera profesional en la Agencia Fax Press dirigida entonces por su fundador, Manu Leguineche, en la que se mantuvo hasta su desaparición en 2009. Especializado en información cultural y de viajes, desde entonces ha trabajado en numerosos medios de prensa, radio y televisión. Actualmente volcado con los mayores en 65Ymás desde su nacimiento.

… saber más sobre el autor