Alimentación

6 alimentos que deberías tener siempre en tu congelador

Lunes 18 de noviembre de 2019

3 minutos

Con estos alimentos básicos en el congelador, ya no tendrás excusa para comer mal en casa

Alimentos congelados (Bigstock)

Nuestros congeladores pueden ahorrarnos muchos viajes al supermercado. Además, si somos pocas personas en casa, congelar nos permite comprar algunos productos que, por su tamaño, no nos daría tiempo a consumir antes de que se pusieran en mal estado.

Eso sí, luego tenemos que utilizarlos. Lo primero que entra es lo primero que ha de salir. No podemos olvidarlos y dejarlos mucho tiempo dentro, ya que si no será peor el remedio que la enfermedad. Lo ideal es que no pasen más de 3 meses para que mantengan todas sus propiedades, aunque cuanto antes los utilicemos, mejor estarán. Para esto es muy útil indicar las fechas de envasado en los paquetes que utilicemos. Desde Aecosan nos dan algunas recomendaciones sobre la óptima conservación de los alimentos congelados en casa.

Es hora de que le des uso a tu congelador, más allá de los cubitos de hielo y esa botella de orujo que te regalaron hace años. Tener algunos de estos básicos siempre disponibles nos ahorrará tiempo y dinero, y nos ayudará a mantener una alimentación más rica y saludable.

El pan artesano

Ahora cada vez hay más sitios donde nos venden un buen pan artesano hecho con masa madre en grandes formatos. Aunque este tipo de pan se conserva bien durante días, es muy cómodo tenerlo rebanado y congelado, para sacarlo y ponerlo directamente en la tostadora cuando queramos consumirlo. En tan solo unos minutos, el pan estará perfecto y sus propiedades organolépticas apenas se habrán resentido. Para congelarlo, asegúrate de separar bien las rebanadas antes de ponerlas en una bolsa de plástico tipo zip.

Alimentos congelados, pan en rebanadas  (Bigstock)

Frutos rojos

Moras, bayas, fresas, frambuesas, arándanos. Son frutas que soportan muy bien el frío y además, al ser pequeñas, no tardan casi en descongelarse. ¿Qué podemos hacer con los frutos rojos? Tan sencillo como ponerlos directamente en la batidora con un poco de leche o agua para hacernos un batido antioxidante por las mañanas. También podemos cortarlos en pequeños trozos para echárselos sobre nuestra leche con cereales y nuestros yogures. Tendremos un yogur de frutas totalmente natural, y con la cantidad de endulzante que nosotros queramos añadirle.

Alimentos congelados, frutos rojos  (Bigstock)

Verdura fresca

Las verduras con las que más tiempo empleamos en pelar y picar son perfectas para mantenerlas en el congelador, a espera de que les llegue su momento de cocinado. Esto viene muy bien para la gente que tiene poco tiempo para cocinar, pero que le gusta comer sano y evitar la tentación de los ultraprocesados. Podemos picar varias verduras y ponerlas en pequeños recipientes independientes. Luego solo tendremos que sacarlas y hacer nuestros sofritos, que nos sirvan para un guiso, un arroz, una pasta, o para el acompañamiento de cualquier carne y pescado. La cebolla, la zanahoria, el calabacín y el pimiento rojo y verde son perfectos para congelar y tenerlos siempre a mano.

Alimentos congelados, verduras  (Bigstock)

Caldos caseros

¿Cuántas veces nos ocurre que queremos hacer un arroz y tenemos que echarle agua porque no tenemos tiempo o nos da pereza hacer un caldo? Ya sabemos que cocinar con fondos caseros marca una gran diferencia. Podemos invertir una mañana en hacer varios tipos de caldos (pescado, verdura, carne) y congelarlos en tarros de cristal. Asegúrate de que el caldo esté frío antes de meterlo y de no llenar los recipientes hasta arriba. Siempre los tendremos a mano, para enriquecer cualquier plato o para un día frío que nos apetezca un caldo calentito.

Alimentos congelados, caldo (Bigstock)

Hierbas frescas

A veces compramos hierbas frescas para hacer una receta, y después de un uso acaban mustias en nuestra nevera; y finalmente en la basura. Perejil, albahaca, salvia, cebollino, menta, cilantro..., cualquier hierba que utilicemos en nuestra cocina podemos tenerla congelada. Conservarán perfectamente su aroma y su sabor. Retiramos los tallos que no vayamos a usar y las envolvemos en pequeños paquetes de papel de aluminio. Podemos nombrar los paquetitos con un rotulador para identificarlas cuando las queramos utilizar. No hace falta que las descongelemos antes.

Alimentos congelados, hierbas frescas (Bigstock)

Salsas para pasta

Aquí sí te recomendamos sacarlas con tiempo y dejar que se descongelen poco a poco en el frigorífico durante la noche anterior. Al día siguiente tan solo tendrás que poner tu salsa a calentar en una sartén, y mezclarla con la pasta que hayas cocido. Puedes utilizar un poco del agua de la cocción, si ves que necesitas aligerarla. Una boloñesa, una amatriciana... cualquier salsa de tomate casera condimentada nos ahorrará mucho tiempo en la cocina los días que estemos más perezosos.

Alimentos congelados, salsa Boloñesa (Bigstock)

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?